Atentado en aeropuerto de Estambul: Terrorismo, duro de matar

Turquía, uno de los más fieles aliados de los Estados Unidos en la frontera entre Occidente y el Medio Oriente, ha sido golpeada repetidas veces por actos terroristas, el último de los cuales se atribuye al Estado Islámico

Una escena de los destrozos en el aeropuerto de Estambul, tras el atentado terrorista del 28 de junio.

Una escena de los destrozos en el aeropuerto de Estambul, tras el atentado terrorista del 28 de junio.

Ricardo Arenales

El aeropuerto de Atatürk, en Estambul, el tercero de mayor tráfico en Europa, y una de las principales puertas de ingreso por parte de los países occidentales al Oriente Medio, y viceversa, fue golpeado duramente el pasado martes 28 de junio, cuando tres hombres, con armas automáticas y poderosos explosivos atados a sus cuerpos, a los gritos de ‘Alá vive’, se inmolaron dejando un saldo de 41 víctimas mortales y 239 heridos.

Las autoridades de Ankara, la capital turca, atribuyeron el atentado a fanáticos religiosos, probablemente miembros del Estado Islámico, EI, víctima a su vez de una acción militar sostenida por parte de una coalición de países occidentales, de los que hace parte Turquía.

El atentado se produce en momentos en que Turquía consolida una propuesta de recibir el mayor número de inmigrantes, que llegan a Europa por la vía de Grecia y servir de frontera entre el viejo continente y el Oriente Medio. Se produce el acto terrorista dos días después de que el primer ministro turco, Binali Yildirim, junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas naciones, después de seis años de reproches y distanciamientos.

Las relaciones entre los dos países se rompieron después de que en mayo de 2010, tropas israelíes asaltaron al carguero turco Mavi Marmara, que trasportaba ayuda humanitaria a las costas de Gaza, en territorio palestino; en aquella ocasión, murieron 10 activistas turcos y otros 60 resultaron heridos. En el pasado, Turquía fue un aliado estratégico de Israel y apoyo de sus planes expansionistas frente al pueblo palestino.

En la actualidad, el gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan, estimula un reposicionamiento de su país frente a Europa, a raíz de la oferta de recibir en su territorio a refugiados de Oriente Medio, a cambio de una ayuda de la Unión Europea de 6.000 millones de euros, y a condición de que el bloque europeo considere el ingreso de Turquía a la UE.

Una dictadura de tipo monárquico

Los planes de Erdogan, sin embargo, no han salido adelante. A pesar del acuerdo con la UE, esta le ha hecho conejo hasta ahora, y no ha desembolsado ninguna ayuda, ni considerado el ingreso a la UE. El gobierno de Erdogan es una dictadura de tipo monárquico y no es fácil presentarlo como socio confiable ante las ‘democracias’ europeas.

Sin embargo, como sucede con ciertos amores clandestinos, se mantienen, se alimentan, pero son incómodos de presentar en público. Ankara anunció desde septiembre del año pasado, su intervención militar en Siria, al lado de una coalición internacional, liderada por Estados Unidos, para combatir al Estado Islámico. A su vez, mantiene una cruenta guerra contra el pueblo kurdo, que habita una parte de su territorio, y está empeñado en una lucha independentista.

En la práctica de cada diez bombardeos de las fuerzas turcas en el norte de Siria, nueve son contra posiciones de la resistencia kurda. El 40 por ciento de la población kurda reside en Turquía. Los kurdos por su parte, anunciaron su intención de apartarse de los yihadistas en combate, como Al-nusra y Al-Qaeda, a la vez que se enfrentan abiertamente al Estado Islámico.

Esto les ha valido el respaldo de Estados Unidos, que a su vez apoya a sus enemigos en el gobierno turco. Esta complejidad de escenarios, hace que el gobierno de Ankara, que además reprime brutalmente a su pueblo y le niega derechos esenciales, coseche un gran número de enemigos en un escenario diverso. Tal vez, eso explique por qué en ese país se presentan hechos como el del aeropuerto de Estambul. Por lo menos seis atentados similares, se han producido en lo corrido de este año.

Comments are closed.