Cuando las mujeres son protagonistas

Para recuperar la historia de las olvidadas

Foto: Álvaro Angarita

Foto: Álvaro Angarita

Ana Elsa Rojas Rey

El olvido en que han quedado las mujeres que trascendieron con sus aportes en la vida de los desarrollos sociales y políticos, es reiterativo, puesto que los relatos siempre han estado soslayados por una cultura venerable hacia el ejercicio de las actividades de los hombres, relacionados sobre todo con los imaginarios del poder dirigidos hacia la dominación.

La incertidumbre entra en juego cuando la actuación de las mujeres intervienen en la ciencia, la política y en especial en los procesos de independencia de sus pueblos, en ese “orden simbólico” como dice Lacan, el mundo está construido en la representación de lo masculino.

Los antropólogos siempre registraron, la creación de la ciencia (en un comienzo fueron las armas primitivas) como actividad de los hombres, dejando de lado los inventos científicos de las mujeres. Ellas fueron recolectoras de alimentos, fueron las primeras botánicas, aprendieron a elaborar el barro a hornearlo y aprendieron la química de los esmaltes.

En la era de la horticultura, las mujeres seleccionaron plantas silvestres, para el cultivo y nuevas variedades comestibles y medicinales. En el aspecto de la filosofía, por ejemplo, Anne Conway, en el siglo XVII fue una de las primeras en disputar públicamente la filosofía cartesiana, ella abrió el camino al desarrollo de las teorías evolucionistas modernas.

Era frecuente que estas mujeres científicas publicaran sus obras con seudónimos masculinos para que fueran tomadas en serio. En la cultura de los antiguos egipcios Isis era la diosa madre, promotora de la igualdad para todos. En la rama de la escuela Pitagórica, han sobrevivido los nombres de algunas científicas como Fintis. Meliza Timich se cortó la lengua ante los ojos del tirano Dionisio, antes de revelar el secreto de la ciencia.

En la segunda guerra Mundial las mujeres del Ejército Rojo fueron definitivas para aplastar a los alemanes, les tenían tanto miedo, las llamaban “las Brujas de la Noche”, niñas entre los 17 y 22 años, que conformaron un regimiento de 115 mujeres para bombardear a las tropas enemigas. Por esa misma época nace la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), para parar la guerra.

En Latinoamérica desde la llegada de los invasores españoles, las mujeres estuvieron presentes en la lucha, con el fin de impedir el domino invasor; una de las primeras heroínas fue la noble princesa indígena Ana Caona (“Flor de oro”) de los andes colombianos. La indígena Guaitipán, llamada por los españoles como la “Gaitana” fue traicionada por el cacique Matambo lo que le impidió, llegar a la victoria contra los españoles, quien después de haberle sacado los ojos a Pedro de Añasco, como reprimenda por el asesinato de su hijo, organizó una confederación de más de diez mil guerreros.

En la lucha libertadora estuvieron presentes miles de mujeres, que sin ellas no hubiera sido posible el triunfo de la independencia. Hubo muchas, de las cuales sobresalieron: Francisca Guerra, Bárbara Forero, Petronila Nava, Josefa Baraya, Petronila Lozano, Gabriela Barriga, Carmen Rodríguez, Eusebia Caicedo, Josefa Santamaría, María Acuña, Josefa Lizarralde, Juana Robledo, Francisca Prieto de Torres, Magdalena Ortega de Nariño, Rafaela Isasi de Lozano, y muchas más. Todas estas celebridades, la historia las ocultó, por la influencia cultural de los historiadores de la colonización europea.

Ver a las mujeres de los movimientos insurgentes como el M19, Quintín Lame, PRT, EPL, están en los anales del olvido, al igual que las heroínas de la independencia. En el caso que nos asiste, con las insurgentes farianas es distinto, los tiempos han cambiado la confrontación armada fue parte de las conquistas que en los diálogos ganaron, pero también hay normas internacionales que las mujeres del mundo conquistaron. Y podemos decir que a este camino recorrido por las guerrilleras de las FARC, no están solas, bienvenidas a construir una gran plataforma de mujeres, para recuperar la historia de las olvidadas.

Comments are closed.