Por la igualdad

“Somos una masificación enorme por la reivindicación de nuestros derechos, más en este momento tan trascendental para el país, como lo es el proceso de paz, y donde es deber como población dejar nuestra huella plasmada”: Andrea Cruz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carolina Tejada

El pasado domingo 3 de julio, con mucho contenido político, Bogotá se vistió de colorido y de diversidad en el centro de la capital. Se trató de la XX marcha del orgullo gay que tanto en Bogotá como en las principales ciudades del país tuvo su puesta en escena en las principales calles.

A pesar de la lluvia

Desde el mediodía sobre la carrera séptima con calle 36, las personas marchantes empezaban a concentrarse con el fin de gritar al unísono, sin libertad sexual, no libertad política. A pesar de que Bogotá amaneció fría y lluviosa, la jornada arrancó pasada la una de la tarde, entre papayeras y cánticos que llamaban la atención de los transeúntes. Gays, lesbianas, transgeneristas, llegaban acompañados de sus familiares y amigos, cargaban una bandera, un cartel o una sombrilla multicolor, que hacía gala de la exigibilidad de derechos para quienes asumen su sexualidad desde otras orillas, diferentes a la heteronormativa.

Sin diversidad sexual y política no hay paz

Además de una expresión multicolor y folclórica que irradiaba alegría y compromiso bajo la lluvia capitalina, este sector también enarboló las banderas por el sí a la paz, pero con garantías de derechos para la comunidad. Así lo expresó Jorge Virviescas, líder de esta movilización y quien desde hace varios años viene trabajando desde el Colectivo León Zuleta.

“En este año la marcha la estamos haciendo en el marco del proceso de paz, esta marcha es histórica de los sectores LGBTI a nivel mundial, es una marcha por la reivindicación de derechos, y busca visibilizar las luchas que se están dando, no solo en lo legal, sino en el ámbito cultural. Este año hemos querido llamarla Paz en igualdad, porque creemos que la paz es completa si se deja de discriminar a la gente por su identidad de género, por su orientación sexual, o su opinión política”.

El compromiso de esta colectividad va más allá de la movilización anual, desde hace varios meses también vienen promoviendo diferentes escenarios como foros y encuentros del sector, en aras de promover la búsqueda de la paz, con garantía de derechos. También se encuentran movilizando la voz de la diversidad desde el Consejo Nacional de Paz. Así lo mencionó Andrea Cruz, representante del sector diverso sexual LGBTI, en este importante espacio: “Somos una masificación enorme por la reivindicación de nuestros derechos, más en este momento tan trascendental para el país, como lo es el proceso de paz, y donde es deber como población dejar nuestra huella plasmada”.

La igualdad es diversa, y es política

Unas 60 mil personas, desde un sinnúmero de colectivos, y desde diferentes expresiones y rincones de la ciudad, también llamaron la atención por la situación política del país. En pancartas se hacía el llamado a la renuncia del procurador Ordóñez, sumadas a los cánticos por la revocatoria del actual alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa y en favor de políticas públicas como la salud y la educación, que se denunciaban como mancilladas por su actual administración.

Por otro lado, también marchaban espacios de trabajos académicos y de estudios que desde el sector de la diversidad en Bogotá, se adelantan para seguir cimentando lo que ellos mismos llaman la construcción de una política pública y cultural que les permita actuar y construir país desde la diferencia.

Así lo comprenden, el colectivo Museo Q, quienes promueven la creación de escenarios, donde también se evidencie la historia y el aporte de esta comunidad. “Buscamos reivindicar nuestros derechos desde esos espacios donde estamos siendo excluidos, como son los museos. No queremos más museos patriarcales, no queremos museos donde el único arte es el arte patriarcal. Queremos reivindicar aquí que nuestra historia y nuestra memoria importa por eso estamos marchando hoy”, afirmó un representante de la propuesta de Museo Q.

Al final de esta importante jornada, los marchantes se concentraron en la Plaza de Bolívar, donde se desarrolló un acto político y cultural. La música, los cánticos por una ciudad diversa y de derechos, sonorizaron la capital.

Comments are closed.