Ante asesinatos en Honduras: ¡Despertémonos, humanidad!

Nos resulta intolerable que se siga matando a las defensoras de la vida, a las mujeres del pueblo, a quienes han puesto sus esfuerzos para hacer más habitable nuestro mundo.

Lesbia Yaneth Urquía

Lesbia Yaneth Urquía

Desde la plataforma continental de articulación de los Movimientos Sociales por el ALBA de los Pueblos expresamos nuestro dolor e indignación ante el feminicidio de la hermana del Copinh (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) Lesbia Janeth Urquia Urquia, quien fue brutalmente asesinada el martes 5 de julio en el Municipio de Marcala, La Paz.

Nos resulta intolerable que se siga matando a las defensoras de la vida, a las mujeres del pueblo, a quienes han puesto sus esfuerzos para hacer más habitable nuestro mundo.

Janett era una luchadora contra las represas y en defensa de la vida; una destacada dirigente comunitaria, y cuidadora de los bienes comunes y de los derechos indígenas.

Tenía 49 años, y era madre de dos hijas y un hijo.

En estos meses su lucha junto a la de la comunidad tenía como objetivo defender los ríos, evitar su concesionamiento y privatización, y especialmente frenar la construcción de la represa Aurora 1 del Municipio de San José, proyecto en el cual tiene vinculación directa la presidenta del Partido Nacional y vicepresidenta del Congreso Nacional Gladys Aurora López.

Este hecho se produjo, además, en el marco de una jornada de “consulta” que se realizó en Marcala, por parte del gobierno asesino de Honduras, sobre el proyecto de ley de aprobación del mecanismo de la consulta previa, libre e informada a las comunidades indígenas, y cuando se preparaba una nueva consulta, a realizarse este domingo en Santa Elena, La Paz, sobre la construcción de otra represa, promovida por el pueblo lenca.

El asesinato de Janeth es un nuevo golpe a las defensoras de los ríos y territorios de Nuestra América. En este año hemos sufrido el asesinato de la compañera Nilce de Souce del MAB (Movimiento de Afectados por las Represas) de Brasil, y hace cuatro meses el asesinato de Berta Cáceres, coordinadora general del Copinh, así como también de otros/as defensores y defensoras de los derechos de nuestros pueblos asesinados por este sistema capitalista patriarcal y colonial, que pretende detener la lucha de las mujeres y de los pueblos, desparramando el terror y la muerte.

Este es un grito de todos los movimientos de nuestra articulación pero muy especialmente las feministas del continente nuestroamericano decimos que no nos van a detener. Que nuestra lucha es por la vida, y por ello seguiremos andando, cada vez más juntas, cada vez más firmes.

Denunciamos al gobierno de Honduras por este nuevo feminicidio.

Exigimos que cese la persecución y los asesinatos a las compañeras y compañeros del Copinh.

Llamamos a las mujeres de nuestros pueblos a movilizarnos para exigir justicia verdadera, y para que se termine con esta impunidad.

Hacemos nuestras las palabras de nuestra querida hermana, Berta Cáceres: ¡Despertémonos humanidad!

Comments are closed.