Honduras: Que ninguna bota militar vuelva a nuestra Universidad

La lucha estudiantil sacude al establecimiento desde hace 45 días

Dick & Miriam Emanuelsson

El amplio movimiento estudiantil enfrenta desde hace 45 días a la rectoría, el Estado y el establecimiento que intentan imponer a la fuerza unas normas pedagógicas con tinte neoliberal privatizador. Pero ni con las fuerzas militares-policiales han logrado romper la unidad de los estudiantes que han dado una importante lección política a la sociedad hondureña.

La confrontación se centra en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) con más de 70 mil estudiantes inscritos. La rectora Julieta Castellanos ha ignorado primeramente a los estudiantes cuando estos han solicitado un diálogo para resolver la profunda crisis del Alma Máter.

Cuando no ha logrado de romper la unidad estudiantil, llamó a los comandos policiales militarizados como Los Cobras, Los Tigres y Fusina, un nuevo comando policial-militar que poco a poco está reemplazando a la Policía Nacional, para desalojar a los estudiantes de los edificios y facultades tomados por los jóvenes. Los uniformados llegaron el viernes 1 de julio y los estudiantes entregaron pacíficamente los edificios. La rectora, no contenta solo con el desalojo, hizo requerimiento contra 75 estudiantes, culminando así la criminalización de la protesta social y marcando, como dice la vocera estudiantil Mirta Gutiérrez que en la UNAH ya no existe la autonomía sino un régimen militar.

Pero calculó mal Julieta Castellanos, creyendo que con el desalojo de los estudiantes iba a obligarlos a regresar a las clases, paralelamente con amenazarlos de cancelar el trimestre y así perder meses de estudios.

Porque el lunes 4 de julio, asambleas con siete mil estudiantes decidieron seguir la pelea y nuevamente fueron tomadas las facultades de cada carrera. El Consejo Universitario quedó sacudido, los medios de comunicación no podían creer la magnitud de las masas estudiantiles que tenían al frente las cámaras y micrófonos ese lunes en donde se reflejaba la unidad estudiantil para llevar a cabo la lucha a un exitoso término.

Este domingo 10 de julio, miles de estudiantes se levantaron temprano para efectuar una megamarcha para subrayar sus exigencias al diálogo que la rectora había invitado al Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), que durante estos meses del 2016 ha surgido como un verdadero escudo estudiantil, que sin duda arrasaría en las elecciones internas de la UNAH si la rectora permitiera las elecciones, elecciones suspendidas por ella desde el 2013. Los representantes estudiantiles que se encuentran en el Consejo Universitario son designados por los dedos de la rectora, dice Mirta Gutiérrez, vocera del MEU, con la cual conversamos el domingo pasado preguntándole, ¿cuál es el saldo unas horas antes que comienzan el diálogo con la rectora?

–Nosotros del movimiento estudiantil levantamos una lucha a nivel nacional hace mes y medio en lo cual el movimiento reclamaba demandas legales acuerpadas por los y las estudiantes. Era la construcción de una normativa de la universidad apegada a la realidad de estudiantes universitarios y el pueblo hondureño.

Entre los reclamos, que Mirta menciona, se encuentra la representación estudiantil. En realidad no existe tal representación y menos de los 33,3% que estipula la normativa. Los representantes estudiantiles que se encuentran en el Consejo han sido colocados de dedo ahí por la rectora y no por un proceso democrático.

–Pedíamos un cese a la criminalización estudiantil en Honduras. En Honduras actualmente hay 75 estudiantes al nivel nacional con requerimiento fiscal. Es decir, acusados de delito de sedición, usurpación y daños de bienes públicos. Sin embargo nosotros como estudiantes no hemos cometido ninguno de esos delitos. Pero la Justicia en Honduras, como usted sabe, es corrupta y está coludida con el poder burocrático de este país. Para los jóvenes es muy difícil que le llegue la justicia. Por último pedíamos la desmilitarización de la Universidad al nivel nacional. ¡Que ninguna bota militar nunca más vuelva a pisar a nuestra universidad!

Se siente victoriosa. Miles y miles de estudiantes se han movilizado este domingo en ésta megamanifestación. ¡Quién se imagina uno como padre que el muchacho de 20 años se levanta a las seis de la mañana un domingo para salir a las calles y durante cuatro o cinco horas quemándose bajo el fuerte sol centroamericano! Pero ahí estaban, cantando y bailando en el Bulevar Suyapa, caminando kilometro por kilómetro para llegar al destino de la Universidad.

Y ahí estaban también los padres y madres de familia que con su letrero en la espalda decían: ¡“Madres en Lucha por la UNAH”!, orgullosas de movilizarse junto con sus hijos.

Los estudiantes del MEU han logrado como ningún movimiento estudiantil en Honduras de entablar alianzas con los padres y madres. Pero también con diferentes sectores de la sociedad hondureña que generalmente no están tan politizados o por no tener el nivel de conciencia política. Pero los estudiantes han logrado que su lucha también es una lucha de todo un pueblo, porque al fin y al cabo se trata de la Universidad del Pueblo, la Universidad gratuita, pública y de calidad en donde las próximas generaciones también entrarán para capacitarse y ser algo en el futuro, como agrega Mirta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments are closed.