Guillermo Alfonso Jaramillo: “Apoyaremos la paz”

Ratificó su lucha contra la política santista de la locomotora minero-energética, diciendo que adelantará la consulta a manera de cabildo abierto para que los ibaguereños digan no a la megaminería. “Nuestra consigna –dijo– será la siguiente: “Paz sí, mina no”.

Alcalde saluda a las delegaciones que hacen su ingreso a la plaza Simón Bolívar. Foto Nelosi.

Alcalde saluda a las delegaciones que hacen su ingreso a la plaza Simón Bolívar. Foto Nelosi.

Nelson Lombana Silva

El alcalde municipal de Ibagué, médico Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, participó activamente de la marcha libertaria que recorrió el centro de la ciudad musical de Colombia. De igual manera, pronunció un vibrante discurso, a menudo interrumpido por los sonoros aplausos de las miles de personas apostadas en la plaza Simón Bolívar, frente al palacio municipal.

Ratificó su compromiso con la paz, afirmando que apoyaría decididamente el plebiscito por cuanto su convicción intransigente era por acabar con toda manifestación de la guerra y apoyar todo gesto de paz y de cambio.

Igualmente, ratificó su lucha contra la política santista de la locomotora minero-energética, diciendo que adelantará la consulta a manera de cabildo abierto para que los ibaguereños digan no a la megaminería. “Nuestra consigna –dijo– será la siguiente: “Paz sí, mina no”.

La página web www.pacocol.org, a pesar de las hostilidades de algunos funcionarios de la administración, tomó a partes de la intervención. Estas son:

Compañeros y compañeras:

El 20 de julio no fue una batalla conmemorativa como el 7 de agosto –por ejemplo– que es la última batalla que decide la posibilidad de la independencia de Colombia. Ese es el 7 de agosto, la batalla de Boyacá.

En los ejércitos criollos al mando de Bolívar y Santander, con los llaneros que había reclutado Santander, derrotan a las tropas realistas y se termina definitivamente la posibilidad de que esta tierra pudiera ser gobernada desde España.

Eso es lo que es verdaderamente el 20 de julio. Este 20 de julio es algo muy diferente a lo del 7 de agosto, porque el 7 de agosto fue una batalla, que consolidó la posibilidad de crear una república que se denominó república de Colombia.

¿Cuáles son los orígenes de la república? ¿De dónde salen los orígenes de la república? Antes de la Revolución Francesa, los gobiernos europeos eran gobiernos monárquicos, el rey soberano; lo más cercano a Dios era el rey y sobre el rey no había nadie. Gobernaba a todos sus vasallos.

Si existiéramos todavía en esa época, todos nosotros seríamos los peones, los siervos del rey y no ciudadanos independientes, libres como lo somos hoy.

Eso es lo que hay que tener en cuenta. Por eso la Revolución Francesa marcó un hito hace más de 200 años para convertir a esos peones, a esos siervos en mujeres y hombres libres como somos hoy.

Se consolidó la república. El lema de la Revolución Francesa fue: “Libertad, igualdad, fraternidad”. Tres palabras que retumban y deben retumbar en todo este continente para que exista libertad, igualdad entre todos nosotros los colombianos y fraternidad para que nos amemos y nos queramos todos los colombianos.

Por eso le dijimos sí a Yolanda Jaramillo. Sí para que viniera una marcha que lleva el nombre y a que el 20 de julio de 1810, un cabildo abierto, una expresión del pueblo que quiso transformar a este país para que todos fuéramos ciudadanos y para que todos fuéramos personas y hombres respetables y respetados.

Ese es el 20 de julio. El 20 de julio no es más guerra, el 20 de julio no puede ser más pobreza, el 20 de julio no puede ser el no tener vinculados a los negros, a los indígenas, a la población LGTBI, no darle oportunidades a los pobres, no es negarle la educación, la salud, la vivienda y la posibilidades de trabajo y de servicios públicos y tierra a los campesinos como lo están pidiendo hoy ellos.

No, ese no es el 20 de julio que nosotros queremos. El 20 de julio tiene que con este plebiscito por la paz, y por eso los hemos convidado a ustedes, porque acaban de aprobar la posibilidad de que decidamos entre la paz que está aquí o los que quieren perpetuar la guerra con los fusiles, con los aviones, con los tanques y con todas las armas que destruyen al ser humano.

Aquí, entonces, tenemos que entender que hay una posición diferente, una Administración que se la juega toda por la paz y acompaña al presidente Juan Manuel Santos en lograr la paz para todos y cada uno de los colombianos. En eso no vamos a transigir.

El 20 de julio de 1810 permitió que los colombianos, los criollos, los indígenas y los negros dieran un paso en la transformación y en el cambio, a través de un cabildo abierto donde la gente decidió liberarse del yugo bonapartista, porque Bonaparte, francés, se había apoderado de España y no querían ser gobernados nunca más.

Hoy nosotros estamos decidiendo acá y vamos a decidir en esta tierra por la paz en favor del plebiscito. Por eso nuestra consigna es: “Sí a la paz, no a la mina”, “Sí a la paz, no a la mina”, “Sí a la paz, no a la mina”, porque aquí vamos a decidir, así como el 20 de julio de 1810 decidió en favor de crear la república de Colombia, aquí vamos a decir con el plebiscito que cese la guerra, se escondan los fusiles, desaparezcan los tanques, se desparezcan los aviones de guerra y se conforme la educación gratuita y total universitaria para la gente, la salud, el empleo, la vivienda, sacar a la gente de la pobreza, darle tierra al campesino, iniciar el proceso de cambio social que todos nosotros necesitamos.

Y aquí, en Ibagué, daremos el mayor ejemplo diciéndole no a la minería a cielo abierto porque vamos a votar no a la consulta, no queremos minería. Dos cosas diferentes: Sí a la paz, no a la consulta minera que hay acá.

Por eso, amigas y amigos, queríamos acompañar en esa marcha libertaria por la paz y por la consulta popular a Yolanda Jaramillo, a una mujer, que entiende claramente el significado de lo que representa el 20 de julio de 1810. Todas esas Policarpas Salavarrietas, todas esas mujeres que ofrendaron su vida por sacar adelante a este país. Por eso las mujeres van a tener un sitial importante en el cambio y la transformación de este país para beneficio de todos nosotros. No solamente parirnos a nosotros, no es solamente darnos cariño y amor a nosotros, es que sean las mujeres, con los hombres, con los jóvenes y con los adultos mayores los que cambiemos y transformemos este país para eliminar la guerra y consolidar la paz.

Mil gracias.

Comments are closed.