Frida Khalo: la pintora revolucionaria

Su pintura fue calificada alguna vez por André Bretón como surrealista a lo que ella respondió: “No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser”.

fryda

Renata Cabrales

Aunque Frida Kahlo nació el 6 de julio de 1907, existe el mito de que en algún momento de su vida decidió borrar tres años de sus interesantes vivencias. Pero cualquier persona incauta pensaría que el principal motivo era la vanidad de la que tanto se acusa a las mujeres, pero la verdad es que esta artista revolucionaria lo hizo con el fin de sentirse más identificada con el comienzo de la Revolución mexicana en 1910.

La pintora revolucionaria nace en medio del caos que enfrenta su natal México, cuya cultura fue siempre un orgullo para ella, y esto lo demostraba al no pasar un solo día sin lucir los bellos trajes y peinados típicos de las mujeres indígenas.

Frida la Su – Frida como la llaman de manera cariñosa algunas personas que admiran su obra, precisamente por haber retratado en ella la realidad de una mujer que desde niña se vio obligada a enfrentar el dolor, primero por una poliomielitis y más adelante por las secuelas que dejó en su frágil cuerpo un terrible accidente de tránsito.

No solo el dolor físico la agobiaba, postrándola en una cama la mayor parte de su vida, donde surgió una gran parte de su admirable obra pictórica, también el amor fue motivo para ella de gran sufrimiento al padecer diversas infidelidades por parte de su esposo el destacado pintor y muralista, Diego Rivera quien para ella era su todo e incluso, en algunos casos se refería a él con amor maternal: “Niño de mis ojos, tú sabes lo que yo quisiera darte hoy, y toda la vida. Si estuviera en mis manos ya lo tendrías. Al menos puedo ofrecerte para estar contigo en todo… mi corazón…”.

El amor de la pareja de artistas se enfrentó a duras pruebas en el tiempo que estuvieron juntos, pero la artista demuestra, sin embargo, la magnitud de su amor en una de sus obras más memorables: “El abrazo de amor”. Sin embargo, debido al trauma físico de la mujer, esta no pudo tener hijos, lo que constituyó otro motivo de sufrimiento para ella.

Su pintura fue calificada alguna vez por André Bretón como surrealista a lo que ella respondió: “No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser”.

Comprometida con la política de su país, en una de sus cartas expresa sus inquietudes acerca del comunismo en el momento que León Trotski y su esposa Natalia vivieron exiliados en México y una de sus frases más celebres en cuanto al comunismo es: “Estoy más y más convencida de que el único camino para llegar a ser un hombre, quiero decir un ser humano y no un animal, es ser comunista”.

Comments are closed.