La cultura y la lucha por un mundo nuevo

Un buen ejemplo del empeño por cambiar la sociedad desde la cultura lo encarna el caso de la revista Documentos Políticos.

Fragmento de la Obra “Retrato de Colombia” del Maestro Oramas

Fragmento de la Obra “Retrato de Colombia” del Maestro Oramas

Rosa Elisa y Miguel León

Si vamos a hablar de cultura es justo que nos preguntemos cómo la entendemos. ¿Como un conocimiento admirable y precioso, pero que es al fin y al cabo un objeto inerte, o como creatividad, como conciencia viva? La cultura nada tiene que ver con un saber enciclopédico que debe ser acumulado en nuestras cabezas. Si comprendemos la cultura como una pila de datos empíricos y hechos en bruto que deben ser aprendidos de memoria, hacemos de la cultura un objeto estático, que se convierte en una barrera de distinción social, al servicio de un intelectualismo elitista. Partiendo de esta advertencia el comunista italiano Antonio Gramsci nos explica que la cultura es la conciencia mediante la que se llega a comprender el valor histórico que uno tiene, su función en la vida.

La cultura vista como elemento fundamental de la conducta humana, arraigada en el pensamiento, producto de la creatividad, se convierte en un instrumento vivo para elevar la consciencia. Por eso el teórico Lenin nos mostró que la cultura es vital para construir un mundo nuevo, sin explotados. El revolucionario ruso sabía que las expresiones culturales y la educación son fundamentales para la construcción del socialismo, porque estas nos permiten romper la división entre el trabajo manual y el intelectual.

La cultura, como práctica, como conocimientos vivos, como expresión de la creatividad, es esencial en cualquier esfuerzo por construir un mundo diferente. Y un buen ejemplo del empeño por cambiar la sociedad desde la cultura lo encarna el caso de la revista Documentos Políticos. Esta publicación apareció en el año de 1956 como respuesta a la persecución que Gustavo Rojas Pinilla había emprendido contra el comunismo. Ilegalizados, los comunistas deciden crear una revista de análisis político y de actualidad, cuyo propósito era impulsar su plataforma política revolucionaria por medio del trabajo intelectual.

Con el pasar de los años Documentos Políticos se constituyó en un medio de análisis y debate de problemas económicos, sociales, políticos y culturales, tanto nacionales como internacionales. Pero a la vez fue una vía importante para la difusión de discusiones y reflexiones sobre la cultura, ello sin contar que allí también se publicaban temas literarios, dramáticos y de las artes plásticas. En las páginas de la revista llegaron a aparecer textos de cineastas y dramaturgos como Santiago García, Jorge Alí Triana, el caricaturista Arlés Herrera “Calarcá”, los poetas cubanos Mirta Aguirre y Nicolás Guillén, el crítico Jorge Zalamea, y el escritor y poeta Luis Vidales, entre otros

Además, Documentos Políticos le abrió sus páginas a los artistas plásticos colombianos para que llevaran su obra a los diversos lectores de la revista. Desde mediados de la década de 1970, las contraportadas, y posteriormente, las páginas de la publicación comenzaron a albergar reproducciones de esculturas, pinturas y caricaturas de artistas tan diversos como Édgar Negret, Olivia Miranda, Augusto Rendón, Gustavo Zalamea, Cecilia Delgado, José Fernando Oramas, Arnoldo Ramírez Amaya (de Guatemala), entre otros.

La revista se convirtió en una vía de transmisión de expresiones diversas, para romper ideas simplistas sobre la cultura, convirtiéndose así en un órgano educador para los trabajadores, los estudiantes, campesinos, y en general a la izquierda al acercarlos a temas relacionados con la importancia de la actividad artística.

Comments are closed.