La des – Unión Europea

Con la salida del Reino Unido la Comunidad Europea perderá un país clave dentro de la organización y sería la antesala de una futura desintegración europea.

Brexit pag economia

Iván Posada P.*

Formalmente la Comunidad Europea se conformó en 1951 inicialmente con la participación de Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Países Bajos. Fue el primer intento después de la Segunda Guerra Mundial de crear un bloque económico para implementar el libre tránsito de mano de obra y de mercancías, por lo menos en teoría. En 1973 se sumaron Irlanda, Reino Unido y Dinamarca; Grecia lo hace en 1981 en tanto España y Portugal en 1986. El último país en unirse al bloque europeo fue Croacia en 2013 para completar 28 naciones.

La Unión Europea, UE, en conjunto suma una población de 508 millones de habitantes, 7% de la población mundial, y una extensión de 4 millones de kilómetros cuadrados.

Las contradicciones

Desde su misma gestación este proyecto se vio afectado por toda una serie de contradicciones que en lo económico tienen que ver con las grandes diferencias entre los países miembros en cuanto al Producto Interno Bruto, PIB, grado de desarrollo y crecimiento, niveles de desempleo, ingresos, etc y en lo social, en temas de xenofobia, nacionalismo y el tradicional sentimiento antieuropeo de los ingleses, entre otras.

Indicadores de desempleo para ocho (8) países de la Unión Europea:

País Población Desempleo total. (cifras absolutas) Desempleo (%) Desempleo juvenil. (cifras absolutas) Desempleo juvenil (%)
España 46.507.000 5.300.000 23.2 775.000 49.6
Grecia 10.990.000 1.230.000 26.0 149.000 49.9
Reino Unido 65.000.000 1.800.000 5.5 702.000 15.3
Italia 60.780.000 3.200.000 12.7 655.000 40.9
Portugal 10.420.000 720.000 14.2 117.000 31.2
Polonia 38.500. 000 1.360.000 7.8 297.000 21.8
Francia 65.850.000 3.110.000 10.6 634.000 23.7
Alemania 80.780.000 2.050.000 4.8 301.000 7.3
Total 28

países U.E.

507.416.000 23.880.000 3.556.000

Fuente: Eurostat, Estadísticas Oficiales de la Unión Europea, 2015.

Particularmente el ingreso del Reino Unido estuvo enmarcado por la oposición de Francia durante el gobierno de Charles de Gaulle, por el papel hegemónico que podría jugar en el marco de la comunidad europea, dados los fuertes vínculos políticos, económicos y militares con los Estados Unidos.

Hoy día el Reino Unido es la sexta economía del mundo de acuerdo al PIB y aunque maneja bajas tasas –relativas- de desempleo, no escapa al fenómeno del alto desempleo entre los jóvenes y a la informalidad laboral. La mitad del intercambio comercial lo realiza con sus pares europeos.

Las anteriores consideraciones sumadas a la crisis de la zona euro, crearon las condiciones para que se votara a favor un referéndum a favor para la salida (brexit) del Reino Unido de la Unión Europea el pasado mes de junio.

Los argumentos

Los que apoyaron el brexit prometían a los electores disminución de la inmigración, más recursos para salud pública y mayores beneficios sociales. En palabras de Chris Patten, ex alto comisionado de la Unión Europea, “recuperar su país”. El Partido Laboralista impulsó el voto por el sí en amplios sectores de la clase trabajadora inglesa, igualmente no faltó el populismo al mejor estilo de Donald Trump en Estados Unidos. Otro factor que influyó el voto a favor lo constituyó el diferente grado de desarrollo económico y social entre las regiones del Reino Unido. En efecto, ciudades tradicionalmente fuertes en el sector industrial como Manchester y Sunderland, por efecto de la globalización perdieron su importancia económica y votaron afirmativamente el plebiscito.

Las secuelas

Las inmediatas secuelas son entre otras la caída de la libra esterlina a valores de hace treinta años, igual la bolsa de Madrid que registró la mayor caída de su historia (12.37%).

En lo laboral muchos trabajadores europeos que trabajan en Inglaterra tendrán que retornar a sus países de origen, y del mismo modo la mano de obra inglesa que trabaja en los países de la Comunidad Europea tendrá que regresar al Reino Unido. Otro tanto ocurrirá con las empresas, capitales y en general el mercado financiero. Aún no es claro cómo se resolverán los temas de inmigración, aranceles y aduanas.

A futuro las consecuencias son los movimientos separatistas que se puedan generar en el resto de naciones de este bloque europeo. En Francia por ejemplo, la líder del Frente Nacional, FN, Marine Le Pen, ya planteó la necesidad de celebrar un referendo sobre la permanencia del país galo en la Comunidad Europea.

Con la salida del Reino Unido la Comunidad Europea perderá un país clave dentro de la organización y sería la antesala de una futura desintegración europea. Cualquier acuerdo económico entre naciones debe pasar necesariamente por resolver los asuntos del beneficio mutuo, fronteras, inmigración, producción y empleo sin pretensiones hegemónicas.

Comments are closed.