Parte de la cocaína incautada se destina a negocios ilícitos

Evo Morales acusa a la DEA: La mitad de la cocaína que la agencia norteamericana decomisó en Bolivia, se destinó al pago de soplones, a sobornos y a otros negocios ilegales. Anteriormente, se había negociado con Pablo Escobar para financiar la contrarrevolución en Nicaragua

Durante su gestión en el gobierno, Evo Morales ha encarado en varias ocasiones la labor intervencionista de la DEA.

Durante su gestión en el gobierno, Evo Morales ha encarado en varias ocasiones la labor intervencionista de la DEA.

Alberto Acevedo

En un comunicado de prensa, divulgado ampliamente en su país, el pasado 3 de julio, el presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó a la Agencia Antinarcóticos de los Estados Unidos, DEA, de apropiarse de la mitad de la cocaína incautada en Bolivia, para venderla de nuevo a círculos mafiosos y redes internacionales del narcotráfico, a fin de apropiarse de recursos multimillonarios para sobornar a funcionarios, pagar soplones y financiar una cadena de negocios ilícitos.

La agencia de noticias Telesur, que reprodujo la información, precisó: “el mandatario boliviano explicó que agentes de la DEA aceptaron que las ganancias de las incautaciones eran utilizadas para pagar bonos a las autoridades y a los agentes encubiertos”.

Anteriormente, el mandatario boliviano, en un discurso ante las Naciones Unidas, en Nueva York, había asegurado que Estados Unidos “creó, con el problema de las drogas, la excusa mañosa para aplicar una lógica imperialista de control de las fuerzas policiales y las Fuerzas Armadas de la región, para interferir en la administración de los Estados.

“El imperio ha utilizado esta guerra hipócrita para inducir una estrategia militar y geopolítica intervencionista en las zonas ricas de recursos naturales, para el control y saqueo de los mismos. Donde está instalada la DEA y las bases militares de Estados Unidos, crece el narcotráfico, la delincuencia, los gobiernos privatizadores, los sistemas judiciales y policíacos de la narco corrupción, la riqueza ilegal, las élites millonarias corruptas servibles y funcionales al imperio”, puntualizo Evo Morales.

Disolver la DEA

Como consecuencia de esta política de intromisión abierta en los asuntos latinoamericanos, Evo Morales propuso “disolver la DEA, cerrar las bases militares norteamericanas, acabar con las certificaciones unilaterales, acabar con el intervencionismo y aprobar una resolución para terminar de una vez con el secreto bancario”.

Antes de esta denuncia, en América Latina fue célebre el escándalo conocido como Irán Contras, en el que trascendió que en aviones de la DEA eran transportados desde Medellín, en Colombia, los cargamentos de cocaína del cartel de Pablo Escobar, a cambio de que el capo entregara millonarios recursos para financiar la guerra contra el recientemente instalado gobierno sandinista en Nicaragua.

Recientemente, la investigadora Stella Caloni se refirió a este oscuro episodio de la política norteamericana: “La DEA ha sido denunciada hasta por sus ex agentes. En los años ochenta se descubrió que había un laboratorio en Huanchaca, Bolivia, desde donde la DEA enviaba la droga al Comando Sur, luego iba a Miami y retornaba el dinero, que servía para financiar la compra de armas para la contra nicaragüense, ese grupo de mercenarios que atacaba a la revolución sandinista.

“Esta institución tenía casas de torturas y siempre peleó por apropiarse de todo el negocio de la droga. Es evidente que no pretenden combatir el narcotráfico, sino tenerlo bajo su control. Todos sabemos que se trata de un negocio de millones y millones de dólares”, puntualizó Caloni.

Comments are closed.