Campesinos de Arjona (Bolívar) exigen soluciones

El predio La Sorpresa está en extinción de dominio, pero la alcaldesa favorece, por nexos familiares con el poder de ganaderos y terratenientes, a unos aparecidos que pretenden ser dueños.

Campesinos de Arjona, Bolívar, ejerciendo el derecho a la tierra, claman por paz con justicia social.

Campesinos de Arjona, Bolívar, ejerciendo el derecho a la tierra, claman por paz con justicia social.

Libardo Muñoz

Trescientas familias campesinas, asentadas en el predio rural, “La Sorpresa”, situado en la vía a Rocha, municipio de Arjona, norte de Bolívar, claman por la presencia del Estado y que cesen los hostigamientos de terratenientes ligados al paramilitarismo, quienes los acusan de ser cuatreros.

El pasado fin de semana, se cumplió una visita de solidaridad a los campesinos de “La Sorpresa”, con una delegación del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos de Bolívar, de la USO-Cartagena, de Fensuagro, JUCO, PCC, Marcha Patriótica y de la Personería Distrital de Cartagena, para formalizar una petición de protección a la Alcaldesa de Arjona, Ester María Jalilie, a quien señalan de darle la espalda a la situación y de favorecer, por nexos familiares con el poder de ganaderos y terratenientes, a unos aparecidos que pretenden ser dueños del predio de más de mil hectáreas, donde ya hay cultivos.

El predio “La Sorpresa” está en extinción de dominio, perteneció a una “empresaria” señalada por narcotráfico y por fomento del paramilitarismo, pero en la región hay un “cartel” que está detrás de enormes fincas en esas condiciones, y en este caso, la alcaldesa de Arjona y los falsos dueños cuentan con un abogado llamado Gustavo Jorge Molina, quien de manera diligente actúa como su punta de lanza.

Los poderosos de la ganadería en esta zona, tienen una empresa llamada “Cerro Bravo”, fachada de un falso dueño que está bajo detención domiciliaria y pariente político de la alcaldesa de Arjona.

Arjona es el mayor receptor de desplazados por el conflicto armado en Bolívar. “En este caso estamos ante una necesidad acumulada de 70 años o más, respetamos la propiedad privada, pero hay que hacer producir la tierra ociosa, hay mucha hambre”, declaró uno de los campesinos.

En “La Sorpresa” ya se produjeron hostigamientos de la policía con la presencia amenazante de un sujeto, que desde el timón de una lujosa camioneta, mostraba un arma de fuego, patearon ollas y provocaron pánico entre los niños, hijos del campesinado. “Esperamos que esto no se repita, pero seguimos bajo acoso jurídico necesitamos que venga la Defensora del Pueblo de Bolívar”, denunció otro campesino.

Uno de los dirigentes del campesinado arjonero dijo que van a votar por el sí a la paz, “pero con justicia social, sin amenazas, con presencia del Estado, para que la tierra produzca y eliminemos tanta miseria y tanta hambre”.

Comments are closed.