Clavos calientes

Otro “error”

El pasado fin de semana en Dabeiba, Antioquia, fueron asesinados dos policías, que el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, informado por la inteligencia de la policía y del ejército, los atribuyó a las FARC. Como quien dice una violación del cese de fuegos y hostilidades. Una semana después, está confirmado que fueron los paramilitares a los que el Gobierno trata de Bacrim y con bastante consideración. Por cierto, el ahora senador Álvaro Uribe Vélez aseguró al final de su mandato que esta región estaba libre de autodefensas y de organizaciones armadas. Pero fue otro cuento uribista.

Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa

Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa

Grave declaración

El capitán (r) del Ejército Jorge Ernesto Rojas, condenado por el intento de homicidio de Wilson Borja Díaz, ex parlamentario del PDA, está dándose mañas para pasar a la jurisdicción de justicia y paz donde se haría acreedor a los beneficios por la desmovilización de un grupo paramilitar. Lo sorpresivo es que en las diligencias de la Fiscalía declaró Salvatore Mancuso, detenido y condenado en Estados Unidos, quien aseguró que la orden de atentar contra Borja la dio Carlos Castaño, aconsejado por el ex director del DAS, José Miguel Narváez, quien también recabó en la necesidad de asesinar al abogado Alirio Uribe, del Colectivo Alvear Restrepo y en la actualidad representante a la Cámara por el PDA y a Carlos Lozano, director de VOZ y dirigente comunista.

Encuesta radial

El último estudio de audiencia real en las cadenas radiales lo ganó Caracol Radio en todas las franjas de sintonía. Está seguida de lejos por la W, RCN Radio, la FM y en la cola Blu Radio. Llama la atención que Blu Radio con la conducción de Néstor Morales y con una lujosa nómina de panelistas, no ha logrado despegar. Es la contienda entre los grandes medios de comunicación, que cuentan con enormes recursos, para competir con derroche de tecnología para ganar oyentes y por ende pauta publicitaria. El periodismo convertido en negocio, mercancía como decía Carlos Marx.

La seguridad de Uribe

Según una investigación del portal Las20rillas, la seguridad de Álvaro Uribe Vélez cuesta más de 18 mil millones de pesos al año. Son 357 personas que se encargan de su seguridad. Se le han asignado 14 camionetas blindadas, más 35 vehículos, 20 motos de alto cilindraje, dos cuatrimotor, 37 fusiles de largo alcance, 177 pistolas semiautomáticas, 45 chalecos antibalas, 93 radios de comunicación y 58 teléfonos del operador Avantel. La Policía pone una suma de $10.299 millones, le sigue la UNP con $5.048 millones y el Ejército que gasta $2.784 millones. Desde su salida de la Presidencia de la República, la seguridad de Uribe Vélez le ha costado al Estado $54.393 millones.

Comments are closed.