Día Internacional del Trabajo Doméstico: Una labor para reivindicar

El 22 de julio se celebró este día, declarado así en 1983, durante el II Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

Trabajadora doméstica.

Trabajadora doméstica.

Rosalba Gómez Vásquez
Departamento Mujer – CUT

Hacia 1988 se conforma lo que es hoy la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores del Hogar, Conlactraho. Chile, Brasil, Perú y México fueron pioneros y entre 1950 y 1970, luego se suman Colombia y Paraguay. El 30 de marzo de 1988 se llevó a cabo el I Congreso Latinoamericano de Trabajadoras del Hogar en Bogotá (Colombia), participaron 11 países de América Latina.

En la mayoría de los casos, el trabajo doméstico lo realizan las mujeres. Hoy avanzan en su lucha por el reconocimiento a la prima, al salario mínimo y a sus prestaciones; el reto es el compromiso del Gobierno y los patronos por cumplir.

Actualmente hay 52.6 millones de trabajadoras y trabajadores domésticos a nivel mundial; 83% son mujeres. Sólo el 10% de ellas están protegidas como los demás trabajadores. Pero deben tener los mismos derechos fundamentales en el trabajo así: horas de trabajo razonables; límites de pago en especie; descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas; información clara sobre términos y condiciones de empleo; respeto a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, incluyendo la libertad sindical y el derecho de negociación colectiva.

En su lucha por sus derechos, las mujeres del servicio doméstico reivindican trato digno en el trabajo, jornada en un horario justo, pago de todas sus prestaciones sociales, salud, afiliación a caja de compensación, entre otras.

Igual, las mujeres trabajadoras del servicio merecen todo tipo de respeto y buen trato, pues ellas son las responsables de los hijos, hijas y del hogar, mientras los patrones trabajan; a ellas se les entregan las llaves del hogar y la confianza de quedarse en casa, por esto ellas también deben responder a esta confianza y en ningún momento deben sufrir acoso sexual o laboral.

Hoy, la gran mayoría de ellas se capacitan para atender mejor las responsabilidades como trabajadoras del hogar.

María Roa, presidenta nacional de las Mujeres Trabajadoras del Servicio Doméstico, plantea: “El Convenio 189 de la OIT en la Conferencia Internacional del Trabajo en junio de 2011, adoptó unas recomendaciones para las trabajadoras del servicio doméstico, lo cual es una alegría para nosotras y fue gratificante su reconocimiento, ratificado en Colombia a través de la Ley 1595 del 27 de diciembre de 2012”.

Un avance importante de la lucha de las trabajadoras del servicio doméstico en alianza con las centrales sindicales, organizaciones sociales, ONG, senadores y representantes a la Cámara, es la prima de servicios dispuesta por medio de la Ley 1788 de 2016, la cual busca una reivindicación laboral en el sector; cómo se liquida y en que tiempos se debe pagar.

Es un reto desde el Departamento de la Mujer CUT, apoyar e impulsar los derechos de las trabajadoras del servicio doméstico logrando su empoderamiento, fortalecimiento y afiliación a la central.

Comments are closed.