Gabriel Jaime Santamaría: Su hija al rescate de la memoria

“Álbumes de memoria y narraciones visuales, Galería Unión Patriótica”, es el nombre del trabajo fotográfico y de un documental que presenta en Medellín, Luisa Santamaría Arbeláez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hernando López

Gabriel Jaime Santamaría Montoya fue asesinado en Medellín el 27 de octubre de 1989, pasadas las tres y media de la tarde, en su oficina de la Asamblea Departamental de Antioquia, cuando se desempeñaba como diputado de la Unión Patriótica y en pleno apogeo del genocidio de la nueva organización política, nacida al calor de los diálogos de paz con el gobierno de Belisario Betancur en 1985.

El atentado criminal ocurrió en el Centro Administrativo La Alpujarra donde se encuentran también la Asamblea, la Gobernación, el Edificio Nacional y varias dependencias judiciales. Es uno de los sitios de mayor vigilancia en la Capital de la Montaña, con mayor razón en aquella época de la guerra sucia contra la izquierda y de los atentados de los carteles del narcotráfico, liderados por Pablo Escobar.

Gabriel Jaime fue dirigente de la JUCO en la década de los años 60 y 70, luego dirigente comunista y, como ya se dijo, diputado de la Asamblea Departamental en calidad de Vicepresidente. Contaba con escoltas del DAS que no reaccionaron a tiempo aunque si acribillaron a uno de los autores materiales, un sicario de nombre Marco Antonio Meneses Naranjo, quien había ingresado a las oficinas con algunos escoltas del dirigente upeísta. La investigación nunca arrojó resultados, pero por confesiones y declaraciones del narcoparamilitar Diego Fernando Murillo, alias “Don Berna”, se supo que había sido ordenada por Carlos Castaño y contó con la complicidad del DAS y de agentes de la Fuerza Pública.

Santamaría había sufrido tres atentados, entre ellos uno con una granada que fue lanzada al vehículo en que se desplazaba y que dejó con heridas graves al conductor, el 17 de diciembre de 1987. Durante varios meses estuvo fuera del país por decisión de la dirección del Partido Comunista, debido a que el Gobierno no le fortaleció el esquema de seguridad. Regresó del exilio, pero la decisión era mantenida en pie por los criminales.

Al rescate de la memoria

Su hija, Luisa Santamaría Arbeláez, maestra en Arte Dramático de la Universidad de Antioquia y Magister en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional, con el propósito de rescatar la memoria, no solo del vil asesinato de su padre, sino del genocidio de la Unión Patriótica, apenas mencionado en los diálogos de la Habana, porque el interés del Gobierno, dice, es mostrar a las víctimas de las FARC, promovió un proyecto audiovisual con el nombre de “Álbumes de memoria y narraciones visuales, Galería Unión Patriótica”. Este proyecto consta de 25 álbumes fotográficos que narran visualmente la historia de cada líder desaparecido.

La exhibición de los álbumes se complementa con un documental, que se centra en la figura de Gabriel Jaime Santamaría. Es un esfuerzo histórico y artístico para el cual no ha recibido apoyo en ninguna parte y solo ha contado con el esfuerzo familiar y de los familiares de las víctimas locales de la Unión Patriótica.

La exposición de Álbumes de Memoria UP está en el Museo Casa de la Memoria hasta el 10 de agosto, todos estos trabajos fueron construidos con material de archivo de derechos humanos, los cuales dan testimonio de las violaciones de derechos humanos cometidos contra la UP, además visibilizan las acciones de los victimarios, con el fin de contribuir a los acuerdos de paz que se gestan actualmente, para invitar a una reflexión a la sociedad y a los grupos que se desmovilizan, en señal de alerta para que no se repita lo que sucedió con la UP. El 19 de julio fue la presentación del documental.

Un enorme esfuerzo

Luisa Santamaría nos explica el propósito de su trabajo cultural.

–¿En qué consiste el documental y la exposición “Álbumes de Memoria y Narraciones Visuales Galería Unión Patriótica, que usted está presentando?

–Este trabajo muestra el proceso de creación de álbumes fotográficos realizados como parte de un proyecto foto-documental con viudas, hijas e hijos de algunos dirigentes del partido Unión Patriótica, asesinados durante los años 80 en Colombia. Cada álbum construye su relato a través de la fotografía, en este caso se inició visibilizando la persecución al movimiento gaitanista durante los años 40 y 50 con el álbum de Jorge Eliécer Gaitán, asesinado en 1948, luego se continua con la historia de Gabriel Jaime Santamaría, fundador de la Unión Patriótica en Antioquia, asesinado en 1989.

Cada álbum se convierte en portador de voz de las familias, se encuentran la reflexión, la sanación y la reconciliación con los sentimientos. Y es por ello que la construcción de estos veinticinco álbumes de memoria y el revivir acompañadas del pasado, para las viudas, hijas e hijos, se hace liviano, las lágrimas son necesarias para lavarse y trastocar e invitar a la paz. Las fotografías, la música y los testimonios, plasman y transmiten el sentir y el recuerdo. Este es un trabajo de memoria para reconocer a Gabriel Jaime Santamaría y demás dirigentes asesinados, quienes resaltaron y lucharon por la igualdad de los derechos, la solidaridad y el apoyo al campesinado.

Visibilizar a víctimas de la UP

–¿Qué significado tiene cuando en los acuerdos de La Habana el tema del genocidio de la Unión Patriótica ha sido fundamental en el capítulo de víctimas?

–No conocimos que el tema del genocidio estuviera tratado en las conversaciones de La Habana, siempre se resaltaron a las víctimas de las FARC, pero nosotras quedamos en otro plano, alejadas del contexto que debía discutir la guerrilla. Al menos en los capítulos que dieron a conocer no nos mencionaron para nada. Es como si el sacrificio y la sangre derramada por nuestros luchadores y héroes de la patria no contara.

Pero nosotras siempre repetiremos que este proceso de tregua está cimentado en la sangre derramada por nuestros luchadores y los sacrificios de familias enteras que quedaron sin su sostén moral y muchas veces económico, sin ninguna retribución o reconocimiento del Estado. Por el contrario, la UP ha sido invisibilizada y entregar esta historia y esta memoria a las nuevas generaciones conlleva mucho sacrificio y enfrentamientos, muchas veces hasta con quienes deberían ayudarnos a hacerlo.

–¿Qué recuerda usted de su padre, Gabriel Jaime Santamaría, destacado dirigente del Partido Comunista y de la Unión Patriótica?

–Recuerdo que siempre me inculcó la sinceridad, lealtad, la entrega y la lucha, además de la solidaridad, el compartir con todas las personas sin importar su clase social o apariencia, de mi padre aprendí su generosidad, la alegría y sobre todo el buen humor a pesar de las dificultades. Recuerdo cuando se encontraba exiliado, el día que murió el abuelo, el Músico Maestro Jaime Santamaría, y nos envió una carta dándonos todo el apoyo y las palabras de ánimo y de optimismo, a pesar de que él no pudo venir al entierro de su padre. Recuerdo también que le encantaba la comida paisa y siempre que nos veíamos era alrededor de una muy buena comida. Recuerdo a un muy excelente papá, amigo y político.

–Su aporte contribuye a la paz. ¿Tiene confianza en que el acuerdo final de La Habana significará el fin del conflicto armado en Colombia?

–El Acuerdo de La Habana contribuye en algo a echar las primeras bases para discutir la necesidad de la paz. Hace mucha falta formación humana para levantar la voz de nuestros muertos sacrificados en aras de lograr una patria mejor y falta aún en los sobrevivientes para entender que no son intereses electoreros o mezquinos los que nos deben mover en aras de seguir construyendo una patria más humana y un país con equidad y justicia.

La exposición está hasta el 10 de agosto en el Museo Casa de la Memoria de Medellín (Calle 51 No. 36-66, parque Bicentenario). Lunes de 12 m a 7 p.m. Martes a viernes 10 a.m. a 7 p.m. y sábado de 10 a.m. a 4 p.m. Con el reconocimiento a dar las gracias al Museo Casa de la Memoria, en particular a su directora Adriana Valderrama por acoger y apoyar este proyecto y a Isabel Dapena directora de Museografía del museo.

Comments are closed.