Medellín por el sí: Una fiesta en la calle

La jornada se cumplió a pesar de los intentos de Victoria Eugenia Ramírez, Secretaria de Gobierno de Antioquia, que el 13 de julio envió una circular a todos los alcaldes y autoridades municipales del departamento, instándolos a impedir la realización de estas marchas en favor de la paz.

Un aspecto de la marcha del 15 de julio en Medellín.

Un aspecto de la marcha del 15 de julio en Medellín.

Pancho

Más de cien mil personas, provenientes de los departamentos de Risaralda, Chocó, Córdoba y Antioquia, se dieron cita en Medellín, este 15 de julio, en desarrollo de la Jornada Nacional por la paz. Una inmensa marea humana recorrió las principales calles del centro de la ciudad, partiendo a las 10 de la mañana desde el Parque de las Luces, frente al Centro Administrativo de la Alpujarra, para terminar su recorrido en el Parque de los Deseos, frente al Jardín Botánico.

Esperanzador ver a una multitud integrada especialmente por jóvenes, gritando consignas de apoyo a las negociaciones de paz entre el gobierno y las FARC, que se desarrollan en La Habana, campesinos, estudiantes, obreros, amas de casa, hombres y mujeres de todas las edades, comprometidos con la construcción de una nueva Colombia, un país donde se respire paz, democracia, inclusión.

Se destacó por su colorido y entusiasmo la participación de grupos de música, danza, teatro, mimos, igualmente, la participación de las mujeres constructoras de paz. Una carroza llamando a la inclusión y a la lucha por la igualdad de género, hizo presencia como compromiso de las organizaciones de mujeres de la ciudad con la construcción de un nuevo país.

Las mayores delegaciones provenían de las regiones que antaño habían sido más golpeadas por el paramilitarismo, la presencia de campesinos del Bajo Cauca y de Montería y pueblos cordobeses, demostrando que el paramilitarismo no había podido cumplir con su sueño de acabar con las luchas de los pueblos, que la represión, las masacres, la violencia paramilitar, solo había servido para fortalecer la organización popular, ahí estaban diciéndole sí a la vida, sí a la paz.

La jornada se cumplió a pesar de los intentos de Victoria Eugenia Ramírez Vélez, Secretaria Departamental de Gobierno de Antioquia, que el 13 de julio envió una circular a todos los alcaldes y autoridades municipales del departamento, instándolos a impedir la realización de estas marchas en favor de la paz.

Con esta jornada nacional de apoyo a la paz, comienza la campaña de impulso al sí, frente a la refrendación de los acuerdos de paz que se firmarán en La Habana. Un nuevo amanecer se vislumbra para Colombia, es tarea de todos hacer que este barco de la paz, arribe a un puerto seguro.

Comments are closed.