Frenar la intervención ambiental con glifosato en el Putumayo

La Organización Mundial de la Salud, la Defensoría del Pueblo y la Corte Constitucional han alertado sobre las consecuencias nefastas e irreparables que trae para la salud de las comunidades, la fauna, la flora, los ríos y la diversidad ecológica, el uso y la aspersión de glifosato.

Efectos de las fumigaciones con glifosato en las zonas agrarias.

Efectos de las fumigaciones con glifosato en las zonas agrarias.

Nuevamente el pasado 24 de julio, la Red de Derechos Humanos del Putumayo, la Baja Bota Caucana y Cofania Jardín de Sucumbíos de Ipiales, Nariño, hace un llamado a la comunidad nacional e internacional, defensores y defensoras de derechos humanos, a las instituciones garantes de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, para que se activen “estrategias solidarias entre las diferentes plataformas de unidad del movimiento social y popular para la prevención y protección de los derechos humanos, ambientales, permanencia en el territorio y los derechos que se vieren comprometidos en el ejercicio de la protesta social”.

Pues con gran preocupación, observan las consecuencias nefastas y destructivas que traerá el otorgamiento por parte de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales – ANLA- de la Licencia Ambiental Resolución 708 del 11 de julio de 2016 al Plan de Manejo Ambiental presentado por el Ministerio de Defensa para que la Fuerza Pública en sus operaciones de erradicación forzada y fumigación manual pueda usar glifosato contra los cultivos de uso ilícito, como la coca, como parte de las políticas antidrogas y de consolidación militar.

Los efectos del glifosato

La Organización Mundial de la Salud, informes de la Defensoría del Pueblo, y la jurisprudencia de la Corte Constitucional, sumado a diagnósticos médicos de hospitales municipales han alertado en anteriores ocasiones, sobre las consecuencias nefastas e irreparables que trae para la salud de las comunidades, la fauna, la flora, los ríos y la diversidad ecológica, el uso y la aspersión de glifosato.

Este es un tóxico tan perjudicial para la salud física, que su manipulación manual y directa es el equivalente a ingerir directamente veneno o aplicar químicos ácidos, no solo sobre los cultivos de coca, sino con efectos secundarios en quien manipula el glifosato y quien convive con el cultivo. Los cuerpos de los campesinos y campesinas se verán afectados por nuevas enfermedades, el uso manual del glifosato es el equivalente a la modernización de una tortura, y la continuación de factores que atenúan la impunidad por parte del Estado colombiano contra su población.

Responsabilidad ambiental y protección a las comunidades

Además de exigir la derogatoria de la Licencia Ambiental Resolución 708, que emitió la ANLA, la cual no aplica el Principio de Prevención y Precaución Ambiental, debe ser derogada en favor de la justica, la reparación. Las comunidades también piden la implementación de la propuesta de sustitución de cultivos de uso ilícito construida por las mismas comunidades, presentada el pasado mes de mayo ante el Gobierno nacional, con los principios de concertación, gradualidad e integralidad.

Comments are closed.