Jóvenes se juntan contra el militarismo y por la paz

Los jóvenes hoy le dicen al país, que puede contar con ellos para la paz. Han definido participar en la construcción desde la más amplia diversidad en el desafío de la paz, exigiendo a su vez al estado colombiano, brindarle de una vez por todas a la juventud, un destino diferente a la guerra.

Joven estudiante vinculado a la plataforma “No sirvo a la guerra”.

Joven estudiante vinculado a la plataforma “No sirvo a la guerra”.

Redacción juvenil

El próximo martes 9 de agosto, en la ciudad de Bogotá, se dará a conocer la plataforma juvenil “No sirvo a la guerra”. Una experiencia que, desde hace ya varios meses, con delegados y delegadas de más de 20 organizaciones juveniles, vienen trabajando en la tarea de encontrarse, de reconocerse y de construir escenarios de articulación y unidad alrededor de un objetivo común, superior a las diferencias ideológicas y políticas: la desmilitarización de la vida juvenil, factor que pasa por abolir la obligatoriedad del servicio militar, como elemento necesario en la construcción de un nuevo país, basado en el respeto y el reconocimiento del otro.

Y el respaldo a la salida negociada del actual conflicto armado que desangra, desaparece, mutila y asesina a los jóvenes, quienes son en últimas los que alimentan a las fuerzas armadas en conflicto, sea o no de manera voluntaria.

Este escenario, que viene convirtiéndose en una experiencia organizativa juvenil, en el que confluyen organizaciones como Juventud Rebelde, la Juventud Comunista Colombiana, Jóvenes Constructores de Paz, Tejido Juvenil Nacional Transformando a la Sociedad (Tejuntas), la red de Mujeres Jóvenes, la Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria, la Federación de Estudiantes Universitarios, la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios y la Organización Nacional de Juventudes Liberales, entre muchas otras, ha ganado reconocimiento como interlocutor de los jóvenes ante el Consejo Nacional de Paz y la oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Desde dicho espacio además de darse a la tarea de aportar a la construcción de una cultura de paz, desde la diversidad, el reconocimiento del otro y la otra, la reciprocidad, la confianza, el respeto por la dignidad humana y la reconciliación social y política, logrando generar interlocuciones entre diversas organizaciones de distintas ideologías políticas y sociales, se ha logrado concretar tres acciones que se desarrollarán en los próximos meses:

1. Apoyar la salida negociada al conflicto armado que azota a Colombia, respaldando los procesos de diálogos iniciados por el Gobierno nacional con las guerrillas de las FARC y el ELN, a través de la socialización y el aporte decidido a la pedagogía de los acuerdos suscritos hasta el momento, aportando en la medida de nuestras capacidades humanas y financieras a la campaña por la refrendación de los Acuerdos cuando estos sean sometidos a refrendación popular.

2. Fortalecer los escenarios de reconciliación política y social entre la población joven colombiana, aportando a la construcción de una nueva cultura política democrática y participativa basada en el respeto de los valores y principios democráticos y en el reconocimiento y respeto por el opositor político.

3. Generar escenarios de encuentro juvenil en los departamentos y municipios, en aras de fomentar la participación juvenil, no sólo en clave de paz, sino en clave de construir una nueva ciudadanía joven más participativa e interesada en la toma de decisiones que sobre ella le concierne, fortaleciendo la construcción de agendas juveniles territoriales.

Los jóvenes hoy le dicen al país, que puede contar con ellos para la paz. Han definido participar en la construcción desde la más amplia diversidad en el desafío de la paz, exigiendo a su vez al estado colombiano, brindarle de una vez por todas a la juventud, un destino diferente a la guerra.

Comments are closed.