“La gente debe contar sus historias”

La experiencia en dejación de armas, la movilización de los excombatientes, la reconciliación y el tratamiento mediático al proceso de paz, fueron ideas que compartió el norirlandés Patrick Colgan, un experto en planeación de programas para el fin de la guerra, durante su visita al país.

Patrick Colgan.

Patrick Colgan.

Renata Cabrales

El expresidente del Fondo de la Unión Europea para la implementación de los acuerdos de paz en Irlanda del Norte visitó Colombia y La Habana, Cuba, para compartir la experiencia sobre la implementación de los acuerdos de paz en su país.

Patrick Colgan, norirlandés, trabajó en el Fondo de la Unión Europea para la implementación de los acuerdos de paz entre el IRA y los gobiernos del Reino Unido e Irlanda. De 2004 a 2015 fue director ejecutivo del organismo especial para los programas de la UE (Seupb) que los gobiernos británicos e irlandeses establecieron para gestionar los programas Peace and Interreg en Irlanda del Norte, Irlanda y áreas del occidente de Escocia.

Durante ese periodo fue el director de contabilidad de casi tres billones de euros de financiamiento europeo, distribuido en más de 23.000 proyectos. Es experto en el diseño y ejecución de los programas de los Fondos Estructurales de la UE de cooperación transfronteriza, transnacional e interregional en diversas áreas como el gobierno local y regional, las empresas, el medio ambiente, la salud y la construcción de paz.

Colgan visitó La Habana, para reunirse con los delegados de las FARC y luego estuvo en Colombia para dialogar con el equipo negociador del Gobierno. Asimismo, dialogó con diferentes organizaciones sociales en el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, el pasado jueves 28 de julio, consciente de la importancia de compartir algunas experiencias y lecciones de los programas de paz en Irlanda del Norte.

Argumenta el irlandés que la reconciliación es el reto principal de un proceso de paz y en el caso de Irlanda hubo una visión compartida de una sociedad independiente y justa después de los cambios sociales, económicos y políticos esenciales que se consiguieron con los acuerdos de paz, lo que condujo, además, a que hubiese una reconciliación con las comunidades.

Memoria y verdad

Para la construcción de la memoria y la verdad, advierte Colgan sobre la importancia de recoger las narraciones orales, que la gente debe contar sus historias, pues siempre hay muchas versiones de la verdad de lo que ocurrió, desde diferentes actores y protagonistas del conflicto, “cada uno tiene su razón, no se sabe quién tiene la razón, pero la voz de cada uno tiene un valor y tiene que quedar registrada”.

No es sostenible el acuerdo de paz si no se vincula a los protagonistas de la guerra en la implementación, según Colgan, pues quienes hacen los acuerdos deben tener la seguridad de que el encargado de implementarlos es un organismo digno de confianza. Puede ser un referente para Colombia la inclusión que se hizo en Irlanda de la sociedad en el proceso. La inserción de la voz de los excombatientes, prisioneros y las víctimas

En cuanto al fondo de implementación para el acuerdo de paz, sostiene que se creó un comité de seguimiento, al cual debían rendir cuentas las juntas directivas para la aprobación de las solicitudes de financiación de proyectos individuales. Se crearon 56 organismos de implementación a lo largo del territorio. Advierte que durante el proceso de paz en Irlanda, se creó un comité de seguimiento a los acuerdos, presidido por él, en el que participaron de igual forma, los gobiernos, la Unión Europea, los excombatientes y exprisioneros, las víctimas, la sociedad civil, las ONG y las comunidades. Agrega que el hecho de descentralizar los recursos les permitió implementar 23 mil programas en todo el territorio, empoderando a las personas y a las organizaciones.

Principales temas en la implementación de los acuerdos:

La creación de empleo, inversión productiva e industrial, generación y desarrollo rural, participación basada en estructuras de sociedad compartida, creación de capacidad y competencias a nivel local, la inclusión social, la integración social, la reconciliación, el reconociendo el papel central de las mujeres en la construcción de la paz, la cooperación transfronteriza, los excombatientes, los exprisioneros y las víctimas.

Algunas lecciones: entender la diferencia entre el proceso de paz y la construcción de la paz. Desde el 2002 a 2007 en Irlanda se suspende el proceso y asimismo los programas, no podían continuar con lo que se habían comprometido, por eso es importante la participación temprana de la sociedad civil y de las comunidades.

Conversando con VOZ

En una entrevista para este medio, acerca de su opinión sobre los acuerdos de paz en La Habana, en comparación con el proceso de paz en su país, Colgan narra que, “yo llevo dos semanas en La Habana y dos semanas aquí y he tenido la oportunidad de discutir con muchas personas sobre el contenido de los acuerdos y me he encontrado con mucha gente que está involucrada en el proceso de paz… Tengo que decir que después de nuestras experiencias en Irlanda, donde llevamos más de 20 años con un acuerdo de paz, con todas sus limitaciones, yo me he quedado con una impresión muy fuerte, de que el contenido de los acuerdos, acá, es de una calidad muy alta”.

“Cuando se habla de la justicia por ejemplo, es algo que hace 20 años no éramos capaces de abordar. Y otra cosa: la integración de las víctimas en el pueblo, me parece muy iluminado digamos, y que promete mucho. Y también, he tenido la oportunidad de discutir con los que estaban en las cuestiones de género dentro de los acuerdos, y eso también es muy avanzado debido a las ideas y teorías; podríamos aprender mucho de eso”.

Sobre el proceso de paz y los proyectos para la implementación de la paz, advierte: “Nuestro proceso de paz, comenzó de verdad, en 1994, con el primer cese de fuegos y desde ahí, hasta 1998 se firmó el Acuerdo de Viernes Santo. Tuvimos durante cuatro años discusiones sobre el acuerdo y tuvimos momentos en los que pensamos que los acuerdos no iban a funcionar. Había muchas mujeres involucradas en los movimientos, tanto de parte de los nacionalistas y republicanos, como del Estado”.

“O sea que la cuestión de las mujeres estaba allí, era importante, y sobre todo el papel que estas cumplen en las familias en cuanto al conflicto, en cuanto a la construcción de la paz. Y eso para nosotros era un tema muy importante… Nuestros programas, eran programas con unos recursos muy grandes por lo que pudimos gestionar unos 23 mil proyectos. Dentro de nuestros programas, todos los partidos políticos y demás protagonistas estaban involucrados. El logro más grande de la implementación de los acuerdos de paz fue la independencia que se tuvo de los gobiernos del Reino Unido e Irlanda, y del IRA”.

El papel de los medios de comunicación

En cuanto a los medios de comunicación, apunta el irlandés que, en comparación con lo que sucede en Colombia, “uno puede identificar por un lado los que están a favor y los que no, en general. Pero hay que decir que la calidad de los medios de comunicación tiene un nivel bastante alto. Yo no diría que los medios de comunicación han tenido un impacto demasiado negativo en nuestro proceso, sino al contrario, totalmente positivo. De hecho apoyaron el plebiscito en 1998”.

Debido a la importancia de la participación en la sociedad de excombatientes y prisioneros políticos, Patrick Colgan nos cuenta que: “El proceso de reintegración no fue nada fácil. Hemos tenido problemas a la hora de la integración de los excombatientes en Irlanda y Reino Unido, y por ejemplo, en el contexto legal, su capacidad de entrar al empleo y de hacer ciertas cosas, ha sido difícil hasta ahora”.

“Existen muchas personas que dicen que no se debería trabajar con excombatientes, pero en general, hay una aceptación que es esencial en este proceso. En Irlanda tuvimos 40 mil exprisioneros. Todos salieron libres. Y lo que hemos tratado de hacer es garantizarles una vida digna y generar empleos, aunque esto no ha sido perfecto, poco a poco se va cumpliendo y la reconciliación se dará a largo plazo”.

Comments are closed.