EEUU: Protestas por nuevo asesinato policial en Chicago

El video en el que se ve a los agentes dando muerte a un adolescente desarmado desata días de protestas

H1ShootingPoliceCam

En Chicago, centenares de manifestantes marcharon por las calles y bloquearon el tránsito, en el marco de una serie de manifestaciones tras la divulgación de un video que muestra la balacera por parte de la Policía que le ocasionó la muerte a un adolescente estadounidense que iba desarmado. El video recientemente divulgado, captado por las cámaras portátiles de los policías, muestra los momentos previos y posteriores a la muerte de Paul O’Neal, de 18 años, que tuvo lugar el 28 de julio a manos de la policía.

En el video se ve a los policías disparando reiteradamente al coche que conducía O’Neal, que según las fuerzas del orden era robado. Luego se ve a un oficial que corre hasta donde está el joven, que yace boca abajo en un creciente charco de sangre, mientras es rodeado por los otros oficiales. Después, los oficiales esposaron a O’Neal con los brazos detrás de la espalda y registraron su mochila mientras continuaba desangrándose. A continuación, se puede oír a uno de los oficiales quejándose de que estaría 30 días cumpliendo tareas de escritorio.

El oficial de policía dice: “[Improperio]. Ahora voy a estar en el escritorio durante 30 malditos días. [Improperio] Tareas de escritorio durante 30 días”.

Paul O’Neal murió poco después en el Northwestern Memorial Hospital. El oficial del Departamento Forense del condado de Cook afirma que le dispararon por la espalda. La Policía dice que está investigando por qué la cámara portátil del oficial que le disparó a O’Neal estaba apagada y no captó el momento preciso de la balacera.

Michael Oppenheimer, el abogado de la familia de O’Neal, declaró: “Los oficiales no pueden tomar la justicia en sus propias manos. No pueden ser juez, jurado y verdugo. Eso es lo que pasó aquí hoy, y así lo demuestra la actitud que [los policías] asumieron tras el tiroteo, mientras Paul yacía esposado en el piso, muriéndose”.

El superintendente de la Policía de Chicago, Eddie Johnson, dijo que la gente “tenía derecho a sentirse molesta”.

Johnson sostuvo: “Me preocuparon algunas de las cosas que vi en los videos, y es por eso que tomamos medidas con tanta celeridad, tal como lo hicimos la semana pasada”.

La Policía dice que hay tres oficiales suspendidos por el tiroteo. La divulgación del video se produjo en momentos en que la Policía de Chicago enfrenta acusaciones de racismo y una investigación federal de sus prácticas luego de que la ciudad dejara pasar más de un año para divulgar el video de la balacera que terminó con la vida del adolescente afroestadounidense Laquan McDonald en 2014.

Democracy Now!

Comments are closed.