Cuando duele el alma y el corazón

A qué jugó Colombia en la prueba olímpica de ciclismo en ruta

Momento en el que caen Vincenzo Nibali y Sergio Luis Henao, y son superados por Majka.

Momento en el que caen Vincenzo Nibali y Sergio Luis Henao, y son superados por Majka.

Juan Carlos Hurtado F.
@aurelianolatino

Según los analistas de ciclismo, el técnico colombiano Carlos Mario Jaramillo no pudo escoger un mejor quinteto para representar al país en la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Río. Por eso, el favoritismo creció en el ámbito interno como internacional, cuando se supo que el combinado estaba conformado por Nairo Quintana, Miguel Ángel López, Esteban Chaves, Rigoberto Urán y Sergio Luis Henao; aunque a última hora Járlinson Pantano remplazó a Nairo, por quebrantos de salud que el boyacense tuvo durante el Tour de Francia.

Una de las diferencias a tener en cuenta en la carrera olímpica es que por reglamento no se usan intercomunicadores entre el cuerpo técnico y los pedalistas, por lo que el diseño de la carrera se planeó, pero el técnico nacional entregó la responsabilidad a Rigoberto Urán y a Sergio Luis Henao para que tomaran decisiones dependiendo de lo que plantearan los representativos de los otros países.

Dos visiones

Pero, ¿cuál fue el planteamiento del técnico Jaramillo con el quinteto de pedalistas? Para saber, VOZ consultó al ex ciclista profesional Luis Fernando Lara y al técnico Rafael Acevedo.

La temprana salida de Pantano en un ataque obedeció a que es el corredor de menores condiciones de escalador, y al momento de los ataques fuertes estarían dispuestos los otros, dependiendo el tramo del recorrido en el que fueran: “Dejó a los mejores para el final, para cuando se armaran las peleas grandes, a Rigo y a Henao. Creo que el técnico planteó algo escalonado: luego del trabajo de Pantano debería trabajar ‘Supermán’ López, quien marcó los ataques cuando inició la cuesta más pesada, después Chaves y de último los otros dos, que debían moverse con los que saltaran al final”, explicó Lara.

Si la primera fuga hubiera fructificado, Pantano tenía las condiciones para disputar presea; así lo había demostrado en el pasado Tour de Francia. Tal vez por esas condiciones mostradas por los nacionales, los corredores españoles, italianos e ingleses estuvieron muy pendientes de las intenciones de los cafeteros.

A su vez, el profesor Acevedo cree que otra de las intenciones de enviar a Pantano en fuga al inicio es que no era el pedalista a marcar por los europeos. También utilizó a quienes no corrieron Francia: Chaves y López, para estar pendientes de Rigo y Henao en la mitad del recorrido, y lo hicieron al pie de la letra.

“Si no es por el accidente, Henao habría obtenido una medalla, posiblemente la de oro”, dice Rafael Acevedo, con base en el rostro de cansancio que mostraba el polaco Majka, y porque en una disputa final con el italiano Nibali habría tenido posibilidades.

El accidente

Por eso, tal vez por haber tenido esas posibilidades tan cercanas, tan reales, fue que Sergio Luis declaró a Blu Radio que le dolía el alma y el corazón, que había un dolor más fuerte que el que le produjo una fractura en la cadera tras el accidente.

El corredor explicó que en esos últimos kilómetros lo que se jugaba era el color de la medalla que se colgaría, por eso asumió riesgos y siguió la línea de Nibali, quien es experto para estos tramos: “Yo iba tras de él, arriesgando como él, porque cuando se disputa algo así no se mide a qué velocidad se va sino que solo se piensa en la meta, y ese día me había levantado con esa visión y con las condiciones de disputar una medalla de oro”.

Según el corredor, la caída no quedó grabada porque bajaban a una velocidad promedio de 80 kilómetros por hora, tan rápido que la moto no los podía seguir: “Nibali nos atacó bajando porque quería despegarnos a Majka y a mí. Yo iba muy cerca de él porque sabía que no podía darle ni un metro. En una curva él entró rápido y de igual manera entré yo, pero era una curva que no tenía peralte y fue difícil controlar la bicicleta”.

El corredor aclaró que no se enredó con Nibali como inicialmente se dijo, sino que por no darle distancia iba muy pegado a él: “Vi cuando dio la curva y no la pudo dar… y yo tampoco pude sortear la curva. Caímos en el mismo punto, yo iba en su misma estela. Sabíamos que el descenso era muy peligroso”. El pedalista italiano sufrió doble fractura de clavícula y fue operado en Italia, mientras el colombiano no necesitó intervención quirúrgica y regresa al país para tener reposo.

El pedalista antioqueño dijo que el recorrido debió tener mayores medidas de seguridad, más señalización y mayor protección.

Comments are closed.