América Latina enfrenta la “depredación neoliberal”

ALBA de los Movimientos Sociales advierte sobre la política de saqueo

INDC-Sur-Global-

Laura Poy Solano

En América Latina se enfrentan retos comunes frente a la “depredación neoliberal”, desde la escasez del agua, la destrucción de los recursos naturales, la contaminación, el secuestro de ríos por hidroeléctricas o mineras, la violencia y el narcotráfico, “pero también hay resistencias sociales articuladas ante la puesta en marcha cada vez más agresiva de reformas estructurales”, afirmaron integrantes de la delegación de ALBA de los Movimientos Sociales, quienes realizan una visita a México para fortalecer las acciones de interlocución entre organizaciones sociales de todo el continente.

En entrevista con La Jornada, Esperanza Tubac, presidenta de la Asociación de Mujeres Sanjuaneras de Guatemala, que agrupa a más de dos mil indígenas mayas, afirmó que las problemáticas en la región son las mismas.

En Guatemala, dijo, tenemos todos nuestros ríos secuestradores por las empresas cañeras, por el monocultivo de palma aceitera, también hidroeléctricas que se instalaron en distintos puntos del territorio guatemalteco, pero que mantienen sin acceso a la energía eléctrica a las comunidades aledañas. Enfrentamos un problema mundial, que es el tema del agua, que afecta mucho a las mujeres, pero “creemos que estos escenarios comunes también pueden generar una articulación continental de las resistencias”.

Vianey Mora, de ALBA de los Movimientos Sociales Costa Rica, aseguró que al igual que las organizaciones de resistencia en México, “en nuestros países también queremos construir una respuesta contundente frente a esta política de saqueo de nuestros recursos, de nuestros saberes, del territorio y de nuestro propio cuerpo, porque el sistema neoliberal nos ataca a todos”.

Destacó que a escala continental “representamos una misma estrategia para el neoliberalismo. Hay zonas de producción con economías muy dependientes al libre mercado, porque mientras en Guatemala se le da énfasis al monocultivo de la palma aceitera, en Costa Rica ocurre lo mismo con la piña, y vemos que estos monocultivos, los megaproyectos y las reformas estructurales que se van imponiendo, forman parte de un mismo proyecto de dominación.

Al respecto, Manuel Bertoldi del Comité Ejecutivo del ALBA de los Movimientos Sociales señaló que Estados Unidos está tratando de reposicionar sus intereses en el contexto continental, y para ello utiliza mecanismos diferentes. “Uno ha sido las bases militares, en nuestra región existen 47, ubicadas en lugares geoestratégicos que controlan prácticamente toda América Latina, a esto se suma el anuncio de nuevas tratados de libres comercio, que incluso involucran a otros continentes, como el Tratado Transpacífico y el Mercosur con la Unión Europea”.

Gilberto Ríos, del Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras, señaló que en los países latinoamericanos se enfrenta una “represión en crecimiento, que no es un fenómeno aislado, y que nos lleva a cuestionar estos procesos de paz que vivimos en algunos puntos del continente, como Colombia o Centroamérica, y si la movilización popular que comienza a ser cada vez más evidente nos alcanzará para enfrentar un escenario donde vemos casos como la desaparición de 43 normalistas, el asesinato de una ambientalista –Bertha Cáceres– y el golpe de Estado de Honduras en 2009, con Manuel Zelaya, y que luego se repiten en Paraguay y Brasil”.

La Jornada

Comments are closed.