Acetaminofén, tan usado como inefectivo

El acetaminofén o paracetamol ni funciona para la mayoría de los dolores, ni es ni muchísimo menos seguro.

d151c816a06c8f6c4df8994dff29de6d

Alfredo Caro-Maldonado

¿Quién no ha tomado acetaminofén nunca? ¿Cómo sabemos que quita el dolor? No pongan esa cara, ya sé que cuando se lo toman se les pasa el dolor de cabeza del resfriado o la resaca, pero cuánto se le pasa, y lo más importante ¿por qué se le pasa?

El acetaminofén o paracetamol es una droga que inhibe la producción de las sustancias responsables del dolor, las prostaglandinas, y tiene unos 50 años. Lo hace inhibiendo una de las enzimas (proteínas que transforman una sustancia en otra) responsables de la síntesis de las prostaglandinas, las Cox. A diferencia del ibuprofeno o la aspirina, el paracetamol no es antiinflamatorio, pero a su vez al no inhibir la proteína Cox-1, no hace tanto daño al estómago como el ibuprofeno o la aspirina. Y además tiene efecto antipirético. Es barato, y muy conocido por la población, creando la sensación de eficacia y seguridad, algo que no es del todo así, como veremos.

La organización Cochrane se dedica a revisar lo que se conoce de medicamentos, tratamientos, etc. Recientemente ha publicado una nota de un investigador independiente donde analiza una revisión y se cuestiona la efectividad del paracetamol en el tratamiento del dolor de espalda. Andrew Moore, el investigador, cuestiona que el paracetamol sea tan efectivo y sobre todo tan seguro, como se afirma. Es un medicamento muy barato, aún así, el sistema de salud público inglés gasta unos 90 m. de € al año en paracetamol. Eso sin contar lo que gastará la gente sin prescripción médica.

Pero de qué estoy hablando si todos hemos utilizado el paracetamol y nos funciona. Pues los de Cochrane hicieron lo que se llama una “revisión sistemática”, que consiste en que dos o más investigadores, cada uno por su lado, revisan todos los estudios que se han hecho sobre la efectividad del paracetamol. Lo hicieron, repito, sobre el dolor de espalda, porque el paracetamol es el fármaco que más se prescribe a personas con dolor de espalda. Utilizaron ensayos clínicos con personas de mediana edad que tenían dolor de espalda por más de seis semanas o dolor agudo. Y les dieron paracetamol o placebo, una pastilla que no tiene nada, y de manera muy importante, los pacientes no sabían qué estaban tomando.

Pues los resultados son dramáticos, hay claras evidencias de que tomar ¡cuatro gramos! de paracetamol al día no es mejor que tomar placebo, o sea nada, tanto para el dolor agudo como para el dolor crónico. Ni quita el dolor, ni mejora la calidad de vida en cuanto a sueño. Y los investigadores coinciden en una cosa, ¡los resultados son impepinables!

Pero cómo puede ser, ¡si a mí me funciona!

Como dice Moore, qué hacer cuando se encuentra que un fármaco tan utilizado resulta que no funciona para lo que se prescribe, y como decía, no hay ningún género de duda, está claro, el efecto del paracetamol en el dolor de espalda es puro placebo. ¿Y qué pasa con otros dolores para los que es común utilizarlo? “Aquí empiezan los problemas”, dice Moore, en artritis hay una ligerísima mejora, pero es que tampoco funciona para el dolor neuropático, para el dolor debido al cáncer, y hace muy poco en dolor post-operatorio y migrañas.

Si esto que estáis leyendo os da dolor de cabeza y por tanto ganas de tomaros un paracetamol, veamos qué se sabe de su toxicidad.

Como cualquier medicamento, este no es inocuo. Otra revisión sistemática1 muestra que el paracetamol está asociado con un incremento en la mortalidad, con infarto de miocardio, con ictus, con úlcera (al contrario de lo que se piensa) y con fallo renal. Eso sin hablar de la toxicidad hepática, las personas que toman paracetamol regularmente sufren el doble de trasplantes de hígados.

El paracetamol por tanto ni funciona para la mayoría de los dolores, especialmente los crónicos y fuertes, ni es ni muchísimo menos seguro. Así que la próxima vez que te duela la cabeza o la espalda, por qué no te preguntas si lo puedes aguantar, y mejor, si lo puedes evitar. Y si el dolor es muy fuerte, enséñale a tu médico esta revisión, y pregúntale si no hay alternativas, cuál es la causa del dolor, cómo se podría reducir, etc.

índice

Ciencia Mundana

  1. Roberts E, Delgado Nunes V, Buckner S, et al. Paracetamol: not as safe as we thought? A systematic literature review of observational studies. Ann Rheum Dis 2016;75:552-9

Comments are closed.