“Con los labios cosidos le gritamos al país”

Desobediencia pacifica en la cárcel La Picota de Bogotá

Presos en desobediencia civil en La Picota.

Presos en desobediencia civil en La Picota.

Por medio de diversos boletines informativos, los presos políticos recluidos en el patio 4 la cárcel La Picota de Bogotá le hablan al país y al Estado con el objeto de encontrar una salida a la grave crisis de salud por la que atraviesan los reclusos en esta penitenciaría.

En el desarrollo de estas jornadas de desobediencia pacífica, desde inicios de agosto iniciaron sus actividades de protesta, como sentarse para el conteo de los reclusos, además realizaron la marcha del silencio. Esta jornada del silencio se desarrolló con las bocas tapadas con un pedazo de cinta, mientras otros reclusos gritaban unas consignas alusivas a la protesta, exigiendo del gerente de la Fiduprevisora, Mauricio Iregui Tarquino, atienda la calamidad en salud de las cárceles de Colombia. Así mismo le exigen al Ministerio de Salud que se apersone del tema, ya que este es el responsable de la atención en salud de los colombianos.

Igualmente se han manifestado rotundamente ante la muerte escalonada de reclusos a causa de este descuido médico, como es el caso de Juan Camilo Becerra Galvis, quien murió el pasado 6 de agosto. En ese mismo sentido denuncian las intensiones despreciables de algunos guardias, que pretenden bajo la amenaza y agresión sabotear las jornadas. “Tenemos información de que pretenden demorar el ingreso de nuestras visitas los días domingos, creemos que acciones como estas no son constructivas, no llevan a soluciones, además nuestra protesta no es mezquina y tiene justeza y razón; y la seguiremos desarrollando hasta tanto no veamos soluciones de fondo a esta problemática. No queremos seguir viendo morir a nuestros compañeros”.

Comments are closed.