Más triunfos olímpicos: Se cumplen sueños de podio

Colombia tiene su mejor presentación en la historia de los Juegos Olímpicos. Victorias que tienen más valor cuando se conoce el mínimo apoyo que reciben los deportistas nacionales por parte del Estado y la empresa privada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juan Carlos Hurtado F.
@aurelianolatino

El boxeador Yuberjén Martínez, saltó del anonimato al podio olímpico, cuando luego de cuatro peleas disputó la medalla dorada en boxeo categoría minimosca de los Juegos Olímpicos que se realizan en Río de Janeiro, Brasil.

El joven cayó en su último combate con el uzbeko Hasanboy Dusmatov, quien llegó a la final sin haber perdido un solo round y como actual campeón de Asia. Según el entrenador de este deporte en Barranquilla, Amaury Fuentes, la pelea la perdió Yuberjén porque no puso las condiciones: “Salió tenso, salió como a estudiar al rival y en el boxeo amateur no se puede estudiar, uno debe salir a disparar en seguida y a evitar que le peguen. El contrincante parece más veterano, es más rápido, lo vi más relajado, se mueve bien, dispara, pega y no se deja pegar”.

Para Amaury, las condiciones técnicas de Yuberjén son muy parecidas a las del boxeador estadounidense Sugar Ray Leonard: “Dispara bien aunque le falta más soltura, debe relajarse más, pelea muy tenso. Debe correr más el ring, soltar más las manos, no apretar mucho los puños; pero para ser la primera vez en Olímpicos estuvo muy bien”.

Condiciones que a su edad predicen más triunfos para el deporte de las narices chatas, aunque como expresa Amaury, todo está sujeto a que haya apoyo ya que se cuenta con buenos prospectos. “Yo por ejemplo tuve un gimnasio aquí en Barranquilla, de donde salió Arley Leal que ha representado muy bien al país, pero me aburrí porque nunca me dieron cinco centavos, uno saca a los muchachos a pelear y no le dan plata. Muchas veces hay que pelear con los guantes rotos, no dan nada, hay que sacar todo del propio bolsillo. Lástima porque en Colombia hay mucho talento”.

Plata cuerpo a cuerpo

En el judo femenino, categoría hasta 70 kilogramos, la vallecaucana Yuri Alvear estuvo a la altura de las expectativas y entregó otra plata al medallero nacional. Las esperanzas de los seguidores de esta ruda disciplina se basaban en el palmarés de la deportista, ya que había obtenido el bronce en los pasados juegos de Londres en 2012. Pero, aunque no logró la presea dorada, esta judoca ha obtenido el oro en los campeonatos mundiales realizados en Holanda, Brasil, Rusia y Kazajistán, en 2009, 2013, 2014, y 2015, respectivamente. Además, en juegos panamericanos, se ha colgado seis medallas de bronce y tres de plata.

Yuri es otro de esos talentos que en su juventud practicó con acierto deportes como voleibol y atletismo, hasta que fue descubierta por alguien que le vio condiciones para el judo. Poco tiempo después ya era selección Colombia.

Como la mayoría de deportistas profesionales del país, la competidora vendía empanadas, hacía rifas, pedía colaboración puerta a puerta en Jamundí y hacía bingos bailables, para financiar sus viajes al exterior a competir. No quiso que se repitiera lo del año 2006, cuando no alcanzó a reunir el dinero para luchar en un torneo juvenil en Argentina, y junto con su mamá rompieron en llanto de tristeza e indignación.

Hija de un trabajador de la construcción y una trabajadora doméstica.

Saltos de oro

Desde un principio, por el recorrido y lo ganado en esta temporada, las esperanzas de los colombianos estaban puestas en la atleta nacional Caterine Ibargüen, para obtener una medalla de oro en salto triple, en los Juegos Olímpicos. Y ella, que con su carisma se ha ganado el corazón de los aficionados, no defraudó y convirtió su triunfo en el primero del país en una prueba de atletismo olímpico.

A Río llegó como favorita por las medallas doradas que obtuvo en 2015, en los Panamericanos de Toronto, Canadá y en el Campeonato Mundial de Atletismo en Pekín. Pero también, por haber sido campeona de la Liga Diamante, en Mónaco, el pasado mes de julio.

La atleta no solo en las pistas ha sido conocida por su carácter, pues a los dirigentes de la Federación Colombiana de Atletismo les reclamó en público por los inadecuados uniformes que dieron a los representantes del país en el Mundial de Atletismo de Menores, y criticó el monopolio que se da en el Comité Olímpico Colombiano para escoger el abanderado de Colombia para la inauguración de los actuales Juegos Olímpicos.

Aunque en declaraciones a la prensa no aseguró estar en la cita olímpica de Tokio en 2020, sí dijo que “habrá Caterine para rato”, lo que según entendidos y allegados, trabajará para batir el récord mundial que desde 1995 ostenta la ucraniana Inessa Kravets con 15,50 metros. El mejor salto de la colombiana es de 15,31.

Comments are closed.