Clavos calientes

Sucede en Colombia

Hay hechos que solo suceden en Colombia y que llaman la atención en el exterior. Hace unos días se libró orden de captura contra el llamado Zar de la Seguridad Privada, Jorge Arturo Moreno Ojeda, quien es acusado por varios delitos para hacerse a las licitaciones en el sector público.

Moreno controlaba la seguridad en 150 instituciones públicas, incluyendo a la Unidad Nacional de Protección que agencia los programas de partidos y movimientos sociales. La captura de Moreno estaba cantada pero logró fugarse, antes de que se produjera, de un lujoso apartamento en el barrio Rosales de Bogotá, antigua propiedad del capo del narcotráfico Gonzalo Rodríguez Gacha, alias “El Mexicano” y que la Dirección de Estupefacientes le entregó en arriendo al Zar de la Seguridad Privada. Huyó en las narices de las autoridades.

jorge-arturo-moreno

Jorge Arturo Moreno Ojeda, el ‘zar de la vigilancia privada’. Foto tomada de La F.m.

 

Grave delito

Para las Naciones Unidas los llamados falsos positivos, constituyen un grave delito en que incurrió la Fuerza Pública durante varios años. Según un reciente informe, uno de cada tres guerrilleros “dados de baja” fue un “falso positivo”. El informe fue entre 2006-2007, gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Pero según voceros de ONG de DD.HH. la estadística es más dramática entre 2003-2006, porque fue cuando más se presentó esta modalidad delincuencial propia de agentes del Estado, antes de que fuera denunciada a raíz de los desaparecidos de Soacha.

 

Polémica con la Corte

Algunos constitucionalistas se han apartado de la doctrina de la Corte Constitucional de que el efecto normativo que tiene el Acuerdo Final de los diálogos de La Habana no quede incluido en el ordenamiento legal colombiano de forma automática en el caso de ganar el sí en el plebiscito, como si la participación y la decisión ciudadanas no fueran suficiente expresión del poder constituyente. El plebiscito de 1957 cambió el ordenamiento constitucional en Colombia a favor de la creación del Frente Nacional una de las peores aberraciones antidemocráticas.

 

El oportunismo uribista

Hasta el cardenal Rubén Salazar protestó por el oportunismo de los uribistas que aprovecharon las marchas contra la llamada ideología de género y la ministra de Educación, Gina Parody, a favor del voto contra la paz y por la guerra del No en el plebiscito. Para Salazar fue una indebida intervención política del Centro Democrático en las marchas, también reprobables porque fomentaron la homofobia sobre aspectos que han sido decididos por la Corte Constitucional. Esta participación política también de la jerarquía ecle- siástica ha puesto sobre la mesa el debate de la separación total entre el Estado y la iglesia Católica. “No se puede regresar al país del Sagrado Corazón de Jesús” han escrito algunos columnistas en medios de comunicación.

Comments are closed.