Dilma promete recuperar proyecto inclusivo y democrático para Brasil

El golpe es también contra los movimientos sociales y sindicales y contra quienes luchan por cualquier derecho en todas sus acepciones; es misógino, homofóbico y racista; es la imposición de la cultura de la intolerancia, el prejuicio y la violencia, remarcó.

Foto: Bruno Kelly, Reuters

Foto: Bruno Kelly, Reuters

La suspensión que producto de un golpe parlamentario soporta hoy el proyecto nacional progresista, inclusivo y democrático que represento no es definitiva, afirmó la expresidenta Dilma Rousseff, quien prometió regresar para recuperarlo.

Esta historia no acaba así. Estoy segura que la interrupción de este proceso por el golpe de Estado no es definitiva y que regresaremos para continuar nuestra jornada rumbo a un Brasil en el cual el pueblo sea soberano, enfatizó Rousseff en un mensaje desde el Palacio de Alvorada.

Tras conocer la decisión del Senado Federal de poner fin el mandato conferido en las urnas por más de 54 millones de electores, Dilma denunció que el proyecto iniciado 13 años atrás por el Partido de los Trabajadores (PT) era interrumpido por una poderosa fuerza conservadora y reaccionaria con el apoyo de una prensa facciosa y venal.

Van a apropiarse de las instituciones del Estado para colocarlas al servicio del más radical liberalismo económico y de retroceso social, sostuvo ayer la depuesta dignataria y alertó que el golpe no era solo contra ella y su partido, sino contra cualquier organización política progresista y democrática.

El golpe es también contra los movimientos sociales y sindicales y contra quienes luchan por cualquier derecho en todas sus acepciones; es misógino, homofóbico y racista; es la imposición de la cultura de la intolerancia, el prejuicio y la violencia, remarcó.

Enfatizó, además, que los senadores que votaron por el impeachment escogieron rasgar la Constitución Federal cuando decidieron interrumpir el mandato de una presidenta que no cometió crimen de responsabilidad, condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario.

Con la aprobación de mi apartamiento definitivo, políticos que buscan desesperadamente escapar del brazo de la justicia tomaron el poder, unidos a los derrotados en las últimas cuatro elecciones, denunció.

En ese sentido, consideró espantoso que la mayor acción contra la corrupción en toda la historia de Brasil, propiciada por las acciones desenvueltas y las leyes creadas a partir de 2003 -cuando comenzó a gobernar el PT- y profundizadas en su gobierno, ‘lleven justamente al poder a un grupo de corruptos investigados’.

Dilma anunció asimismo que la inequívoca elección indirecta en que devino el proceso de impeachment constituye un fraude contra el cual recurrirá en todas las instancias posibles.

Manifestó también su confianza en que todas las fuerzas progresistas, con independencia de su filiación partidaria o posición política, sabrán unirse para enfrentar la agenda conservadora y la extinción de derechos impulsada por el gobierno usurpador e ilegítimo de Michel Temer, y en defensa de la soberanía y la democracia.

Sé que todos vamos a luchar y habrá contra ellos la más firme, incansable y enérgica oposición que un gobierno golpista pueda sufrir, pronosticó.

Prensa Latina

Comments are closed.