Inminente paro en el Ministerio de Trabajo

Incumplimientos en una negociación que se hizo entre los trabajadores y el anterior ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, tampoco tienen solución con la actual ministra Clara López. Sindicatos denuncian persecución y preparan un cese de actividades

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juan Carlos Hurtado F.
@aurelianolatino

Desde el pasado año, los sindicatos de trabajadores del Ministerio de Trabajo, firmaron con el entonces director de esa cartera, Luis Eduardo Garzón, un pliego de peticiones. Casi un año después, los dirigentes sindicales denuncian que no les han cumplido, y aunque creyeron que con la nueva ministra, Clara López, sería distinto, también les han tomado del pelo; por lo que se alistan para un paro nacional en esa entidad que cuenta aproximadamente con 1.826 empleados de planta en todo el país, más alrededor de 300 contratistas.

Para conocer la situación desde el punto de vista de los trabajadores, VOZ se reunió con los dirigentes sindicales, Octaviano Montilla, secretario general del Colegio Nacional de Inspectores de Trabajo; Rodolfo Daza de Sinaltraipros; Claudia Milena Fino de Sinaltraipros; José Armando Moreno, presidente de la Asociación Nacional de Servidores Públicos del Sector de la Protección Social, Asones; Óscar Daniel Acevedo, del Colegio Nacional de Inspectores del Trabajo; Carlos Arturo Aladix Cuéllar fiscal de la junta directiva del Colegio Nacional de Inspectores del Trabajo; y Wilber Arturo Borja Díaz, presidente de Sinalseguridad social.

El actual problema laboral se inicia en los año 2013 y 2015 cuando firmaron los acuerdos colectivos de trabajo con ese Ministerio que se comprometió en temas como salario, bienestar, pero luego de 18 meses solo un 10% se ha cumplido.

Algunos temas

Entre los puntos principales acordados está la nivelación salarial. En 2015 con el ministro Garzón se procedió a realizar la nivelación para 1.555 funcionarios aumentándoles un grado de nivel salarial. Luego quedó un compromiso de realizar la nivelación progresiva para todos los empleados del Ministerio, tarea que se debe hacer en 2016 para que entre en ejecución en 2017, pero es algo que no se iniciado.

La nivelación se justificó luego de que el Ministerio de Hacienda en el año 2015 presentara un informe al de Trabajo en el cual se comparó la planta de personal entre los ministerios y se determinó que había una gran brecha salarial. Pero, según los sindicatos la nivelación aprobada y que es de ley, va amarrada a que adicionalmente el Gobierno está sacando a concurso más de cinco mil cargos en más de 30 entidades.

“El problema con el Ministerio del Trabajo es que si hay unos compromisos de nivel salarial cómo pretenden sacar 800 cargos a concurso cuando supuestamente esos cargos van a quedar modificados por la nivelación, lo que puede significar dos cosas: que el concurso va pero la nivelación la van a suspender y no van a cumplir”, cuestiona un dirigente sindical.

También comentan que el concurso lo están haciendo en una forma ilegal porque ninguna de las entidades que están poniendo los cargos a concurso tienen los recursos para hacerlos, y entre el 40 o 60% de los funcionarios que actualmente están en los cargos, no quedarán en ellos.

En el incumplimiento del acuerdo hay una parte económica sobre la nivelación de salario y eso no se está incluyendo en el presupuesto del próximo año. El Ministerio dice que cualquier reorganización de estructura laboral es a cero pesos.

Pensionados

Los sindicatos también explican que han llamado a todos los prepensionados y pensionados del Ministerio, “a arreglar sus cosas”, lo que traería problemas de tipo organizacional en los sindicatos porque va a salir mucha gente. “Es inaudito que los quieran sacar, la doctora Clara ya es pensionada y está trabajando actualmente, pero sí saca a los funcionarios del Ministerio del Trabajo porque ya están pensionados. A don Luis Valencia de 94 años le dio un contrato en el Ministerio por seis millones de pesos. Entonces, saca los pensionados, ella sigue trabajando y trae gente como el caso de este señor”, comentan.

La falta de escenarios de diálogo y la persecución a los sindicatos han hecho que las organizaciones sindicales hayan presentado una queja ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT. También han formulado una queja ante la Procuraduría General de la Nación por violación de los derechos laborales y por posibles violaciones de derechos a la asociación y a la libertad sindical.

La ministra Clara López ha delegado la responsabilidad de diálogo al secretario general, Jorge Bernal Conde, con quien ha habido reuniones, pero que según los sindicalistas, estas son aplazadas constantemente para dilatar. No ha habido resultados ni avances en las mesas en los últimos tres meses.

Según los sindicatos hay elementos que les hacen pensar que se avecina una masacre laboral en esa entidad: el desconocimiento de los acuerdos; el concurso de méritos que desconoce el acuerdo y que no tiene un piso jurídico y presupuestal; y la sistemática negación de los permisos sindicales en el ámbito central y en las regiones. Todo lo anterior genera a los sindicatos una pérdida de personal. También les dicen a los inspectores que su trabajo es un servicio público esencial. Las organizaciones cuentan con un 65% de afiliados, del total de los trabajadores del Ministerio.

Persecución

En palabras de Claudia Milena Fino, tampoco les permiten hacer asambleas informativas, no hay permisos sindicales y amenazan a los directivos sindicales con llamados de atención. Estas irregularidades se han vivido con los dos últimos ministros, Luis Eduardo Garzón y Clara López.

Lo que los mismos trabajadores califican como contradictorio o irónico, es que la función del Ministerio del Trabajo es velar por la política publica de empleo, vigilar, prevenir violaciones a derechos laborales y sindicales, e inspeccionar todo en materia laboral en las empresas del país, es decir, todo lo tendiente a generación de empleo, pensiones y riesgos laborales. “A nosotros nos mandan a las empresas a ver que no se violen los pactos, los laudos y las convenciones colectivas, para que el país entre a la OCDE, a verificar lo que a nosotros se nos está incumpliendo”, dice Carlos Arturo Aladix.

La situación ha hecho que ya se adelanten plantones y asambleas informativas con los trabajadores y se prepare un paro de trabajadores en la entidad. Pero también piden la solidaridad del movimiento sindical, especialmente las centrales obreras que no los han acompañado.

Comments are closed.