Jornadas de Luchas del Campo en Brasil

Ocupaciones y cortes de rutas para resistir al golpe parlamentario y a la privación de derechos conquistados son pauta de las acciones unificadas en el país

Movimientos luchan contra los retrocesos de las políticas destinadas a las reforma agraria y a la agricultura familiar / Bruno Pilon/MPA

Movimientos luchan contra los retrocesos de las políticas destinadas a las reforma agraria y a la agricultura familiar / Bruno Pilon/MPA

Movimientos populares, entidades sindicales y pastorales que actúan en el campo realizan durante este semana la “Jornada de Luchas Unitarias de los Trabajadores y Trabajadoras y Pueblos del Campo y de las Florestas”.

La jornada de luchas que proyecta realizar ocupaciones de edificios públicos y corte de carreteras comenzó el lunes 5 y se mantienen hasta el próximo jueves 7. Entre las organizaciones que convocan están el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), el Movimiento de Pequeños Agricultores (MPA), el Movimiento de Mujeres Campesinas (MMC), el Movimiento de Afectados por Represas (MAB), el Movimiento por la Soberanía Popular en la Minería (MAM) y también por la Confederación Nacional de los Trabajadores en la Agricultura (Contag), la Federación Nacional de los Trabajadores y Trabajadoras en la Agricultura Familiar (Fetraf) y el Movimiento de Campesinos Populares (MCP).

Las acciones unificadas tuvieron inicio el lunes 5, cuando cerca de dos mil personas de movimientos populares vinculados a la Vía Campesina y a sindicatos, ocuparon el Ministerio de Planeación, en Brasilia (DF). Además acciones similares se realizaron en Alagoas, Ceará, Rio Grande so Sul, Rio Grande do Norte, Paraná, Espírito Santo, Mato Grosso, Maranhão, São Paulo y Pernambuco, que fueron escenarios de actos, marchas y ocupaciones de edificios públicos.

Según Maria Cazé, coordinadora del MPA, las acciones son en defensa de la democracia ante el golpe parlamentario consumado el pasado 31 de agosto, después de la votación en el Senado que apartó a Dilma Rousseff de la presidencia.

El movimiento se opone a la privación de derechos anunciada por el gobierno no electo de Michel Temer (PMDB) que, en la visión de la militante, es un retroceso “extremadamente grave” no sólo para los trabajadores del campo, sino también para el avance del país.

“Los campesinos perdieron la paciencia con las amenazas a los derechos conquistados y a nuestra lucha. Ocupamos el Ministerio porque es él el que plantea y organiza todos los presupuestos de las políticas de este gobierno golpista. Vamos a tomar nuestra parte de la Planeación”, dijo la dirigente.

Tal como afirma Maria, las organizaciones que participan de la Jornada reivindican el asentamiento inmediato de más de 120 mil familias acampadas por todo Brasil, la revocación de la ley sobre la venta de grandes lotes de tierras para extranjeros prohibida desde el 2011, y la implementación de una política agraria que privilegie la producción de alimentos saludables.

Además, el MPA critica la reforma del sistema de seguridad social anunciada por el gobierno no electo, que propone la equiparación de la edad de jubilación entre hombres y mujeres, y entre trabajadoras del campo y de la ciudad. También pide la restitución del Ministerio de Desarrollo Agrario (MDA), extinguido por Temer y reubicado dentro del Ministerio de Desarrollo Social.

“El MDA es un signo de una conquista de los movimientos después de la Masacre del Eldorado de Carajás (1996), y está siendo saqueado de forma brutal por este gobierno”, acusó.

La demarcación de tierra indígenas y quilombolas también es una de las exigencia de la jornada de luchas. Cléber Buzatto, secretario-ejecutivo del Consejo Indigenista Ministerio (CIMI), cuenta que se esperan más bloqueos a los procedimientos de demarcación de tierras originarias de los pueblos indígenas en Brasil.

“Otros riesgos son los cambios en la legislación para impedir nuevas demarcaciones y abrir las tierra indígenas para ser invadidas y exploradas por terceros. Todo esto es potenciado por la coyuntura”, explicó.

El CIMI también participa de la articulación de la jornadas y el secretario afirma que al menos una representación del pueblos indígenas, especialmente de los Guarani-Kiowa, es esperada esta semana durante la Jornada de lucha.

“El golpe parlamentario llevó al poder un gobierno que tiene una perspectiva de fortalecer al agronegocio, contraponiéndose a los campesinos e indígenas. Todo apoyo irrestricto de los sectores ruralistas, de la Confederación Nacional de la Agricultura [CNA], del Instituto Pensar Agropecuaria [IPA]… Es momento de movilizarse, aunque existen riesgos de represión contra los movimientos”, afirma el secretario del CIMI.

El miércoles las organizaciones que participan de la Jornada de Luchas Unitarias de los Trabajadores y Trabajadoras y Pueblos del Campo y de las Florestas se sumarán a las actividades realizadas en torno al la 22ª edición del Grito dos Excluídos. Siendo el 7 de septiembre feriado nacional por conmemorarse la Independencia de Brasil, diversos movimientos populares salen a las calles para denunciar la exclusión y violencia.

Traducción: María Julia Giménez

Brasil de Fato

Comments are closed.