Evo: “La derecha busca muertos para justificar la intervención”

Tras el asesinato del viceministro del Interior, Rodolfo Illanes, el mandatario dice estar dispuesto a un diálogo nacional con mineros, pero no a vender los recursos naturales a las grandes multinacionales

Evo Morales.

Evo Morales.

Ricardo Arenales

En unas declaraciones para la cadena venezolana de noticias Telesur, concedidas la semana pasada, el presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que la derecha en América Latina está buscando “muertos” para justificar la intervención del imperio estadounidense, al que calificó de “motor del mal” para la desestabilización de la región.

Las declaraciones del mandatario se produjeron después de que se conoció, el 25 de agosto, el secuestro y asesinato del viceministro del Interior de ese país, Rodolfo Illanes, quien adelantaba gestiones para encontrarle solución a un paro y bloqueo de carreteras que adelantaba un grupo de mineros “cooperativistas”, que protestaban por la expedición de una ley que regula su actividad industrial.

Para Evo Morales, la derecha tiene las mismas aspiraciones del pasado, pero con diferentes estrategias. “Como la derecha de la región no puede alcanzar el poder, que por su negligencia perdió, acciona con diversos ataques a la economía, lo social, y a menudo en lo político”, indicó el gobernante indígena, quien puntualizó: “El siguiente paso que utilizan son los golpes judiciales” o parlamentarios, acudiendo a salidas inconstitucionales contra presidentes democráticamente elegidos”.

En Bolivia la conspiración es diferente, dijo Morales, y puntualizó que su gobierno está dispuesto a un debate nacional con los cooperativistas, pero no habrá mano suave con aquellos que pretenden vender los recursos de Bolivia a las grandes multinacionales que, según Morales, están detrás de lo que le pertenece al pueblo.

“Sabemos de la existencia de planes de desestabilización de sectores de la derecha, que en los últimos meses han estado enviando a sus principales voceros a los Estados Unidos”, dijo el líder indígena, quien invitó a los pueblos de América Latina a unirse en contra de los embates de la derecha.

Los principales medios de comunicación presentaron los hechos en los cuales murió el viceministro Illanes, como producto de un conflicto entre el gobierno y el sector de los mineros cooperativistas. Este sector es en realidad un grupo social privilegiado bajo la administración del presidente Morales.

Prácticamente no pagan impuestos, y un porcentaje ínfimo que aportan por esta vía, quieren que se reinvierta en sus actividades. En la medida en que han venido contratando personal, actúan sin obligaciones laborales ni sindicales de ninguna índole. Reciben generosas concesiones estatales para explotar minerales, sin licitación, En el pasado fueron aliados del presidente Evo Morales y por tanto cuentan con una fracción de siete parlamentarios, un grupo de senadores y diputados y cargos en el gobierno y el servicio diplomático.

Ahora piensan que sus privilegios pueden aumentar sin límite alguno, ni legal ni económico, y se han alzado contra una ley del gobierno que reglamenta su actividad, y en la que se reconocen derechos de los trabajadores a su cargo, y se ampara la actividad sindical.

La verdad es que este grupo de “cooperativistas” se ha convertido en empresarios, que han sido tentados por grandes firmas transnacionales para que ese vinculen al capital foráneo, sobre la base de la entrega de una buena parte de las riquezas naturales del subsuelo, cuestión que está expresamente prohibida por la constitución nacional.

Comments are closed.