Vuelven los escuadrones de la muerte en Perú

El ministro del Interior reconoce existencia de escuadrones de justicia privada en la policía, que han actuado en seis casos comprobados, con al menos 20 ejecuciones extrajudiciales

Operativo policial en Perú. En varios casos, acciones de estas terminan en ejecuciones extrajudiciales.

Operativo policial en Perú. En varios casos, acciones de estas terminan en ejecuciones extrajudiciales.

En una declaración de prensa celebrada el pasado 22 de agosto, el ministro del Interior del Perú, Carlos Miguel Basombrío, reconoció la existencia de un escuadrón de la muerte, al interior de la Policía Nacional del Perú, al mando de un general de la República, que ejecutó extrajudicialmente al menos 20 delincuentes comunes en seis operaciones policiales en varias ciudades del país, incluyendo a la capital, en el contexto de una creciente ola de inseguridad en el país.

En el mismo evento, el viceministro de esa cartera ministerial, Rubén Vargas, al leer las conclusiones de un informe policial, indicó: “Existen serios indicios de la existencia de una agrupación irregular, formada por oficiales y suboficiales de la Policía Nacional del Perú que, para obtener ventajas personales, habría falseado información de inteligencia simulando enfrentamientos y abatiendo a personas, por lo menos en seis casos”.

Los informes de inteligencia indican que el grupo, al que denominan Comando de Aniquilamiento, habría actuado desde el año 2011 hasta el presente, y estaría al mando de un grupo de oficiales y suboficiales, que incluyen el nombre no divulgado de un general de la República.

Como en otros países del continente, la práctica de estos escuadrones de la muerte tiene sustento en políticas oficiales. Recientemente en Perú, toma fuerza la idea de que organismos de seguridad utilicen armas para aniquilar delincuentes en operaciones en caliente. Para ello se han establecido “promociones” y “recompensas” para los agentes que participen en esos operativos.

Es ni más ni menos que la política de “falsos positivos”, tan en boga en las fuerzas armadas colombianas, que constituyen en la práctica ejecuciones sumarias, contra delincuentes comunes en este momento en Perú, y contra, luchadores sociales en Colombia.

Comments are closed.