¿Qué pasa con el ELN?

Preocupación por el aumento de denuncias sobre amenazas del ELN que ponen en riesgo a las organizaciones sociales.

418739_152547_1

En días pasados el periodista Carlos Lozano hizo pública una carta que le envió a esa guerrilla, donde pedía garantías y que se mantuviera la tregua firmada entre las insurgencias.

Así mismo, cientos de organizaciones sociales se han manifestado exigiendo que los diálogos de paz entre Gobierno y ELN lleguen a buen término. De la misma manera, instan a que se reanude la mesa de conversaciones lo más pronto posible.

Por otro lado, en un video publicado el 31 de agosto, Gabino, comandante del ELN, dice:

“Nosotros no compartimos ni la agenda ni el curso que tomaron los acontecimientos en el proceso de las FARC, que llevaron a firmar unos acuerdos. Ahora, en ese sentido, somos respetuosos. Cada organización es soberana de tomar las decisiones que considere y en ese sentido le hemos dicho en particular a los compañeros […] que respetamos los acuerdos”.

En ese mismo video Gabino expresa que al saberse las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) se impartió una orden de “respeto al proceso, prudencia y responsabilidad”. Sin embargo, dijo que ellos también hacen presencia en estos lugares y que, aunque obrarán con suma prudencia, ellos no están en este proceso de paz.

Por otro lado, en comunicado a la opinión pública, el Frente de Guerra Oriental del ELN decretó un paro armado de 72 horas que iniciará este lunes a las 6:00 am y terminará el día jueves a la misma hora en los territorios de Boyacá, los Santanderes, Arauca y Vichada. Esto a razón del 36 aniversario del frente Domingo Laín.

Paralelo a los anteriores hechos, en la comunidad de Santa María de Pángala, Chocó, los guerrilleros del ELN prohibieron la entrada de cualquier persona que pertenezca a la Coordinación Nacional de los Pueblos Indígenas (Conpi) y Marcha Patriótica (MP). Así mismo advirtieron que no se podrían hacer manifestaciones, marchas ni otros actos que fueran promovidos por estas organizaciones sociales. Si se llegase a desacatar lo anterior, tendrían graves consecuencias para los miembros de dichas colectividades.

Tanto la Conpi como Marcha Patriótica han estado permanentemente apoyando el proceso de paz entre el Gobierno nacional y las FARC-EP, y se han manifestado a favor de la mesa de diálogos con el ELN y su respectivo acuerdo de paz si se lograse avanzar.

Es claro que la paz con todos es una necesidad y para ello es preciso que Gobierno y ELN saquen adelante la mesa de conversaciones congelada hace varios meses. Así mismo, esa guerrilla ha dicho que en su proceso de diálogo quiere que las organizaciones sociales y la sociedad participen. Sin embargo, no es un buen mensaje el que envían cuando manifiestan restricciones a las organizaciones sociales y mucho más complejo cuando son estas las que están en territorio apoyando la construcción de paz.

Agencia Prensa Rural

Comments are closed.