Recorte presupuestal al SENA

Instructores y aprendices de este centro de formación denuncian incumplimientos de lo acordado con la administración hace un año. Trabajadores organizan paro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Redacción Laboral

Alrededor de cinco mil personas entre instructores y aprendices del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, de varias regiones del país, marcharon el pasado 7 de septiembre por cuatro vías diferentes de Bogotá, para llegar a la Plaza de Bolívar denunciando irregularidades y advirtiendo sobre un cese indefinido de actividades.

Le exigieron al SENA el cumplimiento de los acuerdos firmados entre Sindesena y la administración de esa entidad, en septiembre de 2015. Aunque se reconoce que ha cumplido algunos, los fundamentales no. El compromiso era aumentar la planta de personal en 3.800 trabajadores entre instructores y administrativos, sin que hasta el momento se haya creado uno solo. De estos, 800 serán temporales a dos años y manejarán programas específicos como Sena Innova, Sena Agro y bilingüismo. El resto se proyectaron para ser nombrados en grupos de a mil cada año desde 2016 hasta 2018. La institución cuenta con una planta de 6.904 trabajadores de planta y 33 mil contratistas.

También existe el compromiso de incrementar los salarios a los empleados, lo que tampoco se ha hecho. La preocupación del sindicato y los estudiantes es que si no se ejecutan rápidamente los recursos se destinarán para otros sectores. Según Sindesena, la administración de la entidad, en cabeza de Alfonso Prada, ha dicho que el Ministerio de Hacienda no ha querido aprobar esos nuevos cargos.

Falta infraestructura

Otro de los motivos de la protesta es el recorte al presupuesto de la entidad. En palabras de Alberto Vargas tesorero de la junta nacional de Sindesena y presidente de la subdirectiva Caquetá: “La junta directiva del SENA aprobó hace unos días un proyecto de presupuesto de 3,7 billones de pesos. Ese presupuesto se envió al Ministerio de Hacienda, pero esa cartera presentó un presupuesto al Congreso de la República donde de tajo le recortó 500 mil millones al SENA. Eso significará que no habrá mantenimiento de infraestructura, innovación en talleres, no habrá materiales para la formación; lo que producirá inconvenientes en el funcionamiento, la calidad y en contratación”.

En comunicado posterior a la movilización el sindicato explicó lo siguiente sobre el tema presupuestal:

“Ni siquiera en algunas ‘coincidencias’ con la alta dirección, encontramos en ella una buena aliada. Así, mientras nosotros marchábamos al Congreso, ese mismo día, en la Comisión Séptima de la Cámara al hablar de los anteriores recortes presupuestales, la directora (e) María Andrea Nieto decía que sus impactos se habían logrado sortear, cumpliendo las metas, dizque con mayor eficiencia. Obvio, la doctora María Andrea pidió que no se recortara el presupuesto SENA en 2017, pero su solidaridad con el Gobierno le impide denunciar las muy lesivas consecuencias de los sucesivos recortes, que además son ilegales pues se supone que el SENA proyecta sus ingresos Parafiscales y del CREE (de ‘Destinación Específica’), de una manera técnica y metódica.

Personas no informadas preguntaban en las barras si eso de hacer lo mismo con menos recursos, no era precisamente la ‘austeridad inteligente’ que agenciaba el Gobierno. Su corolario: que haya más “austeridad inteligente’ en el SENA, pues da frutos! Tal la conclusión que induce una defensa desorientada, a cargo de funcionarios ajenos a nuestra realidad e historia, que se consideran ‘agentes del Gobierno’ y comprometidos con su lesivo modelo.

Por el contrario, nuestra defensa presupuestal se sustenta en las necesidades productivas y sociales del país, contra los severos impactos de los recortes en un escenario de ampliación de metas y desvío misional. Además, explicamos los abultados recortes como prueba de que el SENA debe blindar más sus recursos y no convertirlos en ‘rentas de libre destinación’, según lo propone la ‘Comisión de expertos’ designada por el Gobierno”.

Otros problemas

Los marchantes también denunciaron deficiencias con respecto a salud y seguridad en el trabajo en algunos centros: “Hay lugares como en el Meta, en Córdoba, donde los aprendices reciben formación debajo de un palo de mango. Hay internados sin las condiciones de salubridad ni logística para la atención de aprendices: problemas de agua potable, aguas residuales. Hace poco el Ministerio de Trabajo sancionó al regional Meta en más de 170 millones de pesos por incumplimientos en la normatividad relacionados con seguridad y salud en el trabajo”, explicó Alberto Vargas.

Aunque dirigentes sindicales reconocen que los incumplimientos se salen de las manos de la administración del SENA, aducen que el acuerdo fue firmado con esa institución, por lo que la marcha en Bogotá tuvo como objetivo exteriorizar el conflicto. Por eso mismo, también participaron de una audiencia en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes y hablaron con algunos senadores que los apoyan.

Al cierre de esta edición la organización sindical seguía discutiendo la hora cero del paro y había propuesto la creación de mesas de diálogo con la participación de senadores, trabajadores del Sena, el sindicato, la administración y el Ministerio de Trabajo, para ver la situación y la reforma tributaria que se avecina, en la búsqueda de soluciones.

Comments are closed.