Aumenta muerte de niños en Bogotá

Preocupación por el alto índice de niños menores de cinco años que han muerto como producto de enfermedades respiratorias agudas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carolina Tejada

Según un análisis comparativo realizado por la Secretaría de Salud, entre el primer semestre del año pasado y el primero de este año, se encontró que para el 2016 hay un aumento del 133% de niños que han muerto producto de enfermedades respiratorias agudas. Estos casos se registran en aquellos menores de cinco años de edad.

VOZ dialogó con el médico e investigador en salud pública Román Vega, quien además hace parte de la Mesa Nacional de Salud Pública, y comentó que la preocupación sobre este fenómeno es mayor, en tanto el problema de la salud en Bogotá puede empeorar. En este sentido asegura que “este año han muerto 36 niños más que el año pasado. La mayor cantidad de niños está muriendo en las EPS del régimen contributivo. Según las estadísticas de la Secretaría de Salud, las localidades en donde más se está presentando esta situación es en las de Ciudad Bolívar, Kennedy, Usme y Bosa”. Estas localidades están en el cuadro de las zonas más vulnerables de la ciudad.

En este mismo sentido, el médico comenta que “algunas otras estadísticas del Ministerio Nacional de Salud indican que este mismo problema se está presentando a nivel nacional con un incremento de muertes en el mismo periodo y con una cifra del 73,5%. O sea: las muertes en Bogotá superan la cifra nacional”.

Puede empeorar

En otros datos, Bogotá se desploma en relación a los altos índices de desnutrición. Un reciente análisis, promovido por Bogotá Cómo Vamos, revela que en un estudio, igualmente comparado entre el primer semestre del 2015 y el primero de este año, se muestra un notorio incremento de la cifras de desnutrición. Este estudio parte del análisis de las medidas en el peso con la edad. Este estudio afirma que existe una tendencia en aumento, pues las cifras pasaron de un 4,8% a 5,1%, siendo las localidades de Tunjuelito y Ciudad Bolívar las más afectadas.

Es por ello que, al analizar el problema de la salud en la ciudad, Vega asegura que en la valoración de las causas del aumento de muertes de niños por enfermedades respiratorias no se deben descartar otras realidades sociales.

Por ello asegura: “Algunos atribuyen las cifras a las condiciones ambientales, como las lluvias y la polución, y están dejando de lado lo que le está pasando a la gente. Por ejemplo, en Bogotá hay un aumento de desnutrición. Eso indica que por ser estas localidades las más pobres de la ciudad, hay una precarización del acceso a la salud. Pero además estas mismas personas se ven afectadas por otra realidad, y es que los programas que venían funcionando en Bogotá, como los comedores, la atención primaria en salud, que se desmanteló, puede ser un elemento que hace que las cifras aumente”.

Crisis por responsabilidad del Distrito

“Para el año 2004, en el gobierno de Lucho Garzón, se empezaron a incrementar las salas para manejar tempranamente las terapias de las enfermedades respiratorias agudas en los niños. Esas salas no guardan relación al aumento de natalidad infantil y el aumento de estas enfermedades. De manera que se puede deducir que se han deteriorado el acceso y el manejo oportuno de las atenciones respiratorias en la ciudad de Bogotá”, afirma Román Vega.

El tema de la responsabilidad del Distrito pasa por el cambio en las políticas públicas que podrían ayudar a prevenir este tipo de situaciones y que son parte de un derecho a la salud integral.

Vega asegura: “El actual Gobierno distrital ha venido reduciendo la atención primaria en salud, lo que se denominaba anteriormente como Territorios Saludables. Los profesionales de la salud tenían la misión de ir a las casas de las familias en condiciones sociales más precarias e identificar a tiempo los casos de infecciones respiratorias agudas e inducir el manejo temprano de los casos. Pero ese programa se ha limitado, se ha reducido. También han echado a siete mil trabajadores que habían estado vinculados a este programa. Esto hace que esa atención temprana se reduzca. Por eso este fenómeno de muerte de menores por este tipo de enfermedades, más allá de las condiciones climáticas, tiene otros responsables”.

En este sentido, el recorte del gasto público en salud, el despido de trabajadores y el desmantelamiento del sistema de atención primaria tendrían un impacto negativo en casos de mortalidad infantil en menores de cinco años.

La exigencia de derechos

En el presente periodo han sido diversos los actos públicos y el llamados que desde el sector salud se han venido haciendo al Gobierno distrital, pues sin lugar a dudas los recortes presupuestales y el cambio de las políticas públicas dirigidas a la atención de la salud de la ciudadanía en Bogotá van en detrimento de las necesidades de la población. En la actualidad existe una mesa distrital por la defensa de la salud, que tiene como fin denunciar el recorte presupuestal para la salud, la precarización de la atención médica y el despido masivo de trabajadores del sector.

Para analizar esta situación, VOZ habló con Alejandra Aragón Espinosa, fisioterapeuta de la Universidad del Rosario y líder de la mesa de salud en el Sindicato de Trabajadores Independientes ATI. Esta líder comenta que la crisis en salud también parte por una crisis laboral: “Existe un incremento en la tercerización laboral, se flexibilizaron las relaciones laborales, hoy en día los profesionales de la salud son contratados a menor costo y los grandes empresarios dueños de las EPS y las instituciones prestadoras del servicio ganan más dinero. Los trabajadores de la salud ya no tenemos prestaciones sociales y todos los derechos laborales que se habían adquirido hace mucho tiempo pasaron a un segundo plano”.

Además comenta que el sector de la salud se ha convertido en un negocio que solo es rentable para la empresa privada: “En este momento la salud es un negocio. Ahora es más rentable e importante tratar la enfermedad que generar políticas de promoción y prevención en salud. Esto que debería ser primordial ha pasado a un segundo plano”.

Por ello, desde diversos sectores de la salud en Bogotá, se han venido generando movilizaciones sociales y reclamos sistemáticos frente a las presentes políticas públicas promovidas por la actual Administración que, según comentan las personas anteriormente entrevistadas, irían en detrimento de la salud de la ciudadanía bogotana.

Comments are closed.