“El feminismo y la izquierda tienen lazos que nos unen”

Entrevista con Lorena Peña, nueva presidenta de la Federación Democrática Internacional de Mujeres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Renata Cabrales

Finalizó con éxito el XVI Congreso de la FDIM que tuvo como escenario la ciudad de Bogotá los días 15, 16 y 17 de septiembre del año en curso.

Los temas que se discutieron durante los diferentes paneles fueron: la participación de las mujeres en los procesos de paz en el mundo; la paz en colombia: desafíos de las mujeres y la comunidad internacional; las guerras imperialistas, agresiones y los desafíos para la paz; las crisis capitalistas y sus impactos sobre las mujeres, entre otros.

Magnolia Agudelo, directora del departamento de mujeres del PCC, una de las principales organizadoras del evento, emitió un mensaje de agradecimiento a todas las organizaciones y mujeres que hicieron posible el histórico encuentro y sus positivos resultados en cuanto al avance en el tema de género:

“Hago un reconocimiento al equipo que asumió este compromiso como una misión política, que hizo posible que la FDIM hiciera parte de las instituciones y organizaciones que harán el seguimiento a la implementación de los acuerdos de paz de La Habana con la perspectiva de mujeres y género. El posicionamiento del Departamento de Mujeres, Asodemuc y la UMD y el campo de unidad que se fortalece con la Conamu-Mapa para continuar en la perspectiva de articular y avanzar en la constitución de una gran plataforma de mujeres populares que incida en la construcción, junto con las demás fuerzas, del gran reto de una Colombia en paz con rostro e inteligencia de mujer y justicia social”.

Nueva presidencia

Así mismo, el evento terminó con el nombramiento de la nueva presidenta, Lorena Peña, de El Salvador, quien, en una conversación con VOZ, cuenta su experiencia en la lucha del movimiento de mujeres en El Salvador y habla, además, acerca de los nuevos desafíos de la FDIM.

“Voy a hablar de mi organización: Las Mélidas, en honor a la comandante Ana María, Mélida Anaya Montes, quien luchó en los años 80 en la guerra de liberación de mi país.

He sido miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Soy actualmente diputada por el FMLN y presidenta de la Asamblea Legislativa de mi país y, a la vez, miembro de Las Mélidas (la Asociación Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes (MAM), conocida como Las Mélidas, una organización feminista que nace a la luz pública el 25 de julio de 1992 en una asamblea de más de 3.500 mujeres, constituida legalmente con la obtención de la personería jurídica el 13 de febrero de 1998. Definida como una asociación de mujeres feministas, autónomas, sin fines de lucro, sin distinción de preferencia partidaria, credo, edad, etnia ni opción sexual).

En cuanto a su participación en la FDIM, la nueva presidenta de esta organización afirma: “Estoy participando en la FDIM como candidata única a la presidencia. La idea que nosotras tenemos es la de seguir fortaleciendo el trabajo de la FDIM, una organización de mujeres con más de 60 años de existencia. Es un caso único, creo, que ha sabido, a nivel mundial, defender los más caros intereses de la humanidad, la paz, el derecho a la legalidad internacional, el derecho de los pueblos a la autodeterminación y, al mismo tiempo, los derechos de las mujeres a nuestra propia emancipación, demandando la plena vigencia de nuestros derechos”.

Los nuevos desafíos

Sobre los nuevos desafíos de la organización mundial de mujeres, afirma Peña que: “Claro que en 60 años ha habido diferentes épocas y diferentes desafíos y creo que uno de los grandes retos de la FDIM, en este momento, es apoyar por un lado los movimientos progresistas que se dan en varios países donde se desarrollan importantes procesos de cambio que nos involucran a las mujeres y que están sufriendo una embestida de las grandes corporaciones de las fuerzas imperiales y de las propias oligarquías criollas para desestabilizarlos, como es el caso de la compañera Dilma Rousseff, en Brasil. Entonces, las mujeres debemos identificar en esos procesos cómo se ven nuestros derechos y cómo se verían afectados si esos procesos son derrotados”.

Sobre el proceso de paz en Colombia

“El otro camino es apoyar los procesos de paz como el de Colombia, que es ejemplar en todo sentido, es la guerra más larga de América Latina y que llega a un final con un proceso con un claro contenido de género que esperamos que el pueblo ratifique el dos de octubre, dándole Sí en el plebiscito a los acuerdos de paz. La FDIM está dispuesta a acompañar y verificar que la agenda de las mujeres se cumpla aquí en Colombia, y ese es como un nuevo desafío”.

Los derechos de las mujeres

“Por otra parte seguir peleando por nuestros derechos sexuales y reproductivos; por el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo; porque los hombres hagan trabajo doméstico y las mujeres hagamos más trabajo público; que haya democracia en el país y en la casa. Paz afuera y paz en el hogar. Tenemos que seguir trabajando por la igualdad salarial, la igualdad laboral y porque realmente se visibilice la obra no remunerada de las mujeres que hace posible que la sociedad funcione”.

Acerca de la autodeterminación

“La FDIM tiene varios desafíos: apoyar el pueblo saharaui y el pueblo palestino, que están trabajando por su autodeterminación y por el derecho a sus propios Estados, y en los cuales las mujeres también realicen su propio derecho a la autodeterminación. Es una época muy interesante que compromete a la FDIM como organización con estatus consultivo en la ONU a jugar un papel práctico, tal y como se espera de nosotras”.

El neoliberalismo en la lucha de las mujeres

“La máxima del capitalismo es más ganancia a bajo costo y en esa lógica los derechos de las mujeres no caben, y peor en sociedades divididas en clases y con tanta disparidad económica como las nuestras. Yo creo que la esencia del capitalismo es la plusvalía, es la explotación y en ese concepto no caben los plenos derechos de las mujeres. Si bien se puede avanzar en importantes reformas políticas hay un límite que es el modelo del sistema capitalista, pero en el socialismo es posible lograrlo si las mujeres luchan. Si no lo hacen, en ningún sistema van a lograr sus propias reivindicaciones”.

FMLN en los procesos de paz de El Salvador

“A la hora de los acuerdos de paz de El Salvador no se incluyeron demandas de género. Pero la lucha de las mujeres, inmediatamente después de la firma del acuerdo de paz, ha logrado configurar una serie de políticas públicas con enfoque de género que no hubieran sido posibles sin el apoyo del FMLN y sin la lucha del movimiento feminista. En el FMLN creemos que el movimiento feminista y la izquierda tienen lazos que nos unen, porque tenemos una causa común en materia de los derechos de las mujeres y eso nos ha permitido un diálogo constante con unidad en la acción, que hemos sabido impulsar con creatividad y lograr, a estas alturas, cuotas de participación política; la ley de igualdad de oportunidades y la ley para una vida libre de violencias”.

“Tenemos bastante estricto el tema de paternidad responsable: no se puede ser diputado si debe cuotas alimenticias, por ejemplo. Pero por supuesto todavía falta más y más porque las cadenas de la opresión son materiales, son culturales y eso requiere que las mujeres seamos protagonistas en la defensa de nuestros derechos”, afirma, finalmente, la nueva presidenta de la FDIM, Lorena Peña.

Comments are closed.