X Conferencia FARC: De cara al país y en función de la paz

La guerrilla de las FARC llega a su máxima instancia de decisión fortalecida por su capacidad política. 350 medios periodísticos cubren la reunión

Miembros del Secretariado en la apertura de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera de las FARC-EP en los llanos del Yarí.

Miembros del Secretariado en la apertura de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera de las FARC-EP en los llanos del Yarí.

Hernán Camacho
Enviado especial
@camachohernan

El comandante en jefe de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, dio apertura formal a las discusiones de la X Conferencia guerrillera, celebrada en las llanuras del Yarí, entre los días 17 y 23 de septiembre.

Ante una formación de varios centenares de insurgentes, los miembros del Estado Mayor Central de esa guerrilla escucharon atentamente la única intervención del primer día de actividades y se dispusieron junto a los más de 200 delegados de las FARC, iniciar las discusiones de los acuerdos de paz de La Habana y el rumbo político de esa insurgencia.

La expectativa era amplia. La hora elegida para el inicio del acto de instalación se cumplió. Medios de comunicación nacionales y extranjeros alistaron sus equipos frente a una tarima inmensa. Algunos de ellos se sorprendieron por encontrar un escenario imponente en medio de la selva. Con camisetas blancas y mensajes alusivos a la paz, sin un solo fusil, hizo presencia el Secretariado de las FARC, mostrando la unidad y cohesión guerrillera que exaltó Timoleón Jiménez: “ante los enormes retos de naturaleza militar y política que nos ha tocado enfrentar a lo largo de estas cinco décadas”.

Trescientos cincuenta medios de comunicación estaban acreditados para cubrir la Décima Conferencia Nacional Guerrillera, pero el grupo de periodistas podía llegar a 700 o más. La reunión convocó la atención de la prensa colombiana y extranjera.

Nueva brega

Y es que las FARC estuvieron cohesionadas tanto en la guerra como en la política, pues desde la fase secreta de los diálogos, el Gobierno nacional se encontró con una guerrilla unida en su dirección.

“Las FARC no sólo resistimos la más larga y violenta embestida emprendida por el poder imperial y sus aliados del capital nacional y el latifundio, contra un ejército guerrillero y un pueblo declarado en rebeldía, sino que hemos conseguido sentarnos a una mesa de conversaciones con ellos, y sacar avante un Acuerdo Final de Terminación del Conflicto, con el que queda definitivamente claro que en esta guerra no existen vencedores ni vencidos, al tiempo que nuestros adversarios se ven obligados a reconocer nuestro derecho pleno al ejercicio político, con las más amplias garantías”, dijo Timoléon.

La guerrillerada en filas no perdió el hilo del discurso de su jefe. La emoción los embargaba, pues eran delegados de la Conferencia más importante para la insurgencia, la que finaliza la lucha armada y resuelve el tránsito a una organización en un escenario político sin armas.

Una nueva brega que desde ya trae consigo disputas políticas en todo nivel. Como con la gran prensa a la que Timoleón Jiménez envió un mensaje directo: “La paz reclama que el poder mediático no se siga utilizando como un instrumento más de la guerra”. Y es que para la clase política tradicional, las FARC-EP llegaron a este punto como una guerrilla derrotada. Sin embargo, la mayor de las victorias farianas fue conquistar la paz en Colombia. Incluso le hizo una invitación a ese poder mediático: “Hagamos de su potencial y eficacia una herramienta para la reconciliación entre las colombianas y los colombianos”.

Dio pistas de las tareas para el movimiento político en el que se transformarán las FARC-EP; conquistar a los inconformes del país con un mensaje nuevo, fresco y esperanzador por los cambios, y por supuesto, hizo un llamado a la unidad que calificó como imprescindible y como vehículo para hacer política de una “forma distinta, sana y transparente”.

“Nos hallamos frente a la trascendental oportunidad de abordar estas tareas esenciales. Nuestra responsabilidad ética e histórica es hoy mayor que nunca. Que las niñas y los niños de Colombia tengan la real posibilidad de crecer y ser felices en un país en paz”, exaltó el comandante Timoleón.

Un mensaje al país

El miembro del Secretariado, comandante Mauricio Jaramillo, le envió un mensaje al país: “aprovechar la oportunidad de oro que tienen los ciudadanos para refrendar los acuerdos y entrar en el camino de la paz, leyendo los acuerdos, conociendo cada uno de los puntos y vincularse activamente a la discusión”.

Contrario al espíritu de la X Conferencia la prensa nacional intrigó por la posibilidad que la máxima instancia guerrillera le dijera “no” a los acuerdos, a lo que Jaramillo respondió con insistencia que los acuerdos de La Habana han sido explicados pedagógicamente entre los guerrilleros y los delegados que llegaron al Yarí e incluso en ese escenario se están absolviendo preguntas sobre los mismos.

Jaramillo expresó el sentimiento que se vivió entre la dirección en pleno, debido a su reencuentro: “Despierta alegría por encontrarnos, debatir y buscar soluciones a los problemas regionales entre todos los integrantes del Estado Mayor, pero en el caso de la X Conferencia, le queremos decir al país que estamos buscando la paz que demanda y que no descansaremos hasta encontrarla”.

Apertura de las discusiones

Al interior de la Conferencia el comandante Timoleón Jiménez le dio apertura a las discusiones con un recuento histórico de las conferencias guerrilleras y su persistencia en la búsqueda de una solución política al conflicto. Los documentos de discusión de la X Conferencia estuvieron centrados en treinta tesis que en su gran mayoría contienen los acuerdos de La Habana, incluidos los asuntos medulares del fin del conflicto.

La Conferencia guerrillera le dará los primeros puntazos a lo que será el nuevo movimiento político que surgirá después de la firma de los acuerdos de La Habana. “Dirigimos la mirada hacia el futuro, cómo vamos a funcionar para el futuro, hemos abierto una discusión sobre ese tema, no está plasmada en el lienzo la concepción del nuevo movimiento político, incluso el nombre aún no lo hemos debatido pero se escuchan propuestas desde todos los frente guerrilleros”, señaló el comandante Iván Márquez.

En los dos primeros días de trabajo del pleno de la dirección de las FARC-EP, se escucharon los informes por bloques, además del informe central político a cargo del comandante en jefe Timoleón Jiménez. Todos los informes y las primeras intervenciones señalan una opinión positiva por alcanzar los acuerdos con el Gobierno nacional, mostrando la fortaleza de su dirección política tras cuatro años del proceso de paz.

En la clausura de la Conferencia el próximo viernes 23 de septiembre participarán delegados de partidos y movimientos políticos del país y del exterior. La jornada de cada día culmina con una actividad cultural y el 26 de septiembre, en coincidencia con la firma del Acuerdo Final en Cartagena, en el campamento de los llanos del Yarí se realizará un gran concierto musical en homenaje a la paz y a la democracia.

Comments are closed.