Un minuto de silencio, toda una oportunidad de reconciliación

Las víctimas serán las protagonistas de esta nueva era en Colombia junto con las partes en conflicto y todos los colombianos en la reconstrucción y reconciliación del país.

colombia-paz-farc-acuerdo-firma-santos-1920

Después de 52 años de lucha armada, el Gobierno Nacional y las FARC-EP firmaron la paz el 26 de septiembre de 2016.

El acuerdo centró como eje fundamental a las víctimas. Hasta el momento la comunidad internacional dice que es un modelo a nivel mundial; varios asistentes así lo expresaron ayer en Cartagena.

En el acto se hizo un minuto de silencio por la víctimas del conflicto, al sonido de una trompeta.

La firma del acuerdo es un paso en la reconciliación de Colombia, allana el camino en la construcción de una paz con justicia social. En su discurso, el comandante de las FARC Rodrigo Londoño “Timochenko” manifestó:

“Mis primeras palabras tras la firma de este Acuerdo final van dirigidas al pueblo de Colombia, pueblo bondadoso que siempre soñó con este día. Pueblo bendito que nunca abandonó la esperanza de poder construir la patria del futuro, donde las nuevas generaciones, es decir, nuestros hijos y nuestros nietos, nuestras mujeres y hombres puedan vivir en paz, democracia, dignidad, por los siglos de los siglos”.

Dando a entender que la paz no es de las partes en conflicto sino de todos los colombianos y es algo que se anheló durante décadas.

En los recintos y lugares donde las personas estaban atentas de la trasmisión de lo que ocurría en Cartagena hubo lágrimas y en ese sentido retumbaron las voces de clamor fuerte: “¡Sí se pudo!”.

Uno de los momentos más apasionantes del discurso fue cuando el máximo comandante de las FARC-EP pronunció las siguientes palabras: “En nombre de las FARC-EP ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra”.

Finalmente el discurso de Rodrigo Londoño terminó diciendo: “El amor de Mauricio Babilonia por la Meme podrá ser ahora eterno y las mariposas que volaban libres tras él simbolizando su infinito amor, podrán ahora multiplicarse por los siglos, cubriendo la patria de esperanza. Bienvenida esta segunda oportunidad sobre la tierra”.

Cabe destacar que las víctimas serán las protagonistas de esta nueva era en Colombia junto con las partes en conflicto y todos los colombianos en la reconstrucción y reconciliación del país.

El domingo 2 de octubre saldrán los colombianos a las urnas a aprobar o desaprobar lo pactado. Desde estas notas los invitamos a votar por el sí, por una paz estable y duradera, que nunca tengamos más guerra.

Agencia Prensa Rural

Comments are closed.