Atizan la hoguera en Siria

Estados Unidos reconoció su responsabilidad en el bombardeo que tropas aliadas de la OTAN efectuaron el pasado sábado 17 de septiembre contra una caravana de camiones del ejército sirio en la ciudad de Deir al Zor, dejando un saldo de 90 militares sirios muertos y numerosos heridos.

El ataque se produjo en instantes en que finalizaba una tregua de una semana, pactada en Ginebra el 9 de septiembre pasado entre representantes de Rusia y Estados Unidos y fue considerado por la comunidad internacional como una grave provocación contra los esfuerzos por encontrar caminos de negociación a la crisis siria, que incluían, eventualmente, la posibilidad de extender la tregua.

La Casa Blanca reaccionó ante el reclamo de Rusia y Siria y calificó el ataque como “un error” de la coalición internacional, al pensar que estaban identificando un blanco del Estado Islámico. Pero la realidad fue muy distinta, según fuentes allegadas a la cancillería siria, pues el Estado Islámico fue enterado con anticipación del ataque y aprovechó el daño causado a las tropas sirias para avanzar en sus posiciones. Lo que implica, cuando menos, una valiosa ayuda en el campo de operaciones de las tropas norteamericanas y europeas, agrupadas en la OTAN, hacia las fuerzas del EI, que dicen combatir.

El ataque, en las horas siguientes, contra una caravana humanitaria, que pretendía llevar ayuda y alimentos a habitantes de la región de Alepo, enrarece el clima de la guerra en Siria y aleja las posibilidades de solucionar una crisis que ya deja más de 300 mil muertos.

Aspecto de las destrucciones de la guerra en Siria.

Aspecto de las destrucciones de la guerra en Siria.

Comments are closed.