Cumbre de No Alineados: Paz y seguridad para el desarrollo

Representantes de 120 países, reunidos en Isla Margarita, ratificaron el principio de no intervención en los asuntos internos de las naciones y el derecho de los pueblos a la autodeterminación

Aspecto de la Cumbre de los No Alineados, realizada en Isla Margarita, en Venezuela.

Aspecto de la Cumbre de los No Alineados, realizada en Isla Margarita, en Venezuela.

Alberto Acevedo

Bajo el lema ‘unidos por el camino de la paz’, jefes de Estado y de gobierno y ministros de relaciones exteriores de 120 países, miembros del Movimiento de los No Alineados, se reunieron en la Isla Margarita, en Venezuela, los días 13 al 18 de septiembre pasado y reclamaron para sí haber contribuido de manera decisiva al fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales.

La XVII Cumbre de los Noal, que en total contó con la presencia de unos tres mil delegados, trazó como tema principal de sus discusiones el de la paz, la soberanía y la seguridad para el desarrollo. En este sentido, la reunión salió con el compromiso de mejorar su trabajo para lograr un mundo más justo, pensar en las grandes causas de la humanidad, dejar de lado las diferencias entre sus miembros y abogar por la integración entre países iguales.

En una declaración final y un documento de conclusiones de 900 párrafos, los participantes se comprometieron a combatir el modelo neoliberal de desarrollo impuesto por Estados Unidos y las grandes potencias occidentales tras la finalización de la ‘guerra fría’.

El bloque de países dijo tener autoridad suficiente para cuestionar los aspectos más injustos de la gobernanza universal y llamó a crear las condiciones para una mejor democracia global. Fue muy duro en este sentido al criticar el papel que desempeñan en la actualidad las Naciones Unidas, que deberán ser reformadas radicalmente, cambiar la composición de su Consejo de Seguridad, que responde a los resultados de la segunda guerra mundial y no se compadecen con las realidades actuales.

Una nueva multilateralidad

El anfitrión de la reunión, el presidente Nicolás Maduro, dijo en este sentido que en el Consejo de Seguridad de la ONU deben tener asiento, con derecho a voz y voto, los países emergentes del Sur. Las Naciones Unidas, agregó, deben cambiar las reglas de juego del funcionamiento multilateral en las relaciones internacionales.

En otro aspecto de sus decisiones, la cumbre llamó a sus miembros a trabajar con tesón para potenciar la solidaridad como fundamento de las relaciones y la actuación de todos sus miembros, enfrentando las pretensiones hegemónicas de las grandes potencias.

En este sentido, la cumbre rechazó los intentos de desestabilización contra el gobierno de Venezuela y su presidente, Nicolás Maduro. La reunión valoró el hecho de que en los últimos tres lustros, Venezuela se ha proyectado en el campo internacional, logrando alianzas binacionales y multilaterales en beneficio de los pueblos y por la construcción de un nuevo mundo, libre de hegemonías imperiales y por la soberanía nacional, la paz y el desarrollo autónomo de los pueblos.

Reconocimiento a Venezuela

En la reunión de la Isla Margarita, los voceros del gobierno de Caracas indicaron que Venezuela considera el multilateralismo impulsado por los No Alineados como un aporte importante para fomentar el diálogo y la cooperación internacional, en consonancia con los principios fundantes de la carta de las Naciones Unidas.

A la sazón, Venezuela recibió de Irán la presidente del Movimiento de los No Alineados, que ejercerá pro témpore durante los próximos tres años. Es de anotar que el gobierno de Caracas ya tiene la presidencia de Unasur y de Mercosur, y el nuevo liderazgo se interpreta como un reconocimiento al proceso de reformas sociales que adelanta el vecino país.

Un aire renovador y pleno de optimismo, provocaron las palabras del presidente de Ecuador, Rafael Correa. El mandatario latinoamericano dijo que los procesos revolucionarios en Nuestra América viven actualmente momentos difíciles por la arremetida sin límites ni escrúpulos que protagoniza la derecha regional financiada por Estados Unidos, pero para nada son trágicos.

Los recientes “triunfos” del conservadurismo y las oligarquías en América Latina son temporales y no deben resquebrajar las luchas de los pueblos, que se extienden desde el sur del Río Bravo hasta la Patagonia, por la paz, la soberanía e integración definitivas, puntualizó el gobernante ecuatoriano.

Discursos de Correa y Raúl

Nos han colocado barreras de todo tipo para imposibilitar que materialicemos los anhelos de independencia y unidad de la Patria Grande, y tendremos que derribarlos, puntualizó Rafael Correa.

El foro de los Noal, que también se pronunció resueltamente contra el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cuba, escuchó las palabras del líder de la Revolución cubana, Raúl Castro, quien dijo que los países que integran los Noal, unidos, son una fuerza invencible.

“Los pueblos del mundo, la gente que se sacrificó para vivir y defender lo mejor, quiere hechos; y Cuba, desde 1959 muestra hechos, como la eliminación del analfabetismo, la cultura como medio de defensa, la sanidad, la defensa de la soberanía y la libertad de los pueblos, la solidaridad con los más desfavorecidos. Nosotros no damos lo que nos sobra, compartimos lo que tenemos”, precisó Raúl Castro.

La reunión de los No Alineados, aprobó otras expresiones de solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo, como en el caso palestino, y en cuanto al proceso de paz en Colombia se pronunció resueltamente en apoyo a lo acordado en las negociaciones de La Habana con las FARC-EP y abogó porque estas contribuyan a un proceso de transformaciones democráticas en Colombia.

Comments are closed.