La capital votó sí a la paz

“Nos queda seguir aunando esfuerzos para crear nuevas condiciones emancipadoras y democráticas para posibilitar un camino distinto al de la exclusión y el exterminio del contendor. Bogotá tuvo unos resultados que podemos catalogar de importantes” Román Vega

Miles de familias bogotanas salieron a votar por el sí.

Miles de familias bogotanas salieron a votar por el sí.

Carolina Tejada

Desde muy temprano en la ciudad capital se hablaba de un triunfo por la paz. Los boletines mantuvieron el margen ganador y finalmente se logró llegar a 1,4 millones de votos por el sí para un 56,07% de votos, frente a 1,1 millones por el no, 43,92%. A pesar de esta importante votación que pone a los bogotanos como una fuerza importante frente a la necesidad de la paz negociada, sacando el 20% de la votación a favor de los acuerdos, la abstención reinó como en todo el país. Con un 53,67% Bogotá supera el nivel de abstención en comparación a otras elecciones en el país.

Las localidades que dijeron sí

Entre las localidades que superaron su índice de votación se encuentran: Usaquén, Engativá, Candelaria, Teusaquillo. En otras localidades como Usme, Bosa, Ciudad Bolívar el no logró elevar la votación.

Sin embargo, tan pronto se conocieron los resultados que daban como ganadora a la campaña del no, miles de personas en diferentes partes de la ciudad se empezaron a concentrar hasta altas horas de la noche, con banderas blancas y música la ciudad comprendió que el sentimiento que cubría la capital era de pena y angustia.

VOZ dialogó con Román Vega, uno de los promotores del sí, y esto fue lo que comentó: “Los resultados del plebiscito dan una victoria pírrica a los que levantaron la bandera de no a los acuerdos de La Habana. Sin embargo lo que esos resultados demuestran es que hay prácticamente un empate entre quienes defendemos la solución política con base en los acuerdos y aquellos que quieren imponer sus políticas no incluyentes en el país”.

Así mismo comenta que se vivieron momentos de expectativa, y que ahora es el momento de seguir trabajando por consolidar una sociedad más democrática. “Nos queda seguir aunando esfuerzos para crear nuevas condiciones emancipadoras y democráticas para posibilitar un camino distinto al de la exclusión y el exterminio del contendor. Bogotá tuvo unos resultados que podemos catalogar de importantes, más aun cuando se decía que Bogotá tenía una postura débil frente a la paz. A diferencia de los territorios donde existe un poder paramilitar y ultraderechista, aquí se evidencia un respiro democrático”, afirma Vega.

En ese mismo orden de ideas, asegura que lo que se viene para los sectores democráticos es un trabajo doble: “También se viene la unidad de los sectores democráticos y de diversos sectores sociales que se pusieron la camiseta y que, a través del diálogo abierto, lograron aclarar la cantidad de mentiras que se crearon alrededor del proceso de paz”.

Mientras tanto se siguen convocando encuentros ciudadanos para rodear los acuerdos y buscar caminos que conduzcan a que en Colombia se pueda construir la paz.

Comments are closed.