Posacuerdo con ojos de mujer

Las FARC-EP no llegan del cielo, es una organización de seres humanos y de colombianos permeados por una sociedad machista

De izquierda a derecha Isabel Sanroque, Sandra Ramírez y Olga Marín, guerrilleras de las FARC. Foto VOZ

De izquierda a derecha Isabel Sanroque, Sandra Ramírez y Olga Marín, guerrilleras de las FARC. Foto VOZ

Redacción Política

En la guerrilla de los años cincuenta el papel de la mujer era el de labores no militares. La salud, la alimentación y el cuidado de los hijos nacidos en la guerrilla eran las tareas de las insurgentes que desde el primer día estuvieron en las montañas de Colombia. En el caso de las FARC, solo hasta la Cuarta Conferencia se le entrega a la mujer la responsabilidad de ir al combate.

Las FARC-EP no llegan del cielo, es una organización de seres humanos y de colombianos permeados por una sociedad machista, dice Sandra Ramírez, una de las voceras para el tema de género en la X Conferencia de las FARC. Las mujeres en aquella cita histórica para la insurgencia pudieron deshacer los mitos construidos desde los medios de comunicación sobre sus labores en al interior de la organización.

“Las FARC no llegaron del cielo, son parte de una sociedad que se encuentra sometida al machismo. Pero hemos creado mecanismos que han podido avanzar en la superación del machismo”, señaló Ramírez.

Olga Marín aclaró el tema del embarazo y los niños en la guerra. La comandante Marín explicó las reglas para tener hijos al interior de las filas y el código de disciplina que se tiene: “En el conflicto no pueden haber hijos. Los hijos son utilizados por el establecimiento como instrumentos de guerra”. Marín recordó lo sucedió con la hija de Simón Trinidad que fue utilizada por el Ejército colombiano para matar a la mamá, Lucero.

En la guerrilla se planifica y la decisión de ser madre es propia de la mujer y en caso de querer serlo, debe salir de las filas para atender al niño. “En las FARC, antes de entrar a las filas se les explica a las mujeres la disciplina y las reglas que tienen que ver con el ser madres. Planificar hace parte de las reglas de disciplina de la insurgencia y es la mujer la que decide ingresar o no. Por eso las mujeres que estamos en las FARC estamos conscientes de las reglas y cuando aparecen situaciones de embarazo pues tenemos que decidir si lo tenemos pero fuera de las filas: dejándolo en casa de los familiares o retirándose de la guerrilla, o si abortamos”, señaló Marín en la rueda de prensa ofrecida a los medios nacionales y del mundo en la X Conferencia.

Por último, las perspectivas para las mujeres farianas en la implementación de los acuerdos resultan vital. Así lo señala Isabel Sanroque al referirse a los planes que tiene diseñada la organización en su tránsito a la política sin armas: “En los acuerdos está planteado que en los escenarios de participación política las mujeres logremos empoderarnos. Nosotros, las FARC-EP, estamos pensando que no solamente van a haber espacios de participación para las guerrilleras sino para el conjunto de mujeres colombianos pues los acuerdos con perspectiva de género tienen la misma naturaleza que los acuerdos en general, para el pueblo colombiano y no solo para las FARC”. Y advirtió, “El futuro va a demandar trabajo conjunto con otras organizaciones de mujeres, incluidas las FARC”.

El mensaje de las farianas a la sociedad colombiana es que ellas empujarán la lucha de las mujeres para reivindicar sus derechos y transformar la sociedad.

Comments are closed.