Preso político en delicado estado de salud ante golpiza

Se pide que se reubique a todos los prisioneros de guerra de las FARC-EP en un patio exclusivo para ellos para que este tipo de sucesos no sigan presentándose.

imagen-eli-carcel0

El prisionero político Anderson Felipe Montaño Mosca, que se encuentra recluido en el pabellón quinto del Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Alta Seguridad en San Isidro de Popayán, se encuentra en delicado estado de salud debido al uso desmedido de la fuerza por parte de la guardia del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec.

Los hechos de violencia por parte de uno de los miembros del Inpec se llevaron a cabo a las cuatro de la tarde del lunes 26 de septiembre, cuando el prisionero decide salir de su celda para solicitar una pastilla que le calmara un dolor de muela que habría tenido durante el día. Montaño en repetidas ocasiones le había pedido a Wilson Muñoz Dorado, dragoneante de esta institución, que lo dejara ir a la enfermería, pero sus peticiones fueron denegadas.

Cuando salió de su celda, se iniciaba el conteo que a diario se hace, y al regresar a la misma, justo sobre el tiempo, la puerta de esta le fue cerrada por el guardia Muñoz, quien molesto procede a ingresar un momento después y realiza una requisa, en la cual no se encontró nada. Lo único que encontró fue una colchoneta, “dos trazos de tela” sobre los cuales Andrés Felipe pasaba la noche, pues no cuenta con una cama decente. El guardia molesto procede a llevársela pero el prisionero reacciona arrebatándosela de las manos y aferrándose a ella gritaba que si le iban a quitar su colchoneta tendrían que llevárselo también a él con ella.

El dragoneante Wilson intentó golpear con su bolillo al prisionero, pero él se defiende cerrando la puerta de la celda e impidiendo que el dragoneante ingrese. Esta acción del detenido hizo que el hombre del Inpec llamara a seis auxiliares y procedieran a gasear la celda. Allí se encontraban tres presos más. Al prisionero Anderson, mientras sostenía la puerta impidiendo que ingresaran los guardias, lo golpearon fuertemente en su cabeza abriéndole la piel en esta zona, así como heridas hemorrágicas en pómulos, frente, brazos y pecho, Andrés Felipe cede y la puerta es finalmente abierta. Según comentan los demás prisioneros que a través de la reja de sus celdas lograban ver lo que estaba sucediendo, los escudos de los auxiliares estaban manchados de sangre.

El prisionero es trasladado momentos después a la dependencia de sanidad en donde el dragoneante Wilson Muñoz Dorado le pidió a la enfermera que no registre el paso del prisionero a fin de no dejar evidencia del ataque. Esta situación ha llevado a hacer una fuerte denuncia por parte de las organizaciones de derechos humanos, quienes han exigido que se investigue y castigue por estos hechos. Así mismo que se le dé el adecuado tratamiento a las heridas sufridas del prisionero político Anderson Montaño garantizándole su derecho a la vida, a la integridad personal y a su dignidad humana, así mismo se pide que se reubique a todos los prisioneros de guerra de las FARC-EP en un patio exclusivo para ellos para que este tipo de sucesos no sigan presentándose.

Comments are closed.