Trabajadores del hospital San Francisco contra “masacre” laboral

El alcalde de Ibague, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, busca liquidar el hospital. Entrevista con Nelsy Gómez Oliveros, presidenta regional del sindicato Anthoc

Enérgica protesta de los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué, Tolima, ante la medida privatizadora que anuncia el alcalde Jaramillo Martínez. Foto Nelosi.

Enérgica protesta de los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué, Tolima, ante la medida privatizadora que anuncia el alcalde Jaramillo Martínez. Foto Nelosi.

Nelson Lombana Silva

Los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué (Tolima) vienen librando una dura lucha contra la política privatizadora del alcalde municipal, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, quien sacrificando a más de 300 trabajadores pretende acabarlo, fusionándolo con la Unidad de Salud de Ibagué (USI), dejando a centenares de trabajadores en la calle, sin salario, sin indemnización y sin futuro, apenas con promesas imposibles de cumplir, según señala Nelsy Gómez Oliveros, presidenta regional del sindicato Anthoc.

Con la arrogancia que le es propia, dijo el mandatario en el concejo municipal que haría semejante “masacre” laboral al precio que sea y que no le importaba en absoluto la protesta de los trabajadores, según explicó la lideresa sindical.

Mientras el mandatario habla de paz con elocuencia, arremete contra la clase trabajadora, en esta oportunidad contra los trabajadores del hospital San Francisco, hospital que paradójicamente fundó su padre siendo ministro de Salud, Alfonso Jaramillo Salazar, hace 67 años. ¿Hay intereses personales de por medio?, se pregunta Nelsy Gómez Oliveros.

La crisis de la institución es fruto de la ley 100 de 1993, obra del “insigne” senador Álvaro Uribe Vélez. Las EPS le vienen adeudando más de cuatro mil millones de pesos, incluyendo la misma Alcaldía, la Policía y el Ejército, explica Nelsy. Sin embargo, el burgomaestre que se hizo elegir con los votos de la izquierda, pero que está gobernando con la burocracia de derecha, quiere dejar caer todos los efectos negativos sobre los hombros de los trabajadores.

Ayer se realizó una protesta callejera, la cual partió de las instalaciones del hospital San Francisco y terminó frente a la alcaldía, en la plaza Simón Bolívar. Los trabajadores esperan sensatez de los concejales y espacio para hablar directamente con el pequeño “napoleoncito” con el fin de explorar fórmulas de solucionar el problema sin sacrificar a los centenares de trabajadores.

La página web www.pacocol.org habló con la lideresa sindical durante el largo y combativo recorrido y esto nos dijo:

—¿Por qué la movilización de los trabajadores del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué (Tolima)?

—Rechazamos la política que está encabezando el alcalde municipal, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, de liquidar el hospital San Francisco y hacer una “masacre” laboral.

Casi 300 trabajadores, tanto de San Francisco como de la planta temporal de la Unidad de Salud de Ibagué (USI), se quedarían sin trabajo, los tiraría a la calle simplemente por disminuir costos, costos que lo plantea la Constitución colombiana, régimen laboral de los trabajadores, bajar los salarios.

Anda con el cuento que engancharía nuevamente a los trabajadores con salario de enganche; ese salario de enganche, para informarle a la comunidad, es simplemente la cuota burocrática politiquera que tiene para pagar los votos que obtuvo en su campaña.

Eso implicaría no pagar los salarios justos que dice la Constitución nacional, vulnerando todos los derechos.

La liquidación del hospital San Francisco en la condición de despedir a los trabajadores y disminuir aún más los salarios del personal asistencial, nosotros no le jugamos, porque eso es pisotear la dignidad de los tolimenses y del pueblo ibaguereño.

La crisis no la hemos creado los trabajadores, ni los pacientes, ni los usuarios. La crisis la creó el sistema de modelo actual, los gobiernos del orden nacional, departamental y municipal y no han hecho nada para solucionar el impase colocando en cintura a las EPS obligándolas a que cancelen sus deudas que tienen todas las EPS con el San Francisco y que son más de $4 mil millones de pesos. Incluso, la misma Alcaldía le está adeudando, al igual que la Policía, el Ejército y todas las EPS que existen en el mercado.

El Gobierno nacional ha querido seguir dilatando el problema, teniendo que los usuarios y los trabajadores pagar los platos rotos de una mala política del Gobierno nacional.

En esas condiciones, nosotros le estamos diciendo no, si queremos construir un país diferente, construir la paz, tiene que sentarse a mirar que así no se solucionan las cosas, tirando a los trabajadores a la calle que llevan más de 20, 25, 15, 10, 30 años trabajándole aquí a la institución. Esa no es la solución, nosotros pensamos que no solamente las armas matan, no es solamente el problema con los insurgentes, el problema también es social y lo tenemos con la salud y el Gobierno nacional no ha solucionado absolutamente nada. Señor alcalde: Así no se soluciona las cosas. Nosotros estamos dispuestos a hablar buscando salidas sin desconocer los derechos constitucionales, laborales de los trabajadores.

—Paradójicamente, hoy está cumpliendo el hospital San Francisco 67 años y fue fundado por el papá del alcalde Jaramillo. El papá lo creó y el hijo lo quiere liquidar.

—Nosotros celebramos sus cumpleaños con la marcha, con la protesta social que es un derecho que tenemos los trabajadores, para decir no a la política privatizadora y de liquidación de los hospitales, donde la mayoría somos mujeres. Esa es la política que viene implantando el alcalde Jaramillo contra las mujeres trabajadoras de Ibagué, mandarlas a la calle sin ninguna posibilidad de laborar en condiciones dignas.

El hospital tiene un déficit porque lo han creado las EPS. A pesar de esa crisis nunca ha dejado de pagar sus salarios a tiempo. Hay instituciones en peores condiciones y no la han liquidado, sobreviven, ¿Por qué? ¿Será que hay intereses personales de por medio para manejar las famosas MIAS, aumentando el dinero en los bolsillos de unos pocos a costa de la población y de los trabajadores? Le dejo esa reflexión a la comunidad ibaguereña.

—¿El déficit actual es de cuánto?

—El déficit según el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo en el proyecto que tiene, está diciendo que supera los ocho mil millones de pesos, déficit que no lo creemos, lo que sí estamos seguros es que las EPS les están adeudando la institución más de cuatro mil millones de pesos.

Además, es un estudio que ha hecho ese señor Orlando Arciniegas, es un estudio que solamente se va para el lado del San Francisco y para la USI, hace una información completa de lo que sucede en la USI con la planta temporal, con los derechos que tiene, el informe está avalado más para el San Francisco, no teniendo equidad entre las dos instituciones.

¿Qué decimos nosotros? Las dos instituciones pueden funcionar en una sola pero sin echar la gente a la calle, ni disminuir los salarios, ni que haya pérdida de continuidad. Quieren quitarse el pago de las pensiones de los compañeros, responsabilidad que debe responder el alcalde municipal.

—Mientras el alcalde habla de paz con bastante elocuencia, arremete contra los trabajadores de la salud, ¿estaríamos ad portas de una verdadera “masacre” laboral en la ciudad de Ibagué?

—Claro. Cuando hablamos de paz es respetar los derechos de la población. Los trabajadores no son máquinas, ni herramientas, los trabajadores somos personas que tenemos derechos constitucionales y que se deben respetar.

Cuando estamos hablando de paz, estamos hablando de que haya respeto a la vida digna, al trabajo digno y que haya equidad para todos. Ese discurso no solamente debe estar en el papel, debe estar sobre todo en la práctica permanente. Basta ya de palabras bonitas, hechos concretos.

Decimos claramente: La solución no es imposición como dijo el alcalde en el concejo municipal, que lo iba a hacer le diera hasta donde le diera despediría a los trabajadores. Pues señor alcalde: Usted tiene unas normas constitucionales y legales, que no es lo que usted diga. Sé que dijo en los medios que no le importaba el paro de los trabajadores. Debería importarle porque usted es el responsable de la salud en este municipio. Los concejales tomarán una decisión con un estudio serio con la participación de la comunidad y de los trabajadores. Las cosas no se construyen con arrogancia y unilateralmente, las cosas se construyen colectivamente con el concurso de todos y todas. No aceptamos las dictaduras, ni la soberbia, ni el personalismo, señor alcalde Jaramillo.

Comments are closed.