A huelga en Bundy Colombia (Mosquera, Cundinamarca)

Los trabajadores y su dirigencia entran en la etapa de prehuelga y preparan lo concerniente al paro para hacer respetar la convención colectiva, rechazar el contrapliego y las actitudes antisindicales de la empresa.

14570724_1117777344971455_6670291525931017660_o

Bundy Colombia S.A. es una empresa multinacional del Grupo Empresarial TI Automotive, que ofrece compartimentos para el almacenamiento de líquidos de automoción y sistemas de manejo de fluidos, como fluidos de freno de acero y plástico (tubería para sistema automotriz). Su planta está ubicada en Mosquera, Cundinamarca.

El conflicto laboral inició el pasado 15 de julio cuando los trabajadores de Bundy Colombia S.A. organizados en Sintrametal Mosquera, presentaron su pliego de peticiones. El 27 de julio la empresa llamó al sindicato a instalar de la mesa de negociación, pero con la presentación de un contrapliego, que tuvo el rechazo del sindicato y de la CUT, Bogotá Cundinamarca.

Según la CUT, la comisión negociadora de la empresa está liderada por el abogado Juan Manuel Guerrero, el mismo promotor de pactos colectivos y expoliación de los derechos de los trabajadores, como sucede en Alpla Colombia, Crown Colombiana, Papeles Familia, Brinsa, Serpro, Diaco y otras empresas, donde se vienen implementando mecanismos para desarticular las organizaciones sindicales y quitar los derechos laborales de los trabajadores; incluidas sanciones por supuestas faltas en el ejercicio de sus labores habituales.

Con acciones de protesta y movilizaciones, se instaló la mesa de negociaciones, que deliberó entre el 9 y 28 de septiembre sin llegar a ningún tipo de acuerdo, por la intransigencia de la empresa, a pesar de los esfuerzos de la comisión negociadora del sindicato.

El pasado 7 de octubre se realizaron en las instalaciones de la misma, las votaciones para que los trabajadores decidieran por el tribunal de arbitramento o huelga, con una contundente mayoría por la huelga: 98.9%.

El abogado de la empresa intentó evitar la expresión autónoma de los trabajadores; pero la Inspectora de Trabajo y el delegado de la Personería Municipal de Mosquera, protegieron los derechos de la libre autonomía sindical.

Ahora, los trabajadores y su dirigencia entran en la etapa de prehuelga y preparan lo concerniente al paro para hacer respetar la convención colectiva, rechazar el contrapliego y las actitudes antisindicales de la empresa.

Mientras los trabajadores definen la hora cero, esperan la solidaridad de los sindicatos y organizaciones sociales y que los acompañen en las instalaciones de la empresa, desde el inicio y durante el desarrollo de la misma, con alimentos no perecederos, agua, carpa, utensilios para cocina y ante todo bastante ánimo y templanza para superar las dificultades que se presenten.

Comments are closed.