Reforma tributaria. Más impuestos a los trabajadores

Diferentes sindicatos y las centrales obreras se pronunciaron para rechazar la lesiva política económica del gobierno de Juan Manuel Santos. Convocan a movilizaciones para rechazar las medidas

Por: Juan Carlos Hurtado Fonseca

Como es costumbre en los gobiernos de corte neoliberal, sus reformas tributarias golpean a los menos favorecidos y alivian a empresarios y transnacionales. Por eso, los trabajadores organizados en sindicatos y el grueso de la población las rechazan. Aun así, las imponen.

La propuesta presentada por el Gobierno nacional al Congreso de la República, la semana pasada, ha producido el rechazo generalizado de las organizaciones sindicales. A su vez, el Comando Nacional Unitario, CNU, compuesto por las centrales, organizaciones de camioneros, la Cumbre Agraria, Dignidad Agropecuaria y la Confederación de Pensionados, emitió un comunicado en el que señala los porqués del desacuerdo con el proyecto:

“Los anuncios sobre los contenidos de esta lesiva medida apuntan a que será una nueva cascada de impuestos que caerán principalmente sobre los hombros de las clases medias, los trabajadores y los pequeños y medianos productores nacionales del campo y la ciudad, como contrapartida ha señalado en reiteradas ocasiones que exonerará de impuestos a las grandes compañías multinacionales y al gran capital extranjero para estimular la inversión en el país.

“Con la reforma tributaria se busca gravar aún más la canasta familiar aumentando el porcentaje del IVA de 16 al 19%, ampliar la base de los productos sujetos a este regresivo impuesto, con el criterio perverso de que poner gravámenes a los pobres es rentable porque son millones de personas que al exprimirlas incrementan la riqueza de la burguesía. Se le suma a lo anterior, los anuncios de cobrar impuesto a los ingresos de los asalariados y pensionados, nuevos impuestos a la gasolina, a las bebidas azucaradas, a las empresas sin ánimo de lucro como las cooperativas, a los tenderos y peluquerías de barrio con el llamado monotributo, fijación y aumento del cobro de catastro a los predios rurales y quien sabe que más impuestos nos tengan preparados por la forma de cuenta gotas como el Ministro de Hacienda ha venido manejando el tema”.

Los trabajadores, quienes han perdido el poder adquisitivo de sus salarios, serán los más afectados con la reforma tributaria. Foto archivo.

Los trabajadores, quienes han perdido el poder adquisitivo de sus salarios, serán los más afectados con la reforma tributaria. Foto archivo.

Bancarios y maestros

De la misma manera, el Sin­dicato de Trabajadores del Grupo Bancolombia, Sintrabancol, rechazó la reforma argumentando entre otras cosas: “Con esta reforma el Gobierno afecta directamente el bolsillo de los colombianos aumentando el IVA del 16 al 19% y lo mantiene a más de 100 productos de la canasta familiar, afectando el consumo de hogares de ingresos bajos y medios; además afecta a los trabajadores y personas naturales que deben pagar impuestos, a partir de ingresos mensuales de $2.750.000; aumenta el impuesto a la gasolina, golpea al pequeño comercio con impuestos a las tiendas, peluquerías y misceláneas de barrio y establece mecanismos de control y restricciones a las actividades de organizaciones que no tienen ánimo de lucro, como los sindicatos, cooperativas de pequeños productores y asociaciones comunales, además de rebajar impuestos del 43 al 32% a grandes empresas, entre otras muchas afectaciones a la población”.

Las organizaciones sindicales no solo rechazaron el proyecto de nuevos impuestos sino que llamaron a la movilización. En Bogotá, al cierre de esta edición el sindicato de profesores tenía planeada la realización de un cese de actividades de 24 horas para el 27 de octubre, en rechazo a medidas que privatizan la educación, a la dignificación de su derecho a la salud, a la venta del patrimonio público de los capitalinos y a los nuevos tributos.

A su vez, el CNU también llamó a movilizaciones el 27 de octubre para oponerse a las medidas, argumentando también: “Sufrimos una de las más graves crisis económicas y sociales causadas por la aplicación del modelo económico neoliberal y las políticas ordenadas por el FMI, el Banco Mundial y ahora la OCDE que nos conduce a mayor pobreza y carencia de condiciones mínimas para una subsistencia digna, impidiendo la posibilidad de construir una nación con plena soberanía y posibilidades de progreso y desarrollo…”

Comments are closed.