Tres mil contratistas pasarán a ser de planta. De regreso a formación

Después de 37 días de cese de actividades en el SENA, en todo el país, Sindesena logró acordar varios puntos con la administración de la entidad y el Gobierno nacional

 Por: Juan Carlos Hurtado Fonseca

El pasado 19 de octubre, en Bogotá, y luego de 37 días de paro, se firmó un acuerdo entre la administración del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, y el sindicato Sindesena, en el que trazan soluciones a todos los puntos exigidos desde la organización de trabajadores. El tema de mayor importancia es el relacionado con la ampliación de planta en 3.800 cargos, tres mil definitivos y 800 temporales.

La manifestación había iniciado por el incumplimiento en ese y otros tópicos que habían sido acordados hace un año, y por el recorte presupuestal que el Gobierno nacional anunció a ese centro de formación profesional.

Entre los firmantes de lo pactado está el director del SENA, Alfonso Prada; algunos senadores garantes; Sindesena; la ministra de Trabajo, Clara López; un representante del Ministerio de Hacienda y uno de la Función Pública.

VOZ habló con la instructora de informática de la regional del Valle del Cauca, quien a su vez es presidenta nacional de Sindesena, Aleyda Murillo, para entender algunos de los asuntos firmados.

Aleyda Murillo, presidenta de Sindesena nacional, informa de lo acordado a la comunidad educativa, en Bogotá. Foto J.C.H.

Aleyda Murillo, presidenta de Sindesena nacional, informa de lo acordado a la comunidad educativa, en Bogotá. Foto J.C.H.

Planta

–¿Qué ganaron en cuanto a ampliación de planta?

–Significa que de nuestros contratistas, tres mil pasarán a tener el mismo régimen salarial y prestacional que tenemos nosotros, aunque sin derechos de carrera, porque para eso deberán concursar posteriormente. El procedimiento es que se tendrá en cuenta el mérito, que es lo que establece el artículo 125 de la Constitución, pero de manera temporal mientras se logran los concursos debe hacerse una provisión temporal a través de un encargo o un nombramiento provisional.

La primera tarea será hacer encargos con los funcionarios de carrera vinculados hoy y que cumplan las condiciones. El segundo paso serán los nombramientos provisionales con personas ajenas a la entidad, los contratistas, quienes luego tendrán la opción de concursar. Hay unas normas para eso.

–¿Qué otros puntos acordaron?

–Acordamos aspectos muy importantes sobre seguridad y salud en el trabajo, elementos que aportan a la calidad de la formación, como por ejemplo hacer revisión y ajuste a la infraestructura para garantizar que los programas de formación se desarrollen en su totalidad, con los elementos necesarios como insumos, maquinaria y materiales. Que se garanticen las condiciones de seguridad y salud a funcionarios y aprendices, es decir, que debe empezarse a acabar con el hacinamiento, con el trabajo debajo de los árboles, en los pasillos, como se hace en muchas partes. Habrá una agenda para resolver eso.

–No parece lógico que en una entidad como esta, se falle en eso que acaba de decir…

–Lamentablemente la prioridad de las últimas administraciones del SENA han sido las metas medidas en cifras, y no la calidad ni las condiciones dignas de la comunidad educativa; por eso aumentan el número de estudiantes sin aumentar la infraestructura. Lo que planteamos es que atendamos a los aprendices con condiciones dignas, por eso hay que respetar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, que haya zonas de evacuación, cafeterías que cumplan las normas, que a los aprendices cuyo proceso formativo les exige vacunas sea el SENA el que las provea, que haya los elementos de protección, que haya auxilios y bonificaciones para que se puedan mantener, en los sitios donde hay internado que existan condiciones de salubridad y alimentación para que disminuya la deserción.

Reforma tributaria

–¿Cómo afecta al SENA la reforma tributaria?

–Nuestra preocupación es la eliminación de las fuentes de financiación. El SENA estaba financiado con parafiscales, que es la renta que históricamente le ha permitido funcionar, y en la reforma tributaria de 2012 aparecieron las rentas de distribución específica a través del recaudo que se hacía por el CREE, nuestra preocupación es que esas rentas son soportadas en el fisco nacional. Nosotros teníamos una renta con recaudo partícular para nosotros. Nuestra preocupación sigue siendo que no recuperemos los parafiscales; que la otra fuente de financiación estuviera en riesgo y que las garantías que se lograron para la reforma anterior se pierdan. Vamos a hacer una revisión más detallada de la reforma.

Aprendices a la espera de ingresar a formación, luego del fin del cese de actividades. Foto J.C.H.

Aprendices a la espera de ingresar a formación, luego del fin del cese de actividades. Foto J.C.H.

Pero con la movilización que terminamos se logró que el Gobierno respete el carácter de renta y destinación específica para el SENA y el ICBF, y que se hable de una garantía de que no puede disminuir el presupuesto.

Al margen de lo que suceda con el SENA hay temas muy graves en la reforma tributaria que tocan al pueblo colombiano y nosotros como clase trabajadora estaremos oponiéndonos a eso.

–Entonces, ¿qué pasó con la reducción del presupuesto en 500 mil millones para el SENA en 2017?

–Se logró un incremento, es decir que quedaría en 3,3 billones de pesos. La dirección de la entidad dice que hace algunos ajustes que le permitirían cumplir con todas las metas y las necesidades para la próxima vigencia. Estaremos vigilantes para que no haya nuevos congelamientos ni recortes a la espera que se cumpla.

–Estos gobiernos están acostumbrados a incumplir lo que firman con los sindicatos y las organizaciones sociales, ¿qué les hace pensar que esta vez les cumplirán si ya les incumplieron?

–Tendremos que estar prestos a reclamar si nos vuelven a incumplir. El mensaje que les dejamos a los colombianos es que la lucha y la movilización obliga a procesos como este, y si es necesario retomaremos las protestas, porque es por este camino que debemos lograr que se materialicen los derechos.

–En el transcurso del paro hubo contratistas afectados por el cese de actividades, algunos de ellos les reclamaron a ustedes, ¿qué mensaje les envía?

–Que los trabajadores debemos acostumbrarnos a reclamar los derechos y eso tiene un costo. Logramos un punto muy importante de no represalias por lo que no podrá haber descuentos salariales ni ningún tipo de afectación académica o laboral. Pero hay que ser conscientes de que no nos podemos oponer a defender los derechos sino hacer frente común contra quienes nos oprimen.

Comments are closed.