Bogotá. Masivo despido de conductores

Por indignas condiciones laborales y sindicales, los trabajadores realizaron un paro. El resultado: han echado a 60

Por:  Juan Carlos Hurtado Fonseca

Una protesta en la que varios conductores de buses azules y alimentadores, pertenecientes a la empresa Masivo Capital, quien presta sus servicios al SITP de Bogotá, paralizó parte de la ciudad, los pasados 25 y 26 de octubre, lo que también mostró la vulnerabilidad del sistema.

La movilización se dio cuando cansados de abusos y persecución de la empresa Masivo Capital, varios conductores decidieron no sacar sus vehículos hasta obtener respuestas a sus peticiones por parte de la administración de la empresa. De los 800 buses de la empresa, pararon 200 azules y 250 alimentadores.

Manifestación de protesta de conductores de Masivo Capital.

Manifestación de protesta de conductores de Masivo Capital.

“Nosotros hicimos una protesta pacífica porque la empresa no nos paga los dominicales como son, nos están liquidando mal, yo tuve una restricción médica y en ningún momento dice ‘reubicación’. La empresa nos obliga a firmar un documento donde dice mutuo acuerdo y nos reubica, nos manda a la intemperie, al sol, al agua, desprotegidos, no estamos exentos de un atraco, a que nos maltraten los usuarios porque la ruta se demora, estamos expuestos en la calle. También nos quitan muchos bonos, muchos beneficios diciendo que no estamos prestando un servicio, pero les estamos cumpliendo un horario y estamos produciendo dentro de la empresa”, explicó a VOZ Quiroga, fiscal del Sindicato de Trabajadores de Trasporte Masivo de Colombia, Luis Fernando Gonzales Sintramacol.

El dirigente del sindicato también comentó: “En el norte el gerente dijo que iba a negociar con los trabajadores, les dijo que entraran y cuando lo hicieron les dijo que firmaran un acuerdo o les daba la carta de despido. Los sometió, les dijo ‘quédense callados o se van’, no aceptaron y la empresa los despidió. Se levantó la protesta y cuando llegaron a la empresa les daban la carta de despido, no les bastó con hacernos una retención del salario sino que hubo despidos, hasta ayer (31 de octubre) iban 60, algunos no participaron de la protesta y salieron de la empresa, ellos dicen que tienen que cambiar todo el personal.

Horas extras

“Después de eso estamos en un proceso de negociación, el martes (1 de noviembre) vamos a hablar sobre los compañeros a ver qué dice la empresa. El viernes lo hablamos y dijeron que eso se hablaba en los estrados judiciales, si se siguen negando procederemos a una demanda”.

En la protesta los trabajadores también pedían terminar la sobrecarga laboral, ya que tienen programaciones de 12 horas y les pagan sólo ocho porque –les dicen- que el resto es descanso, aunque deban estar disponibles para la empresa. Si salen del patio y les pasa algo, la empresa dice que están evadidos del puesto. También alegan que los domingos los pagan como día ordinario.

Conductor de Transmilenio. Foto archivo.

Conductor de Transmilenio. Foto archivo.

Masivo Capital es una empresa que cuenta con alrededor de cuatro mil trabajadores, entre operadores, despachadores, supervisores y mantenimiento. Conductores u operadores son 3500, que manejan alimentadores y buses azules, en Kennedy.

Los operadores tienen un contrato a término indefinido. Los mecánicos son entre 300 y 400 con contratos a cuatro meses, aunque la empresa les aseguró que sería por tres periodos y pasaban a indefinido, ya muchos laboraron ese tiempo y no les han cumplido.

De los cuatro mil hay 205 afiliados al sindicato: “La empresa nos ha frenado mucho, hemos pasado la solicitud para el proceso sindical y la han negado, hay persecución laboral y sindical”, concluyó Luis Fernando Gonzáles.

Comments are closed.