Latinoamérica unida contra feminicidios

Por: Renata Cabrales

En la reunión de grupos religiosos con la delegación de las FARC, en La Habana, según una de las conclusiones de Vivian Morales en cuanto al tema de género, es importante clarificar cuál era el significado de dicho enfoque para que la interpretación sea “unívoca”. Según la senadora, “este debe ser entendido como la intención de reconocer y dignificar los derechos de las mujeres y su papel como víctimas del conflicto armado”.

Una más que no leyó los acuerdos o no los entendió. Por culpa de esta falta de compresión sobre el tema, al llamarlo de forma mal intencionada, ‘ideología de género’ lo que le quita importancia a la violencia de género, hace que haya ciertos retrocesos en los procesos que favorecen a las mujeres en las políticas públicas.

mujeres-contra-feminicidio1-cmyk-final

Pero esto no es un hecho aislado. Mientras en Colombia, quienes defendemos los acuerdos de paz , tratamos de convencer a la ultraderecha religiosa de que la tal ideología de género no es un medio para homosexualizar a la fuerza a sus hijos e hijas y mucho menos, para que las mujeres se tomen el país; en Argentina, el pasado miércoles, se convocó un paro de mujeres como señal de protesta por el aumento de los feminicidios, el último, el de la chica Lucía Pérez, quien padeció torturas por medio de violación y empalamiento, lo que le produjo un paro cardíaco debido al inmenso dolor.

Diferentes colectivos de mujeres en Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, Venezuela, Colombia, México, Honduras, entre otras, apoyaron la iniciativa debido a la indignación que generó el feminicidio de Lucía Pérez.

Y las cifras no mienten, se dice que en Colombia, en 2015 cada tres días fue asesinada una mujer por sus parejas o exparejas, y en 2016, las cifras no disminuyeron.

En 2015 se realizaron 22.155 exámenes médicos legales, por supuestos delitos sexuales. El 85,2% de las víctimas eran mujeres y la edad media de 12,45 años.

Se registraron, además 47.248 casos de violencia de pareja, según las cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que además confirma que hay una tasa del 119,24 casos por cada 100.000 habitantes. El 86,66% de las víctimas eran mujer y en el 76,6% de los casos el presunto agresor fue su pareja permanente o una expareja.

Diana Duque, del colectivo Estudios de Género de América Latina, es consciente de que la ley 1761 y la 1257 de 2008, han servido de mucho pero aún hay mucho por hacer.

Por su parte, en Argentina, en 2015 hubo 235 mujeres asesinadas, una cada 36 horas. 18 por ciento de las víctimas tenía menos de 20 años, 43 por ciento tenía entre 21 y 40 años, 25 por ciento entre 41 y 60 y el 9 por ciento, más de 60.

Comments are closed.