Mayoría de edad para la democracia

Por: Rubiel Vargas Quintero

A propósito de lo acontecido el 2 de octubre, el poder constituyente se enfrentó a unas de las mayores complejidades y contiendas políticas del país, por un lado, la salida política al conflicto social y armado en Colombia, y por el otro lado, la campaña por el no. Poder analizar este momento político desde la crítica contemporánea de la sociedad colombiana, es un reto de la izquierda y de los sectores democráticos.

Theodor Adorno, decía que la democracia es una forma política de la mayoría de edad, acompañada con la educación, una educación para la mayoría de edad. La consigna del Manifiesto de Córdoba en Argentina de 1918 era “libertad para que haya democracia y democracia para la práctica de la libertad”. La democracia descansa en la formación de la voluntad de cada uno que presupone la mayoría de edad y ella radica en la autonomía que es la premisa de la ilustración.

Autonomía

La ilustración se afirma a sí misma como la voluntad que consiste en servirse del entendimiento propio sin la dirección de otro. La dirección parte de la consideración que el hombre posee una facultad: juzgar y razonar, es decir distinguir lo verdadero de lo falso. La autonomía de la voluntad procede de la filosofía kantiana que reside en la capacidad del individuo para dictarse sus propias normas morales. La potencia de juzgar correctamente bien la denomina razón. La razón es la facultad del ser humano de identificar conceptos, de dar fundamentos de lo que se afirma.

Para llegar a ser autónomo, hay que iniciar con su significado donde auto significa propio y nomo norma o ley. Ahora bien, para lograr conseguir ese objetivo es necesario transitar un proceso dialéctico, es un proceso de maduración hacia la mayoría de edad. Ese proceso tiene que hacer rupturas con identificaciones. Las primeras identificaciones son con el padre, el maestro, con los héroes, con ideales, con referentes. Se accede a la mayoría de edad a partir de una formación de la identidad y con la ruptura con la autoridad. Son procesos éticos.

La mayoría de edad para la construcción de la democracia.

La mayoría de edad para la construcción de la democracia.

En las sociedades contemporáneas, estos procesos son difíciles de precisar con dichas rupturas por la imposición de una cultura dominante, la capacidad de manipulación que se fundamenta en los medios masivos de comunicación, la nueva tecnología como dimensión instrumental, y una educación basada en la técnica del trabajo. La heteronomía, hetero, que significa otro, y nomos norma o ley. Es decir, es dirigida desde afuera, se tragan sin ningún tipo de resistencia lo que el ente sobretodopoderosos les pone ante los ojos y les inculca una verdad falseada. Es una minoría de edad construida desde afuera.

Crítica

Carlos Marx, en su proceso de maduración de su pensamiento, asumió tres teorías críticas: I) crítica al idealismo alemán, II) crítica al socialismo utópico (crítica de las ideologías), III) crítica a la economía política burguesa, en el marco de la crítica de una sociedad moderna capitalista.

Es una actitud crítica como actividad política – revolucionaria, se basa en la realidad del presente, es una crítica de un tipo de sociedad capitalista, del análisis del trabajo alienado, sobre los medios productivos, la sociedad de clase, el fetichismo de la mercancía, acumulación del capital, la teoría de la emancipación humana, entre otros. Y para ello se necesita un sujeto histórico para enfrentar la producción capitalista. Todo esto lo hace Marx con el instrumento de análisis crítico de la sociedad en concreto. Hay que estudiar las sociedades contemporáneas en todas sus dimensiones.

La construcción de nuevas subjetividades en las sociedades contemporáneas, han variado en sus reivindicaciones sociales, culturales y políticas, en la manera de conducir, guiar, dirigir, organizar. La crítica es el movimiento por el cual el sujeto se atribuye el derecho de interrogar a la verdad acerca de sus efectos de poder y al poder acerca de su discurso de verdad, con un alto contenido de cultura política, construyendo una mayoría de edad para la democracia. Sin embargo, hay sectores de la sociedad que se mantienen atrasadas con un pensamiento conservador  confesional, moldeado por el pensamiento retardatario.

El poder en las calles

La paz ahora le pertenece a las nuevas subjetividades indígenas, campesinos, estudiantes, victimas, mujeres, Lgbti, intelectuales, artistas. Las movilizaciones sociales son las respuestas  por la defensa de la paz, de los acuerdos que dejo de pertenecerle a las dos partes en contienda, trasladándose al conjunto del pueblo colombiano, que se fue imponiendo en las calles. El poder, Marx lo entendía como el ejercicio de una hegemonía de clase a lo largo  de todo ese tejido social, donde se ejerce a través de la represión, y la ideología, por lo tanto es una categoría omnipresente en las relaciones económicas, políticas, culturales, etc., entre la lucha de clases de una sociedad en concreto. La categoría de poder pertenece al campo de la potencia, fuerza, violencia, convicción, fundamento, conciencia. La crítica de la sociedad es una relación del presente con su propia actualidad, parte de una crítica al conocimiento, a la tecnología instrumentalizada, a los medios masivos de comunicación, que son formas de sujeción por parte de esa cultura dominante para la minoría de edad.

Comments are closed.