Miguel Pascuas, El eterno guerrillero

Uno de los legendarios que caminó al lado de Marulanda, fue guerrillero antes que existieran las FARC y combatió a 15 gobiernos. Dice que va a seguir en la política en donde la organización lo ponga

Por: Hernán Camacho y Ana Elsa Rojas

En marzo de 1999, la prensa vallecaucana fue citada al comando de Policía Departamental. Se rumoraba un golpe a las FARC. El general Salgado Méndez, comandante de la Policía Valle, les confirmó a los periodistas que esa institución había dado de baja al legendario cofundador de las FARC-EP, el Sargento Pascuas junto a dos “hombres de confianza en un exclusivo sector de Cali”. La noticia corrió como pólvora.

El Tiempo dio como un hecho la noticia y trajo a cuenta la historia de uno de los guerrilleros más viejos del mundo, amigo de Manuel Marulanda y fundador de muchos frentes guerrilleros. Casi 16 años después de esa noticia el Comandante Miguel Pascuas reapareció en las montañas caucanas para tomar un helicóptero con destino a Cuba, era negociador de las FARC.

estado-mayor-farc-1964

Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas, Isaías Pardo, Hernando González, Joselo Lozada, Ciro Trujillo, Miguel Pascuas. Estado Mayor FARC.

Después de cumplir la tarea de sacar adelante un proceso de paz y de firmar la paz estable y duradera, el hombre por el cual el Estado colombiano ofrecía 2 mil millones de pesos por su captura, fue uno de los delegados a la X Conferencia guerrillera el pasado mes. “¿Vino del más allá?” dijo uno de los periodistas recordando aquella noticia que había dado por muerto a Pascuas.

Guerrillero de autodefensa

El insigne guerrillero nació en Peñas Blancas, Huila. Bautizado en la ciudad capital del departamento, Neiva. Su familia se regaba por los municipios de San Luis, Praga y Palermo del mismo departamento. Pero su primera infancia, junto a sus cinco hermanos, la pasó en un corregimiento llamado: Órganos.

A Miguel la violencia conservadora y liberal lo marcó de por vida: “Nos tocó desplazarnos por orden del sacerdote de Órganos, que en la noche patrullaba con la policía conservadora y en el día daba misa. Recuerdo que yo tenía siete años de edad y no entendía que era lo que sucedía, pero me daba cuenta que el cura guardaba en la iglesia armas y que mucha gente en las noches se desaparecía y resultaban muertos en las quebradas”.

Mientras su familia emprendió camino a tierras más tranquilas. En ese peregrinar, Pascuas encontró las guerrillas a sus doce años: “Después del golpe militar en 1953, hubo una pacificación a las guerrillas del país y los guerrilleros se movieron por todas partes. Yo tendría 12 años y encontré esas guerrillas y empecé a trabajar con ellas, porque trabajaban en fincas por la amnistía, incluso alcancé a trabajar haciendo carreteras como estuvo Marulanda. Conocí a Charro Negro trabajando con el Partido Comunista, organizando la gente y las comunidades en torno a la paz”, relata Miguel Pascuas a VOZ.

Cuenta que las guerrillas de aquel entonces habían parado los enfrentamientos a cambio de la amnistía pero la desconfianza se mantenía y los jefes de las guerrillas jamás habían entregado las armas como garantía de cumplimiento a sus demandas.

Las razones

“Habían dos guerrillas: los limpios y los comunistas. Por el Tolima las guerrillas de los liberales limpios se quedaron por Río Blanco y los comunistas se fueron para Planadas y Gaitania. Marulanda quedó en Marquetalia. Bajo el gobierno de Lleras Camargo se ordenó la persecución que llevó al asesinato de Charro Negro, compañero de Marulanda y comunista. Nos organizamos para enfrentar el Estado y pedir justicia”, recuerda el comandante Pascuas.

Las razones que reactivaron la guerra en Colombia y a la postre dieron vida a las FARC, las tiene intactas en su memoria el comandante del Sexto frente fariano: “Los comandantes de la Novena Brigada asumieron la tarea de borrar a Marulanda, a Líster o más conocido como Isauro Yosa y Rogerio Abanico. Los que mataron a Charro fue un contubernio entre los militares y los guerrilleros limpios que se propusieron acabar con las guerrillas comunistas. Marulanda habló con el mayor Torres y lo que encontró fue amenazas: ‘si usted sigue reuniéndose con campesinos lo vamos a poner preso y lo mismo con esos que trabajan en Marquetalia’. Después de esa amenaza se fue”, dice Pascuas.

Miguel Pascuas en la X Conferencia de las FARC.

Miguel Pascuas en la X Conferencia de las FARC.

Marulanda maestro

Pero a la pregunta: ¿Cómo se hizo comunista? Sin vacilar responde: los comunistas me enamoraron, entendí la lucha del pueblo y los planteamientos del Partido y entré a las guerrillas como miliciano hasta llegar a guerrillero ese mismo año: 1960. Pero nos llamamos primero Autodefensas Campesinas casi de 60 jóvenes que nos movíamos por toda la región”.

Después de creadas las FARC se convierte en comandante del Estado Mayor de esa guerrilla. Compartía dirección con jefes insurgentes como Jacobo Arenas, el comandante Líster, Marulanda, Isaías, Ciro Trujillo, Capitán Jairo. Precisamente de Marulanda dice: “Peleando era un hombre que analizaba todo de los combates después de haberlos tenido en el Davis y en las montañas del Tolima. La experiencia lo hizo guerrillero hábil, atento y educador. Yo aprendí de sus movimientos en el combate, de cómo era que enfrentaba los soldados, cómo se retiraba del combate, cómo se adelantaba pero también aprendí de su discurso. Y en esa época el ejercicio político era muy importante, pero creo que él no era consiente de todo lo que nos enseñaba en política, era un maestro para transmitir los conceptos. Era claro cuando enseñaba y expresaba la lucha por los cambios”.

Después la primera Conferencia Guerrillera se fue para el Caquetá, Huila, y años más tarde inauguró varios frentes en el Magdalena Medio entre ellos el Cuarto Frente. Luego la organización lo traslada al departamento del Cauca y funda el Sexto Frente en donde lleva por lo menos tres décadas: “En el Cauca me fue bien con la comunidad en especial con los indígenas, ellos nos apoyaron estuvieron con nosotros. Y sobre todo con los camaradas que en silencio nos apoyan”.

El futuro

Al Comandante Miguel Pascuas, el hombre de la guerrilla que resucitó para el país después de darlo por muerto se prepara para para seguir haciendo política esta vez sin armas. No le preocupa el destino que las FARC le determinen, lo importante para él es seguir organizando al pueblo. “Después de la firma de la paz vamos a trabajar en lo que disponga el movimiento, en las veredas, en los municipios o en las ciudades haciendo política. No me veo más sino haciendo política donde me toque porque para eso combatimos durante cincuenta años por nuestras ideas: transformar a Colombia y en eso VOZ y muchos otros medios van a tener un papel fundamental contando la verdad de la realidad social y transformando el país para bién y para siempre”, sentencia Pascuas.

Comments are closed.