Nelson Pinedo nos dejó sus canciones

Con Luis Carlos Meyer y Esthercita Forero tienen el mérito de haber sido los primeros que pusieron a circular los ritmos colombianos a nivel internacional.

nelson-pinedo-fotos-1950

Armando L. Acosta

En la madrugada del jueves 27 de octubre murió en Valencia, Venezuela, el Pollo barranquillero Nelson Pinedo, quien había nacido un 10 de febrero de 1928 en Barranquilla, en el barrio Rebolo, uno de los espacios emblemáticos de la ciudad, no solo por ser uno de los más antiguos, sino tal vez el más rumbero, sede de las principales danzas del carnaval. El almirante del ritmo, como también se le llamó, primeramente actuó en la orquesta Los Olímpicos del Jazz, que dirigía el maestro Julio Lastra, cuya sede quedaba en la calle Bolívar, llamada la calle de los músicos porque allí residían algunos de los integrantes de varios conjuntos musicales y orquestas de la ciudad.

El maestro Julio Lastra fue un formador de músicos, actuaba en las emisoras de Curramba y en los carnavales actuaba en el Club Alemán. El director orientó a Nelson Pinedo para que se dedicara a interpretar canciones románticas, especialmente boleros y ritmos norteamericanos, al estilo de Glen Miller.

Nelson Pinedo con Luis Carlos Meyer y Esthercita Forero tienen el mérito de haber sido los primeros que pusieron a circular los ritmos colombianos a nivel internacional.

Nelson Pinedo viajó por primera vez al exterior con la orquesta de Luis Rodríguez Moreno a Venezuela, en 1950; el otro vocalista colombiano fue Tomasito Rodríguez, quien años después se consagraría nacional e internacionalmente con la orquesta de Pacho Galán, interpretando el repertorio de los merecumbés. Precisamente en ese país Nelson Pinedo hizo su primera grabación, el bolero Mucho, Mucho, Mucho, con el sello Ondas del Lago.

El gran compositor José María Peñaloza integró a Nelson Pinedo a su conjunto a mediados de 1950, en los carnavales del siguiente año el Almirante del Ritmo se posicionó como el mejor intérprete de la música carnavalera. Peñaloza estrenó Te olvidé, el himno de las fiestas barranquilleras. El club nocturno bogotano La Casbasch, fue el escenario que convirtió a Nelson Pinedo en figura nacional como cantante, al lado del compositor Peñaloza.

La consagración en La Sonora

Un hecho curioso de las peripecias de Nelson Pinedo en búsqueda de una oportunidad en Cuba, lo constituye su debut en una orquesta, La Serenata Española, que lo contrató a condición de que vistiera a la usanza andaluza, cordobesa, gitana y sevillana, con el plus de pronunciar la zeta a la manera peninsular.

La oportunidad de entrar a La Sonora Matancera se la proporcionó la indisciplina de Daniel Santos, quien viajó a México sin consultar al director de la orquesta y tuvieron que buscar de urgencia un cantante que lo reemplazara. La versatilidad de la voz y el ángel de Nelson, como dijo Rafael Martínez, hicieron el milagro de que Mompoxina, Playa, brisa y mar y El Ermitaño, de José Barros, Rafael Campo Miranda y Rafael Escalona, respectivamente, lograran olvidar al Anacobero y entronizan al barranquillero a la farándula del país de Bola de Nieve.

Los restos del cantante serán cremados en Valencia y sus cenizas traídas a la Arenosa. Como expresión de gratitud por su labor de socializador de la música colombiana en todo el mundo, la ciudad de Barranquilla decidió darle el nombre de Nelson Pinedo al portal Barranquillita del Transmetro.

Comments are closed.